Médicos sin Fronteras y SOS Mediterraneé anunciaron este domingo su vuelta al rescate de migrantes en el Mediterráneo central con un nuevo barco, siete meses después de haber tenido que poner fin a la misión del «Aquarius» por la presión del Gobierno italiano.

El «Ocean Viking», un carguero de pabellón noruego, va camino del Mediterráneo y debería llegar a finales de mes para operar con una tripulación de 31 personas, entre ellas nueve miembros del dispositivo médico de MSF y trece especialistas de la búsqueda y el salvamento de SOS Mediterranée.

Médicos Sin Fronteras (MSF) explica en un comunicado al que ha tenido acceso Diario16 que retoma sus operaciones de rescate en el Mediterráneo Central porque la falta de una misión de rescate europea y los intentos de las políticas migratorias para impedir la presencia de buques de salvamento, no han hecho otra cosa que aumentar las posibilidades de morir en el mar.

En lo que llevamos de año, han muerto ya más de 400 migrantes y refugiados, personas que sólo trataban de buscar una vida segura y digna en Europa, afirman.

La Unión Europea y sus gobiernos han fracasado como referente moral y garante de derechos básicos. Han sido incapaces de garantizar un mecanismo de rescate de estas personas. Ha habido cesiones claras a discursos xenófobos que cada vez se implementan con más fuerza en nuestro continente y han externalizado sus fronteras con un coste humano en vidas y el sufrimiento absolutamente inaceptable. Por eso volvemos al mar” explica David Noguera, presidente de MSF.

Noguera continua diciendo que “Hace años que trabajamos in situ en Libia y sabemos que los refugiados y los migrantes son detenidos de forma arbitraria y expuestos a condiciones de abuso y extorsión absolutamente inaceptables, aunque haya líderes europeos que sigan diciendo que es un país seguro”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + quince =