Naturgy fue la primera que actuó con responsabilidad social ante la crisis del coronavirus y decidió aplazar su junta de accionistas para «preservar la seguridad y salud de todos los accionistas, empleados y colaboradores, en un ejercicio de responsabilidad ante el avance del coronavirus» y la convocará de nuevo cuando el país vuelva a la completa normalidad.

La segunda gran empresa cotizada que ha seguido el camino de Naturgy ha sido otra energética: Endesa, quien ha decidido retrasar su junta de accionistas, prevista para el 27 de abril, hasta el día 5 de mayo.

Estas dos empresas están dando un ejemplo de responsabilidad social frente a la actitud contraria demostrada por el resto de sociedades cotizadas y, sobre todo, ante la falta de iniciativa por parte de la CNMV.

Uno de los problemas que alegaban las compañías era que estaban obligadas por ley a que los accionistas aprobaran las cuentas del ejercicio 2019 en estos meses del año. Sin embargo, este argumento quedó vacío tras la aprobación por parte del Gobierno del Real Decreto de medidas económicas y que flexibilizaba los plazos para organizar las juntas de accionistas durante los 10 primeros meses de 2020.

Diario16 ya ha publicado la preocupación, por ejemplo, de los accionistas del Santander, quienes están enviando peticiones tanto a la propia Ana Patricia Botín como al ministerio de Sanidad o al de Asuntos Económicos. «Entendemos que las autoridades, en aplicación de la anterior normativa y del artículo 14 CE, no permitirán el traslado hasta la ciudad de Santander ni a los accionistas, ni a la presidenta, ni a los miembros del consejo de administración y demás directivos y empleados del Banco Santander. Por otro lado, los artículos 40 y 41 del Real Decreto Ley 8/2020 de 18-3 permiten el aplazamiento de la celebración de la junta general ordinaria que podrá celebrarse dentro de los diez primeros meses del ejercicio social, lo que hace recomendable que, dado que la junta general ordinaria del Banco Santander fue convocada con anterioridad a la declaración del estado de alarma, se ordene la suspensión de la misma ya que de no ser así los derechos de los accionistas de asistencia, oposición a la conformación de la junta y a los datos de la lista de accionistas, intervención, formulación de propuestas y ejercicio del voto previstos, entre otros, en los artículos 514, 520 y 521bis LSC y en los artículos 7.1.c y 26 de estatutos sociales y 9, 15.4, 16, 17, 18, 19 y 20 del reglamento de la junta general el Banco Santander, se verían claramente violentados», se afirmaba en la comunicación remitida a la vicepresidenta Nadia Calviño por un accionista minoritario del Santander.

Por otro lado, en la celebración de las juntas de accionistas hay que tener en cuenta que la circulación está limitada por el decreto del estado de alarma, además del cierre de hoteles, hecho que impide que los inversores foráneos de la localidad donde e celebren las juntas de las empresas puedan desplazarse porque está prohibido.

Los sistemas telemáticos, además, impiden a los accionistas   ejercitar sus derechos, entre otros, de comprobar debidamente ni la conformación de la Junta, ni los datos de la lista de accionistas, y de formular la reserva o protesta pertinente.

En consecuencia, ante la irresponsabilidad de la gran mayoría de empresas del IBEX, Naturgy y Endesa están dando un ejemplo de compromiso social, de respeto a las decisiones del Gobierno y, principalmente, de protección del contagio a sus trabajadores, a sus accionistas, a sus directivos y evitar que eventos como estos, que la ley permite que se aplacen, no se conviertan en nuevos focos de contagio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here