El mundo del cine se planta. Y lo hace en el acto de entrega de la Espiga de Oro de la Seminci en Valladolid. Así, cineastas como Eudard Fernández, Icíar Bollaín, JA Bayona y Cayetano Guillén han clamado por un plan de Estado por la cultura.

En el acto con la prensa, previo a la Gala del Cine Español, los realizadores Juan Antonio Bayona e Icíar Bollaín, el actor Eduard Fernández y Cayetana Guillén en representación del programa de La 2 ‘Versión española’ en su veinte aniversario recibieron las Espigas de Oro del festival. «Todos los gobiernos deberían estar convencidos de que la cultura es el futuro», clamó Eduard Fernández, conocedor de las mieles de la Seminci por la Espiga de Plata lograda en 2010 con ‘La mosquitera’.

Cayetana Guillén, por su parte, recordó que la cultura, -«supone la cuarta parte del Producto Interior Bruto de este país»- y demandó que figure en un lugar destacado de la agenda de prioridades políticas gobierne quien gobierne. Fue el preludio a una gala que comenzó con el público dando palmas de protesta, algún pateo y gritos de ‘falta de seriedad y respeto’ por los 22 minutos de retraso con que se inició. Desde la organización se señaló que a las puertas del Calderón se fue acumulando una gran cantidad de público e invitados que tardaron en entrar a la sala.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCon los tres asesinatos machistas de ayer ya son 43 las víctimas mortales de malos tratos
Artículo siguienteDuro Felguera o las consecuencias de una presidencia deficiente
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre