La nueva fusión confirmada por Unicaja Banco y Liberbank creará también una sangría en los puestos de trabajo de la banca ya de por sí mermados de forma alarmante en los últimos años.

Desde 2008, la banca ha perdido ya más de 100.000 puestos de trabajo. La fusión, respalda por Nadia Calviño desde el Gobierno, hará una banca española más fuerte pero reducirá la plantilla de los bancos .

Así, los Consejos de Administración de Unicaja Banco y Liberbank han aprobado, según confirman a Diario16, el Proyecto Común de Fusión por el cual Unicaja Banco absorberá Liberbank. En virtud de esta operación, los accionistas de esta última entidad recibirán acciones ordinarias de nueva emisión de la primera, en la siguiente proporción: 1 acción de Unicaja Banco por cada 2,7705 acciones  de Liberbank.

Quinto banco en España

Esta operación supone la creación del quinto banco del sistema financiero español por volumen de activos, que contará con una amplia y diversificada presencia en el territorio nacional, siendo entidad de referencia en seis Comunidades Autónomas, con un balance sólido y saneado, y un equipo profesional con amplia experiencia en generar valor para sus accionistas mediante procesos de integración.

La transacción permitirá a la entidad combinada ganar tamaño relativo de cara a afrontar de la mejor manera posible los retos a los que se enfrenta el sector, incluyendo los  que se derivan del entorno económico, los actuales niveles de tipos de interés, históricamente bajos, así como el continuo proceso de transformación y digitalización. Está previsto que la entidad combinada cuente con ahorros recurrentes de costes de aproximadamente 192 millones de euros anuales (de forma plena a partir de 2023), lo que permitirá mejorar significativamente la ratio de eficiencia.

Dada la sólida posición de solvencia, según el comunicado de ambas entidades, con la que parten Unicaja Banco y Liberbank, se prevé que la entidad combinada, tras realizar importantes provisiones para acelerar la reducción de los activos improductivos, alcance una ratio de capital de máxima calidad (CET 1 fully loaded) del 12,4%, la más elevada entre las entidades cotizadas según datos a septiembre pasado, que se sitúe como la primera en coberturas (67%) y la segunda entre las entidades cotizadas con la ratio de mora más baja, del 3,8%. La operación propiciará que la entidad combinada mejore significativamente su rentabilidad respecto a las previsiones del mercado y que mejore en torno a 11 puntos porcentuales su ratio de eficiencia. Asimismo, la generación de sinergias permitirá incrementar el beneficio por acción de ambas entidades en aproximadamente un 50% respecto a las estimaciones del mercado para 2023.

La nueva entidad, que mantendrá la denominación Unicaja Banco y su sede social en Málaga, nace con el objetivo de aportar valor a los accionistas, mejorando la rentabilidad, así como mejorar la oferta y calidad del servicio a los clientes, y seguir apoyando la recuperación económica del país, manteniendo como valores compartidos la cercanía y la vinculación con el territorio. Tendrá de Presidente Ejecutivo a Manuel Azuaga, actual Presidente Ejecutivo de Unicaja Banco, y de Consejero Delegado, a Manuel Menéndez, actual Consejero Delegado de Liberbank.

La operación está sujeta a la aprobación por parte de las Juntas Generales de Accionistas de ambas entidades, cuya celebración estaría prevista para el primer trimestre de 2021, así como de las autorizaciones regulatorias preceptivas, lo cual se espera que suceda a finales del segundo trimestre o principios del tercero de 2021. 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorIncremento de delitos contra la libertad sexual
Artículo siguienteDiagnóstico sanitario-político
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre