En 2017 las grandes fortunas dejaron de pagar casi mil millones de euros por el impuesto de patrimonio. Ese año se declararon en la Comunidad de Madrid 16.856 fortunas con más de dos millones de euros, que habrían declarado una riqueza media de 9,7 millones de euros y que deberían haber pagado a las arcas regionales una media de 60.000 euros por contribuyente, es decir, más de 995,6 millones de euros. Sin embargo, no pagaron nada al estar el impuesto bonificado al 100% desde el año 2007, gracias a las políticas del partido Popular, lo que convierte de facto a la comunidad madrileña en un “paraíso fiscal” dentro de España.

Tras conocer estos datos, CCOO Madrid ha mostrado su rechazo a los diversos anuncios del nuevo Gobierno regional sobre su pretensión de continuar ahondando con las políticas de bajada de impuestos. “Una política –dicen desde el sindicato- que beneficia principalmente a las grandes fortunas de la Comunidad de Madrid”.

El número de millonarios (fortuna superior al millón de dólares) se ha incrementado en 2,34 millones durante este año y alcanza los 36,05 millones por todo el mundo, según un estudio realizado por Credit Suisse.

España

El número de superricos en España, aquellos que declaran bienes por valor de más de treinta millones de euros, alcanzó los 611 en 2017 según los datos publicados por la Agencia Tributaria. Estas personas deberían de pagar el impuesto de patrimonio, pero en muchas comunidades autónomas está exenta, como es el caso de la Comunidad Autónoma de Madrid.

En 2017 los 16.856 superricos con una riqueza media de 9,7 millones de euros no pagaron nada en Madrid

Si se compara la cifra de superricos con la de hace diez años, antes de la crisis, en 2007, los grandes patrimonios se han triplicado, al crecer más de un 162%.

De esos 611 superricos, un total de 413 se ahorraron 406 millones de euros en concepto de bonificaciones autonómicas, la mayoría en la Comunidad de Madrid, donde nadie paga impuesto de patrimonio.

Madrid, un “paraíso fiscal” dentro de España

El impuesto de patrimonio es un gravamen cuyo objetivo principal es el de que los grandes patrimonios y fortunas contribuyan a la redistribución de la riqueza de manera complementaria al IRPF. Para tener la obligación de declarar este impuesto se debe de poseer una riqueza superior a los dos millones de euros, de los cuales se excluyen hasta los 300.000 euros por vivienda habitual. Se entiende por riqueza las viviendas, las acciones, el capital, los vehículos, embarcaciones y aeronaves, seguros, rentas, arte, joyas, pieles, etc.

Se trata de una ventaja fiscal que no tiene ninguna otra comunidad, y que convierte a Madrid en un “paraíso fiscal” dentro de España, provocando con ello el creciente número de grandes fortunas que establecen su residencia fiscal en nuestra región, más de 2.200 en cinco años.

Desde CCOO Madrid, denuncian que “esta política de rebajas fiscales para beneficiar a los más ricos se hace a costa de que Madrid sea la segunda región más desigual de Europa, con hospitales públicos que se caen o inundan por falta de mantenimiento, colegios sin terminar con alumnos en barracones, residencias de mayores sin personal suficiente, o una tasa de pobreza de más del 20%”.

Además, esta situación supone una competencia desleal e insolidaridad con el resto de las comunidades que genera un “dumping fiscal” que impide que se garantice el equilibrio económico entre regiones, tal como recoge la Constitución en su artículo 138.1 que dice que se debe velar por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español. “Son precisamente los que llenan sus discursos de la palabra unidad y España los que más fomentan el desequilibrio y los privilegios económicos y sociales”, recriminan desde CCOO Madrid.

Catalunya y Madrid

Ambas Comunidades Autónomas absorben más del doble de toda la riqueza nacional declarada en Patrimonio (669.062 millones), un 29% del total en el caso de Catalunya y un un 26% en el de Madrid.

Ladrillo

Una quinta parte de los casi 700.000 millones declarados por los españoles más ricos en 2017 se concentraban en bienes inmuebles. La mayor parte de este patrimonio -497.281 millones, un 74,3 % del total- se encuentra en capital mobiliario, -acciones, deuda pública o depósitos en cuentas bancarias-. La siguiente partida son los bienes inmuebles -130.771 millones, un 19,5 % del total-, la mayoría de naturaleza urbana.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Lo de Madrid lo puede hacer cualquier Comunidad Autónoma. No sé ¿Cuándo se van a dedicar a publicar una artículos sobre los verdaderos paraísos fiscales que son Navarra y las Vascongadas? Que esos sí pueden hacerlos ellos solos y al resto de las Comunidad Autónomas les está vedado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre