viernes, 17septiembre, 2021
28 C
Seville

Miquel Iceta intenta salvar la casa del poeta Vicente Aleixandre

El ministro de Cultura y Deportes solicita que se inicien los trámites que permitan declarar la casa, del poeta y premio Nobel de Literatura de 1977, Bien de Interés Patrimonial (BIP) y evitar que su agonía se convierta en ruina definitiva

Agustín Millánhttp://pompona22.wixsite.com/agustinmillan
Foto periodista especializado en manifestaciones y actos sindicales. Desde 2011 fotografiando la crisis más dura de la historia moderna. Responsable de redes sociales de la Cumbre Social España. Fotógrafo con 5 campañas electorales entre ellas la de Manuela Carmena y la de Enrique Santiago en IU Madrid.
- Publicidad -

análisis

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...

La pirámide de Nacho Cano: un monumento faraónico al «capitalismo de amiguetes»

El cantante y empresario Nacho Cano, ex de Mecano, ya tiene luz verde para construir su Teatro Malinche, una pirámide azteca de treinta metros...

El Repaso del 17 de septiembre: análisis de las principales noticias de actualidad

Hoy en El Repaso, como cada día, ofrecemos a nuestros lectores un análisis de las principales piezas de actualidad. Al final del video, además,...

Sánchez marca la diferencia entre la sociedad española y catalana

Cuando se inicia un proceso de diálogo el objetivo prioritario es alcanzar el arreglo. La primera reunión de la mesa de negociación demostró que...
- Publicidad-

El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta ha enviado una carta y un informe a la consejera de Cultura y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, una ex de Ciudadanos, para solicitarle que inicie los trámites que permitan declarar la casa de Vicente Aleixandre, en la calle Velintonia, 3, ahora llamada con el nombre del premio Nobel de Literatura de 1977, Bien de Interés Patrimonial (BIP), en el marco de las competencias autonómicas, y evitar que su agonía se convierta en ruina definitiva.

Iceta busca que la Administración central y la autonomía madrileña vayan de la mano para lograr la protección legal de la vivienda y se convierta en casa de la poesía, deseo que ha reclamado reiteradamente la asociación de amigos de Vicente Aleixandre. Desde la Comunidad, de forma retorcida se ha insistido en que ya existe una “casa de la poesía”, la Fundación José Hierro, en Getafe.

Bien de interés cultural

La figura de mayor protección es la de Bien de Interés Cultural, que impide intervenir en el lugar sin el permiso de la Administración. El anterior ministro de Cultura, Rodríguez Uribes sí pidió en febrero de este año esta medida a la Comunidad. Pero la respuesta del Gobierno de Ayuso fue que no podía declararla porque no hay nada de valor dentro de la casa, “no hay contenido documental”, porque todo ha sido desmantelado. La desidia de la administración tanto autonómica como municipal han dado sus fruto.

Casa de Vicente Aleixandre en la Calle Velintonia
Casa de Vicente Aleixandre en la Calle Velintonia

Bien de interés patrimonial

La figura de Bien de interés patrimonial (BIP), si que se podía ajustar a la casa de Vicente Aleixandre. En su formulación indican que se puede aplicar a los bienes que “formen parte del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, sin tener valor excepcional, pero posee una especial significación histórica o artística”, según la ley de Patrimonio Histórico de la región madrileña de 2013.

El Gobierno regional reconoce el inmueble “como un lugar que fue testigo de la vida y obra del poeta y donde se celebraron reuniones muy importantes para la literatura en lengua española”.

El informe enviado este miércoles por Iceta lo elaboró la Dirección General de Bellas Artes del ministerio el 30 de junio y consiste en un recorrido por la vida que tuvieron los muros de la antigua calle de Velintonia, en la que se instaló la familia de Aleixandre en 1927. El poeta, amigo de Dámaso Alonso, Luis Cernuda o Federico García Lorca, entre otros, convirtió aquel hogar en el escenario de animadas veladas y tertulias, con la presencia también de Pablo Neruda, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Gerardo Diego… Años después, en 1958, el propio Aleixandre rememoró todo aquello en el libro Los encuentros (1958).

Exilio interior

Después de la Guerra Civil, Aleixandre vivió el exilio interior. Por su casa acudían jóvenes escritores como Francisco Brines, Carlos Bousoño, José Hierro, Luis Antonio de Villena o Vicente Molina Foix. La casa vivió su renacimiento en 1977, con la concesión del Premio Nobel de Literatura.

Velintonia -hoy calle Vicente Aleixandre- es una corta calle de Madrid, cuesta abajo y en curva, situada en la antigua Colonia Metropolitano, entre la calle de la Granja y el Paseo de Juan XXIII. En el número 3 se halla la casa del Premio Nobel del 1977, cerrada a cal y canto desde 1984 en que falleció.

Se ha luchado desde hace unos años para que fuera adquirida por los organismos públicos y así convertirla en Casa de la Poesía. Aún no ha podido ser.

Guerra civil

En la larga vida de Aleixandre, Velintonia se convirtió en un santuario poético de obligada visita para varias generaciones. El mayor número de visitas arrancó hacia 1942 cuando el poeta regresa de nuevo a la casa, que hubo que reparar durante tres años como consecuencia de los serios destrozos que sufrió con los bombardeos artilleros hacia la Ciudad Universitaria, cuando las tropas franquistas pretendían cruzar el Manzanares y conquistar Madrid.

Los amigos ilustres

Pero las ilustres visitas se produjeron antes y durante la guerra. Pablo Neruda, de vuelta a Chile tras abandonar Madrid en 1934, recordaría entrañablemente lo que representó aquella casa del poeta: “En el recinto aislado de su casa la poesía y la vida adquieren una transparencia sagrada”.

Federico García Lorca, unos días antes de salir de Madrid para siempre, había dado un recital de piano y el poeta Miguel Hernández se había convertido en el visitante más asiduo de Velintonia.

La casa de Velintonia 3, hoy calle Vicente Aleixandre, destaca por la bella casona de la Clínica Santa Elena, donde fue internado de urgencia Aleixandre en sus últimos días para ser trasladado finalmente a su domicilio, a tan solo una veintena de pasos, donde falleció una noche de diciembre de 1984.

Francisco Umbral escribió en 1995: “Ese chalecito íntimo, lirico y burgués por el que varias generaciones de poetas pasaron. Ermita laica donde un hombre recostado en un diván sonreía a todos, leía todos, comprendía a todos.”

Casa de Vicente Aleixandre en la Calle Velintonia
Casa de Vicente Aleixandre en la Calle Velintonia

Luis Antonio de Villena, poeta siempre sensible al pasado cultural: “Conocer a Aleixandre, visitarle una tarde en su acendrada y recogida casita de Velintonia 3, no era nada difícil.”

Jaime Gil de Biedma, otro de los grandes de la poesía de los cincuenta: “La casa de la calle de Velintonia, número tres, nos pertenece un poco a todos los poetas españoles, pero Vicente pertenece a ella por derecho propio.”

Antonio Colinas, premio nacional de literatura en 1982: “En la casa de Aleixandre se cruzaban todos los caminos de la poesía novísima.”

Víctor García de la Concha, el ilustre filólogo: “Su voz, su aliento de franca bienvenida pesan hoy en la historia de la literatura de aquellos años, tanto como sus versos.”

Pere Gimferrer, poeta catalán, que en su discurso de entrada en la RAE en 1985 habiendo sustituido a Aleixandre, manifestó: “Para bien de todos espero y deseo que la casa de Aleixandre se mantenga siempre, como en vida del poeta y como ahora mismo, a título de perpetuado monumento incólume a un gran escritor y a su generación.”

La casa

La casa del número 3 de la calle Velintonia es una de las muchas que conforman la Colonia Metropolitano. En ella vivió Aleixandre la mayor parte de su vida y en ella escribió casi la totalidad de su obra. Llegó a ella con sus padres en 1927 y la abandonó para siempre en 1984 tras 57 años en compañía de su hermana, que le sobrevivió.

La casa de cuatro chimeneas, puertas y ventanas verdes corre serio peligro, semirruinosa, cercada por alambradas destartaladas que impiden la entrada de intrusos, rotos algunos cristales, oxidadas las rejas de las ventanas, quebrados algunos peldaños, desconchados los muros y perdiéndose los contornos entre yerbajos feroces y árboles postreros que crecieron desmesuradamente.

Aflora una sensación de tristeza por el mal trato que recibe el legado cultural que representa esa casa. Francisco Umbral: “La ruina de Velintonia se corresponde con la ruina póstuma que algunos quieren dejar caer sobre Vicente Aleixandre.”

La casa lleva 27 años cerrada a cal y canto.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Próxima exposición del pintor Ricardo Sanz en el colegio de ingenieros de caminos

Conocido por el gran público como retratista de la familia real, y concretamente por las obras: Retrato de los Príncipes de Asturias y el retrato...

Emilia Martín Fierro, entre la dimensión lingüística de los objetos y el espacio

Emilia Martín Fierro (Tenerife, 1965), presenta su obra más reciente, “Entre membranas (Pasear por el borde)”. La muestra la componen 12 piezas de gran...

Crisis en Castilla y León

En Castilla y León suenan tambores de adelanto electoral. Las últimas elecciones las ganó el PSOE por los pelos. Pero hubo eso que al...

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Próxima exposición del pintor Ricardo Sanz en el colegio de ingenieros de caminos

Conocido por el gran público como retratista de la familia real, y concretamente por las obras: Retrato de los Príncipes de Asturias y el retrato...

Emilia Martín Fierro, entre la dimensión lingüística de los objetos y el espacio

Emilia Martín Fierro (Tenerife, 1965), presenta su obra más reciente, “Entre membranas (Pasear por el borde)”. La muestra la componen 12 piezas de gran...

Crisis en Castilla y León

En Castilla y León suenan tambores de adelanto electoral. Las últimas elecciones las ganó el PSOE por los pelos. Pero hubo eso que al...

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...