El miedo a gobiernos de base popular por parte de los grandes intereses los hace recurrir al uso de la violencia para aniquilar la posibilidad del cambio democrático eso que hicieron en Chile en 1973 es lo que acostumbra la ingerencia norteamericana en la región y hoy toca el turno a Lula.

El golpe parlamentario por el que Michel Temer tomó el poder se tradujo en un proceso similar al desafuero de Andrés Manuel López Obrador en 2005 cuando se pretendió dejarlo fuera de la elección por un supuesto desacato, ahora en Brasil se va más allá y se condena a Lula a prisión por supuesta corrupción con el único propósito de dejarlo fuera de la contienda.

Han calculado mal y lo único que hicieron es darle a Lula la mejor campaña para regresar a la presidencia, condenarlo a prisión en la antesala de la elección sólo confirma confirmar que es víctima de una feroz campaña de odio y que en realidad sufre la persecución de los intereses que lo consideran una amenaza.

En México la movilización hizo recular al poder y el entonces presidente Fox optó por el fraude para negar el triunfo de Andrés Manuel, ahora las movilizaciones en Brasil seguramente lograrán tirar el montaje y harán que lo pongan en la boleta.

México y Brasil enfrentan gobiernos neoliberales dispuestos a romper la más elemental regla democrática y han hecho crisis por la corrupción, la venta de recursos naturales es la fuente de enriquecimiento para políticos que prefieren apostar al poder del dinero en medio de la miseria.

Lula y Obrador son políticos de masas y son los mejores exponentes de sus pueblos, el primero ha logrado convertir su programa en gobierno nacional, mientras el segundo hizo lo propio en la Ciudad de México y está a días de convertirse en el presidente de México.

El brasileño logró la presidencia en su cuarta postulación y el mexicano lo estará haciendo en la tercera, la perseverancia es su fuerte y comparten aún más al ser reconocidos como hombres de una izquierda moderada.

Las amplias posibilidades de que se traduzcan en gobierno pueden representar el despertar de una agenda común para la región orientada a recobrar la vigencia del Estado Social y Democrático.

La más dolorosa política para las oligarquías es el uso de la riqueza nacional para el bienestar de los pueblos, es lo que pretenden estos políticos de raigambre popular que suelen cometer el crimen de hacer que las escuelas tengan maestros y estudiantes, de hacer que los hospitales cuenten con médicos y medicinas, de hacer que los hogares tengan casa y pan.

Lo que no les perdonan es que quieran hacer que los pobres dejen de pagar por sus derechos, que hagan a los pobres imaginarse en la universidad o que se tomen en serio la democracia, los pobres hablando de política es aterrador para los que viven de las concesiones del poder.

Lula tiene pueblo porque gobernó para el pueblo, por eso la gente manifiesta su repudio ante la injusticia, si Brasil acarició la experiencia de potencia fue gracias a sus políticas, en especial las de carácter social que aliviaron el dolor a los que menos tienen y permitieron reducir la desigualdad.

El regreso de Lula y el ascenso de Obrador son dos acontecimientos deseables para una región dominada por gobiernos neoliberales que cargan con el peso de Donald Trump, al que deben responder su discurso de odio con políticas de integración regional y alternativa global.

Eso funcionó en al Brasil de Lula y debe intentarse en México, países que por su tamaño y ubicación podrán darle otro rumbo a la región y sobre todo una mejor vida condición de vida a sus pueblos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSe han pasado de frenada
Artículo siguienteUn solo pueblo
Académico; maestro en derecho por la UNAM; defensor de derechos humanos. Actualmente, activista del Movimiento de Regeneración Nacional. Hombre de izquierda con una militancia en el PRD, por el que fue diputado a la VI legislatura, electo por el distrito XXX de Coyoacán. Padre de dos hijos: Sahara de 6 años y Fidel de 2 años, casado con Sara Zuñiga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + 17 =