sábado, 18septiembre, 2021
20.2 C
Seville

Mercedes Benz y la dictadura

Sangre en la camiseta

Juan Carlos Martinez Betelu
Escritor y periodista.
- Publicidad -

análisis

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...

El Tribunal Constitucional pretende gobernar España «desde detrás»

El Tribunal Constitucional prepara un nuevo tirón de orejas al Gobierno Sánchez, esta vez por haber cerrado el Parlamento en los días más negros...

Alerta: en España hay muchos más negacionistas de los que parece

¿Se acuerda el ocupado lector de aquel tiempo tan feliz, cuando presumíamos de que en España no había fascistas ni partidos o movimientos ultraderechistas...

La pirámide de Nacho Cano: un monumento faraónico al «capitalismo de amiguetes»

El cantante y empresario Nacho Cano, ex de Mecano, ya tiene luz verde para construir su Teatro Malinche, una pirámide azteca de treinta metros...
- Publicidad-

La foto de los alemanes campeones del Mundial de Fútbol luciendo en su camiseta el símbolo de Mercedes Benz  reaviva nuestra memoria y nos instala en los años negros de la dictadura cívico-militar-clerical. Tiempos de secuestros, torturas, crímenes y robo de bebés. Delitos de lesa humanidad que tuvieron a la empresa automotriz entre sus actores. Vale la pena recordar que algunas imágenes y comentarios que nos llegaron de Alemania sobre los festejos desataron reacciones críticas en la Argentina. Entre ellas se puso el acento en la soberbia con la que algunos jugadores alemanes se expresaron con respecto a los argentinos. También se tomó como una ofensa con visos de discriminación a algunas imágenes donde la figura del gaucho argentino se veía achicada frente al gigante que levanta la copa. ¿Es la raza superior la que se impone?  ¿En el deporte y en todo lo demás?

Hay símbolos que inevitablemente exhuman de nuestra memoria el pasado de horror que vivió la humanidad bajo el nazismo, una experiencia que de alguna manera se repitió en la Argentina durante el terrorismo de Estado a través de métodos muy parecidos a los que se aplicaron en la Alemania de Hitler. La diferencia está en el número de víctimas. Pero la figura del genocidio no cambia.

Y aquí viene el ejemplo que más golpea nuestra memoria, nuestra conciencia: el símbolo de la empresa Mercedes Benz que los futbolistas alemanes lucían en su camiseta. Ofensivo no sólo para los argentinos sino para la humanidad toda por la participación que la empresa alemana tuvo durante la dictadura.    

Desde hace muchos años se viene denunciando en los tribunales argentinos y del exterior –hasta hora sin éxito- la complicidad que tuvo Mercedes Benz en el secuestro, torturas, detención y asesinatos de trabajadores de la planta ubicada en González Catán.

Las denuncias planteadas en la Argentina, Alemania y Estados Unidos incluyen la desaparición de catorce delegados y las torturas a las que fueron sometidos tres de ellos que sobrevivieron y que forman parte de los testimonios ofrecidos por los familiares querellantes. 

La empresa también está acusada por la sustracción y cambio de identidad de tres criaturas. Una de ellas era Paula Logares, la primera nieta recuperada en democracia por las Abuelas de Plaza de Mayo. La niña estaba en manos del comisario Rubén Lavallén, entonces jefe de seguridad de la empresa.

Los otros dos niños que nunca fueron restituidos a sus familias biológicas quedaron en poder del ex gerente de la empresa Juan Rolando Trasselkraut y un hermano de éste, según reiteradas denuncias de la periodista alemana Gaby Weber, autora del documental Milagros no hay donde se narra el papel que jugó Mercedes Benz durante el terrorismo de estado.

  Resulta inevitable que al ver a los futbolistas alemanes luciendo el logo de Mercedes Benz a la hora del festejo, nos venga a la memoria todo el horror que vivieron los trabajadores de la empresa en la planta de González Catán.

Por eso decimos que hay sangre en la camiseta de los campeones..

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

¡PELAYO! de Mañas: cuando la artesanía la hace un artista

Suelo ser reacio a la novela histórica, casi siempre la he encontrado plúmbea, con exceso de datos que no me interesan y poco vuelo...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...

Fortissio: conoce las principales características de este bróker online

Obtener  beneficios económicos, y conseguir un ingreso de dinero extra sin la necesidad de que el único medio para conseguirlo sea dedicar horas de...

Hay esperanza

Nunca me gustó la Ley de Recuerdos Selectivos que es como debería llamarse la eufemística Ley de Memoria Histórica. No por lo que dice...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

¡PELAYO! de Mañas: cuando la artesanía la hace un artista

Suelo ser reacio a la novela histórica, casi siempre la he encontrado plúmbea, con exceso de datos que no me interesan y poco vuelo...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...

Fortissio: conoce las principales características de este bróker online

Obtener  beneficios económicos, y conseguir un ingreso de dinero extra sin la necesidad de que el único medio para conseguirlo sea dedicar horas de...

Hay esperanza

Nunca me gustó la Ley de Recuerdos Selectivos que es como debería llamarse la eufemística Ley de Memoria Histórica. No por lo que dice...