Bernardo Montoya ha confesado que asesinó a la joven profesora Laura Luelmo. El homicida confeso comenzó mintiendo a los agentes de la Guardia Civil, que le tomaron declaración en presencia de su abogado en el cuartel de Valverde del Camino, durante toda el día de ayer.

Según se pudo saber tras las primeras filtraciones de la autopsia del cuerpo de la joven, estuvo secuestrada en la casa de Montoya al menos dos días. Después fue asesinada de un golpe en la cabeza y su cuerpo abandonado donde fue encontrado.

Algunas fuentes policiales aseguran “que de su confesión se deduce que no estuvo secuestrada”. Si su muerte se sitúa dos o tres días después de su desaparición, ¿dónde estuvo esos días?

Aún no se sabe qué parte ha reconocido, aparte del asesinato de la joven, cuyo cuerpo fue hallado, semidesnudo y con visibles signos de violencia, el lunes en un barranco de Las Mimbreras, en el término municipal de El Campillo (Huelva), tapado con arbustos para dificultar que se la encontrara. Tanto Laura como su asesino confeso vivían uno enfrente del otro. Los vecinos del pueblo han comentado que el homicida la observaba y la propia mujer le dijo a su novio que le inquietaba, no sabemos si ya había sido violentada.

Mientras todo esto sucede, la Guardia Civil busca en la basura de la cárcel de Huelva una bolsa que el propio Bernardo Montoya tiró tras ser asesinada Laura Luelmo.

Montoya, que había cumplido condena en esa cárcel hasta el pasado 28 de octubre, tiene pareja dentro de la prisión, y fue a contactar con ella dos días después de la desaparición de la profesora zamorana.

Algunas fuentes policiales aseguran “que de su confesión se deduce que Laura Luelmo no estuvo secuestrada”. Si su muerte se sitúa dos o tres días después de su desaparición, ¿dónde estuvo esos días?

A la salida el asesino confeso se deshizo de una o varias bolsas que sacó de su coche en los contenedores que hay cerca del complejo penitenciario.

La cárcel de Huelva está a 65 kilómetros de El Campillo, localidad en la que Luelmo vivía desde hacía apenas unos días. El pueblo no era el lugar más seguro para deshacerse de las pruebas del crimen de Laura Luelmo.

La autopsia ha revelado que Luelmo habría fallecido el viernes 14, o el sábado 15, lo cual podría ajustarse con el asesino deshaciéndose de las pruebas y rastros de la joven en el centro penitenciario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre