Recientemente la Guardia Civil ha detenido en Alicante a una mujer a la que se acusa de sustraer 40 ‘satisfyers’ también llamados estimuladores sexuales y que ahora están tan de moda.

El suceso puede resultar un poco “cañí” pero no lo será tanto cuando se conozcan los datos que se ofrecen a continuación y que reflejan el comportamiento de la industria de los juguetes eróticos en España.

Según un estudio elaborado por Lelo, (no el tonto) una empresa sueca que ocupa un lugar muy destacado mundialmente en la fabricación de juguetes eróticos, en España en 2019 aumentó un 40% la venta de este tipo de productos. Tan entusiasta actitud a favor de los estimulantes sexuales ha llevado a nuestro país a ocupar la tercera plaza en cuanto a mayores consumidores de lelos

(Se insiste, no tontos, que ahora hay precisarlo todo), tras Reino Unido y Francia. Esperemos a conocer los datos de UK tras el Brexit que empieza mañana porque si este tipo de producto se encarece tras la ruptura igual hay quien recurre a procedimientos tradicionales.

“Durante 2019 se ha producido una auténtica revolución sexual. Esto, sin duda, también se ha trasladado a la industria de los juguetes eróticos. Cada vez son más los españoles que desean aportar nuevas sensaciones y estímulos a sus relaciones», han manifestado desde la compañía sueca. Por cierto, los españoles que más gastan en artículos que tienen que ver con la sonrisa vertical son los madrileños seguidos de barceloneses y sevillanos.

LELO emplea a unas 2.000 personas que atienden pedidos de 50 mercados en todo el mundo fabricando una media de 7.000.000 millones de productos al año que venden a través de 25.000 distribuidores. En cuanto al perfil de los clientes por género, el 47% de los compradores son mujeres, en aumento, aunque en lo que se refiere a condones son más de 80%.

Y no solo se venden estimuladores o masajeadores, (del griego aleiptikós, masajeador) además, juegos íntimos de alcoba, aceites y velas para masajes, así como ropa íntima de seda.

Filip Sedic, co-fundador de LELO, resume de esta forma la filosofía que inspira su compañía: «Millones de personas disfrutan de los productos LELO, y es que a veces los mayores lujos se reservan para uno mismo”. Vamos, una visión de la economía en versión sicalipsis.

Ellos tienen un LELO, nosotros Dos Hermanas

Existe una Andalucía no oculta, pero si desconocida para eso que se llama el gran público y que sitúa a esa región meridional en los primeras posiciones de la industria española. Y no solo en lo que a ingeniería agrícola que se explica por la vinculación histórica de Andalucía a la economía del campo. También, y de forma muy destacada, está la industria aeronáutica nacida alrededor de la fábrica de Airbus en Sevilla. Además, destaca el Parque Tecnológico de Andalucía o PTA, en Málaga, o el Ctaqua – Centro Tecnológico de Acuicultura, en Cádiz. Y así un montón de pequeñas y medianas empresas que han logrado desarrollos tecnológicos que están funcionando por todo el mundo.

También la industria del placer, por llamarlo de alguna forma, ha sentado plaza en Andalucía, en este caso en la sevillana población de Dos Hermanas.

Allí, se encuentra la sede y fábrica de la empresa Flashlight International en Europa (la matriz está en estados Unidos) nada más ni nada menos que líder mundial de en lo tocante a la fabricación de consoladores masculinos, popularmente conocidos por vaginas artificiales. Un total de 500.000 de estas vaginas de pega, pero que tienen su utilidad para según quienes, vendió esta compañía el año pasado por todo el mundo incluida Corea del Sur y la India. Que, traducido a euros, son 15 millones en ventas solo en Europa. Alemania, Holanda y reino Unido son los clientes más numerosos. España adquiere el 10% del total de la fabricación se distribuye.

Y como toda corporación de éxito, tienen su producto estrella: el Flashlight Launch con el que están triunfando de lo lindo. Se trata de un dispositivo interactivo que coordina sus movimientos con las imágenes de una película asociada, lo que provoca el furor y hasta el delirio.

Solo de la línea sevillana de producción de vaginas salen cada día 1.600 unidades, y esperan para este año llegar a las 650.000 unidades.

La venta, claro está, es por la web, mayoritariamente, y a través de Amazon, igualmente claro.

Poco se conoce de la fórmula con la que se fabrican estos utensilios placenteros, que se guarda bajo siete llaves, pero parece que se trata de una mezcla de aceites de origen mineral, polímeros (plásticos, más o menos) y algunos colorantes.

No todo lo que se tiene en una casa tiene que tener una utilidad relacionada con la limpieza, el trabajo o la cocina.

Existen otros elementos de uso personal, como el cepillo de dientes cuyo uso tiene la finalidad de darnos algo de placer. O mucho, muchas veces, eso ya depende de cada uno.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre