jueves, 30junio, 2022
22.2 C
Seville

Necesidades

Francis López Guerrero
Profesor de lengua y literatura.
- Publicidad -

análisis

Abengoa y los intereses ocultos de la Moncloa

Pedro Sánchez es un hombre que no olvida y que se cobra facturas. Da igual que sea a una persona, a una entidad o...

El Repaso del martes 28 de junio

Cada día te ofrecemos un Repaso de la actualidad, tanto de las principales portadas nacionales como internacionales. Puedes escucharlo pulsando aquí Puedes verlo en...

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...
- Publicidad -
- Publicidad-

“Están desbordados y hay que quitar respiradores a los más mayores para salvar a los menores de 65 años: estamos eligiendo quién vive y quién muere”. The real life. A pie de tajo. Esto está sucediendo en estos momentos en los hospitales madrileños. Porque España en esta hora insegura es un Gran Hospital y los profesionales de la sanidad le ponen la épica a la tragedia.

Un buen día te das cuenta de que te das cuenta. No cabe disimulo con uno mismo. Y la realidad canónica y vendible se fragmenta en mil pedazos apócrifos y aberrantes y uno como un meteorito se ve lanzado sin dirección por el espacio senza fine. Está el camelo del ciberespacio y el intraespacio inexplorado y abrumador, que te aniquila los cinco sentidos y la poca ciencia que uno ha conseguido inyectarse, la cual termina desparramada por el suelo llorando como una cría consentida. Un buen día vislumbras como una epifanía que el primer mundo que conoces, segurísimo y ufano, también se puede desmoronar.

Y te das cuenta de que España no necesitaba más partitocracia, ni oradores botarates y obsesos en una tribuna. Ni proclamadores ni predicadores, ni vendedores de crecepelos democráticos para la sociedad. Necesitábamos recursos y personal sanitarios, y respiradores, muchos respiradores, para que el cacareado Estado del Bienestar no fuera una simple falacia retórica, otra más.

Vivo en un lugar que tiene su centro hospitalario, el Hospital Comarcal de la Merced. Y te das cuenta de que existen otros mundos, pero ahora todos pasan por allí y por todos los hospitales de España. Desde los grandes ventanales de ese hospital uno puede ver Osuna, pero parecerá lejanísima. La Colegiata y la Universidad serán monumentos imponentes, pero sin familiaridad, sin geografía íntima: piedra memorable al otro lado del cristal, que es la mampara que te atrapa y te separa de la actualidad corrompida y de la Historia vacilante. Eres tú y el intraespacio insólito y no colonizado. Fernando Pessoa en el “Libro del desasosiego” afirmaba que uno es del tamaño de lo que ve. Yo ya he averiguado mi tamaño. Es un ejercicio interesante si se hace sin engaño, sin estafa. Sin bastardear. Tengo el tamaño de un microbio capaz de matar. Y aunque parezca absurdo y angustioso, no me resulta kafkiano porque el personaje de Kafka me supera en tamaño al convertirse en insecto.

Merced es una palabra que me gusta y me atrae. Suena a castellano antiguo, decente y respetable: “vuestra merced”. Suena a Quijote e idealismo. Tiene el significado de gracia o regalo y es que en los hospitales están trabajando a destajo para conceder una gracia: la salud. La sanidad pública te devuelve como un obsequio perfumadito de suero para que sigas funcionando como un transeúnte alucinado por las calles vacías de la hedionda actualidad. Estuvieron a punto de cambiarle el nombre al Hospital de la Merced por “Hospital a Merced”; a merced de los recortes. Es sintomático lo del español, lleva hasta en las entrañas lingüísticas la patología de la ambivalencia. Una misma palabra sirve para engrandecer y ser magnánimo y esa misma palabra sirve para ningunear y oprimir.

Un buen día te levantas y te das cuenta de que te das cuenta con decepción supurante de que un país puede pasar de la certidumbre a la incertidumbre y el miedo con la misma facilidad que abres el grifo y sale agua. Las sociedades democráticas piden a voces transparencia y uno se aprecia trasparente y vulnerable tras las cristaleras de un hospital. Te colocas detrás de esos cristales, a la altura previamente establecida de tu microinsignificancia, y ves que el mundo irreversiblemente se muere en una habitación para un grupo de personas y en otra habitación la vida sale a flote para tomar un poco de aire, después de muchos días sumergida en el pantano borroso de la zozobra. Y te das cuenta de que las hemorragias son de verdad, que las agujas son ciertas; que el dolor tiene raíces y ramas. Y crece. Existen los dramas intransferibles sin cámaras de televisión. Y ves al otro lado de los cristales un pueblo lejanísimo y como ido. Inexistente. Y te das cuenta de que la realidad es injusta, huidiza y frágil y necesita generosidad, mucha generosidad. Traducido a español encamado y convaleciente: comprensión, afecto y dinero. Todo el dinero posible. E intentas imaginar la realidad como un color sanador, y en tu paleta se mezclan el yodo, la mercromina, el verde quirófano y el rojo sangre para que fluya inocente por el envase milagroso del cuerpo. Se canta lo que se pierde y se pinta lo que se desea poseer. El hombre como tal creció al cobijo supersticioso de una canción y de una pintura rupestre. Y recuerdo al instante que el español irónico, generoso y bien trabado de Cervantes es un arma cargada de presente y futuro para reclamar otras realidades y uno se convence de que los hospitales de España hoy son edificios de esperanza y la esperanza hay que reduplicarla y expandirla en forma de recursos por cualquier rincón de la realidad, ya de por sí frustrante.

Un buen día te levantas, desayunas con ganas y, repentinamente, la cocina se llena de brumas, y compruebas, a pesar del empeño que pusiste, que la vida no iba contigo. Estaba en otros menesteres más lucrativos. Un buen día te levantas y te das cuenta de que tu cabeza está sujeta a unos hilos y por encima de ellos llegas a vislumbrar unas manos poderosas. Y mira tú por dónde, te das cuenta de que te das cuenta: te pueden hacer vivir y te pueden hacer morir.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Desmontando las falacias mediáticas de Gil y Cerezo

Tras arreciar las críticas de algunos medios y la afición por el desfase presupuestario de 40 millones que impedirán al Atlético de Madrid fichar...

Stoltenberg asegura que la OTAN ya conocía las intenciones de Rusia sobre Ucrania desde 2014

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado este miércoles, el llamado Concepto Estratégico de Madrid. Se trata del documentos consensuado por...

A Unidas Podemos no le gusta el pacto para ampliar la presencia militar de EE UU en España

Al socio del Gobierno de coalición, Unidas Podemos no le gusta el pacto alcanzado ayer entre los presidentes Pedro Sánchez y Joe Biden para ampliar...

Por primera vez las brazadas contra la fibrosis quística serán en Mallorca

Tras 21 años organizando la Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística, el viernes 1 de Julio a las 10,30 horas se dará la...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Desmontando las falacias mediáticas de Gil y Cerezo

Tras arreciar las críticas de algunos medios y la afición por el desfase presupuestario de 40 millones que impedirán al Atlético de Madrid fichar...

Stoltenberg asegura que la OTAN ya conocía las intenciones de Rusia sobre Ucrania desde 2014

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado este miércoles, el llamado Concepto Estratégico de Madrid. Se trata del documentos consensuado por...

A Unidas Podemos no le gusta el pacto para ampliar la presencia militar de EE UU en España

Al socio del Gobierno de coalición, Unidas Podemos no le gusta el pacto alcanzado ayer entre los presidentes Pedro Sánchez y Joe Biden para ampliar...

Por primera vez las brazadas contra la fibrosis quística serán en Mallorca

Tras 21 años organizando la Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística, el viernes 1 de Julio a las 10,30 horas se dará la...