JP Morgan, uno de los bancos de inversión más importantes del mundo, ha anunciado que abandona México, como ya hizo en Brasil. La realidad es que la crisis del Covid19 ha provocado importantes problemas en los sistemas financieros de diferentes países. Sin embargo, donde más está golpeando es, precisamente, en las economías de los países latinoamericanos que peor han gestionado la pandemia, es decir, México y Brasil.

La decisión de JP Morgan de abandonar México tendrá consecuencias en el sistema financiero español, puesto que los dos grandes bancos de España, Santander y BBVA, están muy implantados en el país azteca. No en vano, la entidad vasca es el primer banco en México y Santander la cuarta.

En principio, BBVA no sufrirá mucho, puesto que JP Morgan está transfiriéndole a sus clientes, aunque sí que tendrá un reflejo por las consecuencias en la economía mexicana. Sin embargo, Santander sí que puede tener problemas, sobre todo si el sistema financiero mexicano se ve muy afectado por la decisión del gigante estadounidense. El FMI ya afirmó en un informe que el banco presidido por Ana Patricia Botín era un peligro sistémico por su elevada exposición en países con economías muy fluctuantes. La salida de JP Morgan de las dos principales economías latinoamericanas coincide con las dos mayores apuestas del Santander. Hay que tener en cuenta que las filiales de Norteamérica y Sudamérica aportan el 63% del beneficio total del grupo.

Sin embargo, la decisión de JP Morgan de salir de México y Brasil supone, además, un riesgo para el sistema financiero español, no sólo por las consecuencias que pueda tener en el Santander, sino porque puede marcar una estrategia de retirada de los grandes bancos y las grandes carteras de inversión de los accionariados de las principales entidades financieras españolas que tienen como máximos accionistas a estos gigantes con sede en Wall Street.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre