A pesar de ser una figura no tan comentada como debiera, y de no contar con la misma cantidad de textos escritos que sus contemporáneos, de todos los ejemplos no cabe duda de que Salmerón es el mejor para perseverar y ambicionar hermenéuticamente réditos de la idea de una filosofía práctica en España. Fue una persona multidisciplinar y muy vinculada a los problemas sociales de su momento histórico. Para empezar tuvo el temperamento necesario para ello. Su biografía de forma fidedigna lo atestigua: durante su infancia tuvo contacto ya con la política.

Tanto su padre como su tío fueron pioneros del Liberalismo en Almería, en ese contexto en el que “Los Coloraos” suponían la oposición. Por otro lado conoció el clímax ideológico democrático en su instituto de secundaria donde se encontraban, en la ratio, algunos de los miembros del Partido Democrático Almeriense. Tiempo después estudió derecho y filosofía en Granada donde conoció a Giner de los Ríos, sentando la base de su actitud también pedagógica. Ya en Madrid, al continuar sus estudios, se introdujo de lleno en el Krausismo siendo miembro de la segunda hornada de discípulos de Sanz del Río. A partir de ahí su vida estuvo ligada a diferentes actividades de las que vamos a dar fe en este ensayo.

En todas hay un nexo común: la filosofía; por ello su vocación de filosofía práctica queda patente. Hemos dicho que tuvo el temperamento necesario para ser un filósofo práctico, lo que nos faltó decir fue que además supo llevar el pensamiento a la acción para alterar la realidad. Lo hizo a través de unas trasformaciones sociales (hechos ahora históricos). Creó en 1866 el Colegio Internacional, claro antecedente de la Institución Libre de Enseñanza, en la que también tomaría parte junto a Giner de los Ríos (transformación pedagógica de lo social). Con su apuesta por la enseñanza privada dio respuesta a la política educativa del Partido Moderado. Por otro lado estuvo integrado al mundo docente universitario como catedrático de metafísica entre otros cargos. Su vocación como filósofo, y por el aula, estuvo clara desde el primer momento, allí esbozó su krausismo propio.

Además colaboró con la prensa del momento (trasformación mediática de lo social) en medios como: La democracia, La discusión. Fue también cofundador del periódico: La justicia. En el terreno político comenzó a darse a conocer, por su democratismo, en las tertulias del Café Universal y en los debates del Círculo Filosófico de la calle Cañizares. Entonces se introdujo de lleno en el Partido Democrático (transformación política de lo social). De todos los krausistas, Salmerón, fue el que más se hizo notar en el terreno político. De hecho perdió su cátedra por negarse a firmar un documento de adhesión a la Reina Isabel II. Las conspiraciones en las que estuvo metido contra ella le llevaron a prisión unos meses. Entonces era un radical. Con el Sexenio Democrático tuvo mejor suerte. Ya ostentando cargos en el Partido Demócrata, y bajo el debate sobre el republicanismo, trató de ser diputado por su tierra, Almería, pero no lo logró. Finalmente si pudo serlo por Badajoz y entrar así en las Cortes Constituyentes.

Al poco fue nombrado ministro de gracia, destacando como brillante parlamentario. Colaboraron con él: Gumersindo Azcarate, Concepción Arenal y Giner de los Ríos. Su protuberancia le llevó a ser jefe del ejecutivo, presidente de la I República, en 1873, aunque solo durante 50 días. Dejó el cargo al negarse a firmar una sentencia de muerte, siendo fiel a su ideario. Desde ahí paso a ser presidente del Congreso. De esta época destaca su talante moderador y equilibrador entre las fuerzas políticas, un rasgo del Krausismo obviamente.

Tras varias agitaciones políticas, y el golpe del General Pavía, paso al Partido Republicano Progresista. En ese momento gozaba de la simpatía de sus paisanos de Almería y trató de ser diputado otra vez desde esa provincia. Sin embargo fue el Caciquismo quién se lo impidió. Lo intentó en varias ocasiones pero sin éxito. Los Caciques fomentaron el fraude electoral para impedirle su objetivo. Poco tiempo después volvió a ser diputado por Cataluña, donde tuvo más suerte.

Su discurso era claro: perseguir al Cacique y luchar por la democratización y modernización de España. De esta época han quedado registrados sus discursos parlamentarios en un sensacional libro titulado Obras de Don Nicolás Salmerón que fue prologado por Gumersindo Azcárate. En ese manuscrito aparece, como mensaje, su deseo de trasformar los problemas sociales, implicando eso una conexión entre pensamiento, acción y realidad.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorTrabajadoras del hogar: o pagas o comes
Artículo siguienteCocido cultural
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía. Colaboraciones - Filosofía hoy. - Quimera. - Periódico "Diario de Almería" - Revista impresa Clarín. - Revista impresa Calicanto. -Astorga redacción. -Culturamas. - Revista digital La esfera cultural - Revista digital Madrid en Marco. - Revista digital alteridad. - Revista digital Poe+. - Televisiondebaleares.tv - Revista digital Elcoloquiodelosperros.net. - Revista digital Agora. Papeles de arte dramático. - Revista digital Resonancias.org. - Cadena Indal. (Televisión) Publicaciones: "Temperamento".Editorial Apeiron ediciones. 2017 "Literatura zurda". Editorial IEA. 2017 - “La mentira zurda. Cuentos de Joseph Landowski.” (Editorial: instituto de estudios almerienses). 2011. Investigaciones: - Miembro del grupo de investigación, Naturaleza y persona, de la universidad de Navarra. - “Temperamento. Elementos filosóficos en la obra de Mary Shelly”. Proyecto fin de carrera del grado de filosofía. Directora: Amelia Varcárcel. Nota: Sobresaliente. - “Plan de integral seguridad de la central nuclear de Valdecaballeros”. Proyecto final del curso de Director de seguridad. 2012. Apto. Uned- -Iuisi. Antologías: - "La piel del secreto". Circulo rojo. 2012. (El Ejido) - "Bocados Sabrosos". Acen ediciones. 2011. (Castellón) - "Relatos Urbanos". Ecu ediciones. 2011. (Alicante) - “A cuento de Almería”. Lagarto editores 2009. (El Ejido) - “Almería: Autores del crimen.” Circulo Rojo 2009. (El Ejido) - “Déjame salir”. Círculo Rojo. 2009. - “Colección de relatos de Oria”. Diputación de Almería 2008. - “Los chicos feos también quieren bailar”. Lagarto ediciones. 2008. - “Agenda mágica literaria”. Lagarto editores. 2008. - “Cuéntanos tu mensaje”. Diputación de Almería. 2007. Concursos Literarios: - Segundo premio concurso relatos Candil Radio. 2010. Almería. - “Finalista concurso relato de terror editorial Círculo Rojo 2009”. Almería. - “Finalista Concurso relatos Villa de Oria 2009”. Almeria. - “Segundo premio XIV y XV Concurso de relato corto Biblioteca Central de El Ejido. 2007 y 2008”. Almería. - “Tercer premio Concurso de relato corto: Cuéntanos tu mensaje. 2006. Organizador Diputación de Almería.”. - “Primer premio Concurso de relato corto: La Gaceta del Condado. 2005. Huelva”. - “Primer premio Concurso de microrelato. Año 2000. Nacional. Realizarte.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre