Aunque parezca salido de una película de Stanley Kubrick o Tarantino, no, no es así. Me temo, mi quiero lector, que por esta vez no podré estar a la altura de las circunstancias.

Hace poco se ha empezado a sacar el seguimiento o la identificación de determinados estratos o colectivos de la sociedad de los que están siendo sujetos algunos individuos e individuas por el mero hecho de tener un perfil étnico diferente –eufemismo que se le quiere atribuir ahora a la persecución y opresión que en determinados momentos de nuestra historia se han realizado en España por razón de raza, de color de piel, religión o de sexo-.

No hace falta ir más lejos. Lo tenemos delante de nosotros. En los barrios, en los controles de los aeropuertos, en las entradas de las discotecas, en los centros comerciales, en las tiendas. Al fin y al cabo, el mero hecho de entrar en un local o establecimiento, mientras el personal de seguridad de turno –opositor frustrado a la guardia civil o a la policía nacional- te persigue por los pasillos, se hincha el pecho y pone los brazos en jarra como si estuviese todo ciclado o te amedrenta, por el simple mero hecho de no ser como a él le gustaría que fueses.

Sí es cierto que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en estos últimos años –según van adquiriendo más competencia, experiencia y tolerancia- se han ido sensibilizando en los controles aleatorios –otra forma más de explicar muy edulcoradamente los controles arbitrarios por razón de raza, sexo o religión-.

Ahora quien coge el relevo son aquellos que en el ejercicio del auxilio en las tareas de control y acceso de según qué instituciones, se creen que están por encima de todo. Parapetados detrás de un uniforme enclenque que a muchos les quedan largo y que se creen que transmitiendo miedo o temor pueden someter con sus prejuicios, complejos y frustraciones a aquellos ciudadanos que solo quieren ejercer la libertad de movimiento en el territorio que pisan, en su libre elección como ser humano y en ejercicio de los más elementales derechos humanos. A esto último lo suelen llamar vivir, por ejemplo, simplemente.

Aun así, es obvio que siempre –el ciudadano- estará a merced de las ocurrencias del señor de turno y de aquellos que esperan la más mínima razón para justificar su más absoluta violencia sobre los demás -y más en los tiempos que corren hoy en día-. Y siempre habrá un Nerón, aunque ni siquiera le llegue a la suela del zapato, que estará dispuesto a tocar su arpa mientras Roma yace impertérrita ardiendo.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSoluciones
Artículo siguienteLa Cartuja de Parma luce con nuevos bríos
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre