lunes, 20septiembre, 2021
31.6 C
Seville

Manuel Domínguez Moreno, en su mejor momento

Javier Pueblahttp://www.javierpuebla.com
Cineasta, escritor, columnista y viajero. Galardonado con diversos premios, tanto en prosa como en poesía. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año, El año del cazador, 365 relatos que encierran una novela dentro.
- Publicidad -

análisis

PP y Vox preparan una ofensiva para propagar la idea de que el Gobierno ya ha vendido España a los independentistas

Las derechas han alcanzado un punto de ebullición que ni el magna del volcán de la isla de la Palma. Las últimas encuestas del...

La revolución de 1868, la Gloriosa y el fin de Isabel II

A mediados de los años 1860, el descontento contra el régimen de Isabel II era patente y todo se puso en contra para mantener...

La brecha salarial entre hombres y mujeres es del 23 por ciento en todo el mundo

El Día Internacional de la Igualdad Salarial representa los esfuerzos constantes por conseguir la igualdad salarial por un trabajo de igual valor. Esta lucha...

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...
- Publicidad-

Nunca le había visto así, tan implacable y flexible, tan frágil y poderoso al mismo tiempo.

Nunca le había visto así, con una carpeta de cuero negra bajo el brazo llena de información que va utilizando en busca de la justicia, de obligar a los más poderosos a hacer lo correcto.

Nunca le había visto así, tan al límite y sin ningún miedo. A Manuel Domínguez Moreno, ahora en boca de todos por su libro Banco Popular: Una Operación Diabólica.

Lleva más de veinte presentaciones en todos los rincones de España, las últimas en Orense y Santiago de Compostela, hace unos días en Madrid y Toledo, antes en Valencia, Murcia, Almería, Málaga… más de veinte, ya digo.

Fue en Madrid, en la Casa del Libro de Fuencarral, donde le vi por primera vez en vivo y directo hablando del libro ante los lectores, flanqueado por las poderosas amazonas que dirigen la opinión y el contenido de Diario16, Beatriz Talegón y María José Pintor. La zona reservada para presentaciones estaba hasta la bandera, con varias personas de pie y viéndose obligadas a estirar el cuello. Y dos días, le acompañé e hice de embajador, en Toledo, en una sala enorme en una biblioteca con un público no tan extenso. Pero él fue el mismo en ambos sitios: se entregó por completo, dando lo mejor de sí mismo como periodista y como ser humano. Fantástico. Disfruté mucho en ambas ocasiones. Y luego charlando con él de lo humano y lo divino (pero esa es otra historia).

Llevo largos días dando vueltas a cómo explicar lo que vi y sentí, y en todo momento me venía a la cabeza la palabra derviche. Según la RAE el derviche es un monje de una orden religiosa que persigue la santidad por la ascética, pero cuando yo digo derviche, existen también los derviches giradores, me imagino a alguien que baila, que realiza un baile mágico con un propósito concreto: obtener un imposible, un teórico imposible.

Y es en ese sentido, en el mío, en el que llamo derviche a Manuel Domínguez Moreno. Lo veo, sé que mi mirada es rara, como un bailarín sufí, porque se entrega en cuerpo y alma hasta en el más pequeño de los movimientos o gestos. Y no tiene miedo. A nada tiene miedo; o yo no lo noto.

Hace ahora aproximadamente un año estuvo enfermo, un ictus, y quienes no le conocían bien cometieron el error de darle por acabado; no fue mi caso. Pero lo normal sería que se cuidase más, que se gastase lo menos posible en estos momentos después de lo sucedido, del aviso; pero no lo hace. Baila, baila con lo mejor de sí mismo, en cada plaza y rincón de España, como un derviche sufí, Manuel Domínguez Moreno, y con su danza mágica va dibujando las líneas por las que conseguirá transite la justicia de un mundo mejor, en el que el dinero no sea más importante que el corazón y la ética.

Nunca le había visto así, a mi gran amigo Manuel Domínguez Moreno, luchando contra mil Goliats -grandes bancos, ministros, altos funcionarios europeos- con la misma gracia y magia que si estuviera bailando; derviche genial e inolvidable. Mi aplauso. Y me quito el sombrero.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Calviño y Ribera avisan a Bruselas de que la subida de la luz podría provocar revueltas

Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, y Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, han enviado este lunes una nueva carta a la Comisión Europea...

Salida de Francia de la OTAN

En el supuesto de ser reelegido Presidente en las Presidenciales de la primavera del 2022, Macron intentará catalizar el chauvinismo de los franceses restaurando...
00:17:19

Claudia López, alcaldesa de Bogotá, en el ojo del huracán por sus comentarios racistas y su manifiesta negligencia

Asaltan restaurantes pistola en mano a plena luz del día y nunca se encuentra a los responsables. Matan por robar una bicicleta o un...

La Dama consejera y el tiempo

El día 12 de septiembre fue mi cumpleaños, cuarenta y cuatro años más mayor, un año más, o un año menos, según se quiera...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Calviño y Ribera avisan a Bruselas de que la subida de la luz podría provocar revueltas

Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, y Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, han enviado este lunes una nueva carta a la Comisión Europea...

Salida de Francia de la OTAN

En el supuesto de ser reelegido Presidente en las Presidenciales de la primavera del 2022, Macron intentará catalizar el chauvinismo de los franceses restaurando...
00:17:19

Claudia López, alcaldesa de Bogotá, en el ojo del huracán por sus comentarios racistas y su manifiesta negligencia

Asaltan restaurantes pistola en mano a plena luz del día y nunca se encuentra a los responsables. Matan por robar una bicicleta o un...

La Dama consejera y el tiempo

El día 12 de septiembre fue mi cumpleaños, cuarenta y cuatro años más mayor, un año más, o un año menos, según se quiera...