Fue una larga lucha, pero finalmente logró ver como su padre Timoteo Mendieta, secretario general de UGT en Sacedón (Guadalajara), era exhumado y finalmente enterrado con todos los honores, en el cementerio civil de Madrid, todo ello gracias a la fuerza y perseverancia de Ascensión Mendieta, la gran impulsora de la ‘Querella Argentina’.

Tuvo que ser la Justicia argentina -la jueza María Servini de Cubría- en enero de 2016, la que ordenara a través del principio de justicia universal, la exhumación de la fosa con los restos de su padre entre otros fusilados por los sublevados, tras el Golpe de Estado contra la República.  Estos trabajos se llevaron a cabo sin ayuda pública y gracias a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

La lucha de Ascensión permitió además que otras 27 familias pudieran recuperar los restos de los suyos, fusilados junto a Timoteo Mendieta.

Una delegación de la Comisión Ejecutiva Confederal de la Unión General de Trabajadores, con Pepe Álvarez, secretario general de UGT Confederal, acompañó a la familia Mendieta en el día de entierro, en julio de 2017.

Fue su nieta, a través de Twitter la que confirmó el fallecimiento de Mendieta, “El espíritu de mi abuela, Ascensión Mendieta, se ha sumado hoy al de su padre, Timoteo Mendieta. Pronto descansarán juntos en el final de una travesía que prendió la llama de esperanza en otros españoles que buscan a sus seres queridos. Gracias por acompañarla en este viaje”, ha escrito Vargas.

Querella Argentina

El 14 de abril de 2010 se interpuso una querella ante los tribunales de justicia de la República Argentina con el objetivo de que se investiguen los crímenes cometidos por los integrantes de la dictadura franquista, se identifique a sus responsables y se los sancione penalmente.

Amparados en la legislación internacional de la ONU sobre Justicia Universal, las víctimas del franquismo, la presentaron en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro. 1, de Buenos Aires, República Argentina, a cargo de la Jueza María Servini de Cubría, la Querella 4591/2010, nominada “N.N. por genocidio y/o crímenes de lesa humanidad cometidos en España por la dictadura franquista entre el 17 de julio de 1936, comienzo del golpe cívico militar, y el 15 de junio de 1977, fecha de celebración de las primeras elecciones democráticas”.

Fue presentada por familiares de asesinados y desaparecidos durante dicha dictadura y diversas asociaciones españolas y argentinas. Diversas medidas adoptadas por el Juzgado acreditan que la querella avanza sólidamente hacia el cumplimiento de sus objetivos.

La que se conoce entre las víctimas de la dictadura franquista como Querella Argentina, se centró fundamentalmente en el caso de Darío Rivas, un nonagenario que reside en Argentina desde los años treinta del pasado siglo, su padre, Severino, alcalde socialista de la localidad lucense Castro de Rei murió en 1936 fusilado a manos de pistoleros de Falange Española. Darío en representación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y junto a más familiares se personó el 14 de abril de 2010 en el Juzgado de Buenos Aires para buscar justicia.

Esta investigación se abrió en aplicación del principio de jurisdicción universal y es la única abierta en todo el mundo por las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante la Guerra Civil y el franquismo.

La querella recoge los siguientes delitos: “homicidio, homicidio agravado, privación ilegal de la libertad calificada por la aplicación de torturas y demás delitos que resulten de la investigación, cometidos en España en el período comprendido entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977, fecha de las primeras elecciones parlamentarias libres y pluralistas desde las de 16 de febrero de 1936”.

Homenajes en Twitter

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre