Este fin de semana se ha celebrado el Día de las Aves, organizado por SEO/BirdLife. Según su último informe del Programa de Seguimiento de Aves Comunes de marzo de 2019, en 10 años el número de gorriones en España ha disminuido un 21%, por lo que la población de estas aves se ha reducido en este periodo en 30 millones de ejemplares.

Es urgente frenar el lento pero inexorable proceso de extinción de un ave emblemática como el gorrión

Extrapolando estos datos a Madrid y, teniendo en cuenta que el gorrión es un ave esencialmente urbana, Alfredo González, responsable de Medio Ambiente del Grupo Municipal Socialista madrileño, estima que “nuestra ciudad podría haber perdido más de un millón de gorriones en la última década”.

Alfredo González, ha pedido que se ponga en marcha un Plan Integral de Protección de aves urbanas como el gorrión, la golondrina o el vencejo, “cuyas poblaciones se reducen año tras año en nuestra ciudad”.

“Es urgente frenar el lento pero inexorable proceso de extinción de un ave emblemática como el gorrión, que está desapareciendo silenciosamente de nuestras calles”, porque “queremos evitar a toda costa que Madrid pase a engrosar la lista de ciudades europeas como Londres, Hamburgo o Bruselas, donde el gorrión desapareció hace años por falta de políticas de conservación de sus gobiernos locales”, ha señalado el concejal socialista.

SEO/BirdLife ha elegido esta fecha para concienciar del declive del gorrión, la golondrina común, el serín verdecillo, la urraca y el vencejo.

La reducción paulatina del número de gorriones y de otras aves urbanas está provocada por varios factores como la contaminación atmosférica, las talas masivas, la invasión de especies exóticas como la urraca y la cotorra argentina, que atacan sus nidos y compiten por el alimento, el cierre de alcorques y la eliminación de los grandes árboles de sombra, la utilización de plaguicidas inadecuados y sobre todo la dificultad para hacer sus nidos en los edificios actuales, que carecen de huecos y refugios que puedan ser utilizados por este tipo de aves autóctonas.

El Grupo Municipal Socialista propone que se controlen las especies exóticas invasoras, se reduzca el uso de productos químicos perjudiciales, se afronten repoblaciones de árboles adecuados, se paralice la pavimentación de alcorques vacíos, se faciliten espacios en ciertos edificios para favorecer el anidamiento y se lleven a cabo campañas de divulgación y sensibilización con estas aves, especialmente dirigidas a los niños.

Alfredo González ha pedido la implicación del resto de grupos políticos municipales en la protección del patrimonio natural de la ciudad. “La pérdida masiva de biodiversidad urbana es un verdadero desastre medioambiental ante el que los responsables políticos no podemos quedarnos cruzados de brazos”, ha concluido.

La desaparición silenciosa del gorrión común

Ningún ave silvestre pasa tanto tiempo a nuestro lado como el gorrión común. Vinculado desde tiempos ancestrales al ser humano, ha evolucionado adaptándose a los diferentes cambios en los asentamientos, haciendo que hoy en día resulte casi imposible encontrar gorriones en lugares alejados de los núcleos habitados.

En España, la población de gorriones no está tan al límite de su desaparición pero si no se toman medidas, es probable que lleguemos a los niveles de esas otras ciudades europeas. Es el momento de actuar, por lo que mi propuesta pueda ayudar a frenar el descenso de su población en la ciudad de Madrid.

Los dos principales problemas que tienen estas aves son: Escasez de insectos. La falta de bichos es debida al uso de productos químicos en jardines o la falta de zonas verdes. Faltan zonas dónde crezcan hierbas variadas, las mal llamadas “malas hierbas”.

La contaminación del agua. Tienen poco acceso a lugares con un agua aceptable por lo que se ven en la necesidad de beber agua de charcos, la cual está muy contaminada por los gases de automóviles, colillas de cigarrillos, otros productos químicos.

Desde las últimas décadas del siglo XX, la especie ha visto disminuir sus ejemplares año tras año, especialmente en las principales capitales europeas. Es el caso de Berlín, París y Praga, en las que las poblaciones han disminuido de forma drástica. En otras como Londres, Bruselas, Amberes, Gante o Hamburgo los gorriones han desaparecido prácticamente.

En España el gorrión común no parece atravesar una situación diferente. Gracias al programa de Seguimiento de Aves Comunes en Primavera (Sacre)  de SEO/BirdLife  sabemos que desde 2008 hasta 2018 la especie ha sufrido en España un descenso poblacional del 21%, lo que traducido a individuos implica que en tan sólo una década podría haber 30 millones de gorriones menos. “Este declive es alarmante, pues de no cambiar esta tendencia podríamos encontrarnos muy pronto con unas ciudades sin gorriones; pero también resulta inquietante, porque es posible que los factores que causantes del declive puedan afectar también al resto de habitantes de las zonas urbanas”, asegura Beatriz Sánchez, coordinadora de la campaña Aves de Barrio de SEO/BirdLife.

“La desaparición de los gorriones de nuestro entorno urbano y rural es un hecho desde hace décadas. En ciudades como Londres, ha desaparecido casi en su totalidad, tan sólo queda un 10% de su población. Hay muchas ciudades europeas que están llevando el mismo camino que la capital británica”, señala  Susana Lizarralde en una propuesta que hizo al anterior ayuntamiento y que fue ignorada.

Susana Lizarralde se siente “engañada por el anterior ayuntamiento no llevando a cabo mi propuesta ganadora. Ni la mía ni la mayoría de las propuestas ganadoras. Lo de los presupuestos participativos ha sido puro maquillaje de la señora Carmena. No se han dignado, siquiera, a enviarme un correo informando en qué situación quedaba mi propuesta ante el cambio de alcalde. Y mientras tanto, los gorriones siguen desapareciendo y yo como ciudadana y artista estoy cansada del mal hacer de tanta gente”, ha denunciado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre