Los técnicos del Ministerio de Sanidad acaban de considerar que las farmacias no podrán administrar vacunas. Se mantiene la dinámica que hasta ahora ha habido: la de obviar las posibilidades que pueden ofrecer estos establecimientos para descongestionar los centros sanitarios.

Desde el sector de la enfermería consideran que esta función no es posible cederla a las farmacias, y para ello, además, habría que llevar a cabo una reforma de la legislación.

Lo que dentro de las circunstancias normales podría llegar a entenderse, en una situación como la actual, está suponiendo un profundo malestar en el sector de los farmacéuticos, puesto que se sienten menospreciados. La propuesta realizada por su parte, ni siquiera suponía la administración de las vacunas, sino posibilitar que en sus establecimientos pudieran administrarlas enfermeras. Supondría poner a disposición de la ciudadanía 22.000 farmacias. Pero el Ministerio ha respondido con una negativa.

Se prevé que este año las tasas de vacunación se dupliquen: normalmente se adquieren 8 millones de dosis y este año se han comprado 13.2 Una situación que se complica notablemente con las quejas del personal sanitario que denuncia estar desbordado.

Este año, según los farmacéuticos, no van a disponer de vacunas prácticamente porque la mayoría han sido adquiridas por el sistema público. Hasta ahora, una parte de las vacunas se dispensaban en las Farmacias para funcionarios de MUFACE, por ejemplo, que acudían allí con la receta y después era un sanitario quien se la administraba. Sin embargo este año todo el mundo deberá ponerse las vacunas en los centros de salud. Se trata de una cantidad que ronda entre 50.000 y 100.000 personas.

La semana que viene, además, se ha anunciado una huelga del sector de enfermería, justo en el inicio de la campaña de vacunación, lo que hará aún más complicada la situación.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre