La activista Helena Maleno, portavoz de la ONG Caminando Fronteras.

Hay acciones peligrosas, otras que quebrantan la ley, y también están las que ponen de manifiesto el talante de un gobierno y sus fuerzas de orden público. Helena Maleno es una conocida activista por los derechos humanos que avisaba a Salvamento Marítimo o a la Marina Marroquí cuando tenía noticias de que una patera se encontraba en dificultades en la zona del Estrecho. Esa ‘actitud’ le valió a Maleno convertirse en objetivo de algunos mandos de los cuerpos de seguridad españoles y que su caso acabara en los tribunales marroquíes.

Por suerte, esa pesadilla parece llegar a su fin, al menos por ahora, después de que el Tribunal de Apelación de Tánger haya archivado la causa. El juzgado marroquí ha confirmado que no existen “indicios de delito” contra la defensora de los migrantes, acusada en Marruecos desde diciembre de 2017 por un supuesto delito de tráfico de personas por sus llamadas con las que alertaba de vidas en peligro en el mar.

Maleno se enfrentaba a una pena que podría haber llegado a la cadena perpetua, según recoge el código penal marroquí para los delitos de tráfico de seres humanos y favorecimiento de la inmigración irregular. Desde el equipo jurídico de Maleno han comentado a la prensa que “además del riesgo de ser encarcelada, la activista ha sido objeto de amenazas, agresiones físicas y actos de difamación. Sin embargo, Helena no dejó ni un día de atender las llamadas de socorro”.

“Se enfrentaba a una pena que podría haber llegado a la cadena perpetua por delitos de tráfico de seres humanos y favorecimiento de la inmigración irregular”

El acoso a Helena Maleno por parte de las autoridades comenzó en 2012, cuando la policía española inició una investigación que se prolongó a lo largo de cuatro años en los que, según su equipo jurídico, la activista tuvo sus teléfonos pinchados y se llevó a cabo un detallado seguimiento de su vida privada, en un procedimiento al parecer tan desmedido como inadecuado.

Finalmente, en noviembre 2016 la UCRIF (Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales de la Policía Nacional) remitió el informe policial a la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Seis meses después, esta archivaba el expediente, atendiendo a que “de lo investigado no se deduce nada delictivo”. Fue entonces cuando la Policía española hizo llegar ese dossier a Marruecos, donde se puso en marcha la causa que acaba de ser archivada definitivamente.

La ONG de la que Helena Maleno es portavoz, Caminando Fronteras, ha sido fundamental en el rescate de centenares de personas en aguas del Estrecho. Por su firme compromiso, Maleno recibió en 2015 el Premio de Derechos Humanos Nacho de la Mata, que concede el Consejo General de la Abogacía Española. Además, hace solo un mes el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, admitía que el 70 por ciento de los rescates de pateras llevados a cabo por Salvamento Marítimo en el Mar de Alborán son posibles gracias a los avisos de Maleno y su ONG.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − cinco =