José Mourinho ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía para cerrar su procedimiento judicial por fraude fiscal. El técnico portugués del Manchester United se declara culpable de dos delitos contra la Hacienda y se compromete al pago de 800.000 euros de multa. Así se conmutará la pena de prisión que ha sido fijada en 12 meses.

Según han informado fuentes fiscales a la agencia EFE la defensa del entrenador portugués remitió un escrito al Ministerio Público hace unos días en el que proponía los términos de dicho acuerdo. Ahora queda que el acuerdo se formalice.

El caso de Mourinho es diferente al de otras estrellas del mundo del fútbol que están siendo investigadas por la Agencia Tributaria. El técnico luso ya fue investigado por Hacienda durante los ejercicios de 2011 y 2012, en los que ahora aprecia delito y un fraude de 3,3 millones de euros. Ante esta situación el entrenador decidió regularizar su situación con la Agencia Tributaria en julio de 2015, pagando 4,4 millones de euros por la vía administrativa en concepto de cuota defraudada, sanción e intereses.

El expediente tributario de José Mourinho se cerró en ese momento, pero Hacienda decidió reabrirlo hará un año bajo el argumento de que nueva información había salido a la luz. Dicha información fue revelada por Football Leaks, llevada a cabo por la red internacional de periodismo (EIC).

En esta nueva causa, la Fiscalía denunció que Mourinho, “con ánimo de obtener un beneficio ilícito” presentó sus declaraciones de la Renta del 2011 y 2012 sin tributar sus derechos de imagen. Durante la investigación Hacienda deparó que entrenador tenía cedidos sus derechos de imagen a la sociedad Koper Services S.A, en las Isla Vírgenes Británicas. Dicha entidad suscribió al mismo tiempo otro acuerdo con la entidad irlandesa Multisports & Image Management Limited.

“Estas estructuras societarias fueron utilizadas para hacer físicamente opacos los beneficios procedentes de sus derechos de imagen” indicó el Ministerio Público. Después de la primera investigación y de la regularización, Hacienda denunció que gracias a las revelaciones de Football Leaks descubrieron que Mourinho es el dueño de la compañía Koper Services, a través de una compañía instrumental de Nueva Zelanda, de la que es beneficiario junto a su familia.

La Fiscalía interpuso contra Mourinho en junio de 2017 una denuncia por delitos fiscales en la que le atribuía, como consecuencia de la no declaración de 3,3 millones de euros en derechos de imagen, que supera ampliamente el umbral de 120.000 euros a partir del cual el Código Penal castiga el delito fiscal. Es así como se ha procedido a calcular la cifra extra que deberá abonar Mourinho, descontando lo que ya abono en su momento, y así liquidar el caso.

El actual entrenador del United recurrió sin éxito ante la Audiencia Provincial de Madrid la reapertura de su expediente, recalcando que él ya había admitido la titularidad de toda la estructura societaria descubierta, y alertó de que su caso se convertiría en un peligroso precedente. Esto lo dijo por que desde su punto de vista, cualquier contribuyente que haya cerrado acuerdos con Hacienda se puede ver expuesto a una eventual reapertura y una “inseguridad jurídica” sin precedentes.

Los abogados del ex entrenador del Real Madrid, liderados por el ex magistrado José Antonio Choclán, insistieron durante el proceso judicial en que “no cabe que ahora Hacienda diga lo contrario por razones prácticas o de política fiscal, pues seria dar pábulo a una situación de grave inseguridad jurídica”.

José Mourinho razonó que la nueva ofensiva de Hacienda contra él solo se comprende al divisar con perspectiva la campaña realizada por el fisco contra las estrellas representadas por Jorge Mendes, entre las que destacan Cristiano Ronaldo o Di María. En este sentido, según Mou, la batida tributaria contra los clientes de Mendes quedaría incompleta si su mediática figura.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre