Foto: Lucía Baskaran © Imanol Salaberria.

Lucía Baskaran (Zarautz, 1988) es periodista y escritora. Es autora de dos novelas: Partir, libro que resultó finalista en el Premio Herralde y que fue publicado por la editorial Expediciones Polares en 2016, y Cuerpos malditos (Temas de Hoy, 2019). Lucía colabora, además, con medios como El Salto, Playground, Tribus Ocultas o Kulturaldia, donde escribe sobre feminismo, literatura, cultura o arte.

“UN CUERPO MALDITO ES TODO AQUEL QUE NO PERTENECE A LA CATEGORÍA HOMBRE, BLANCO, HETEROSEXUAL Y DE CLASE PRIVILEGIADA”

Su último libro, Cuerpos malditos, también publicado en euskera con el nombre de Gorputz Madarikatuak (Alberdania), es una poética, dura e incómoda novela sobre la identidad femenina, el cuerpo, la violencia, la asfixia familiar y la amistad entre mujeres. Lucía nos cuenta en ella la historia de Alicia, una mujer que busca rehacer su vida tras una pérdida, a la vez que analiza y ahonda en su pasado para entender los motivos de su actual infelicidad.


¿Qué es para ti un cuerpo maldito? ¿Qué querías contar con tu segunda novela?

Un cuerpo maldito es todo aquel que no pertenece a la categoría hombre, blanco, heterosexual y de clase privilegiada. La amistad entre mujeres, el reparto de los roles de género y la familia tradicional como nido de violencias, la construcción de la identidad femenina bajo la mirada masculina y cómo esta afecta a los cuerpos de las mujeres y a su autopercepción o el descubrimiento de la sexualidad durante la infancia eran temas que quería abordar desde hacía tiempo, y escribir desde Alicia, que ha perdido a su pareja, en la que había puesto sus esperanzas adultas, me ha dado la oportunidad de hacerlo.


En Cuerpos malditos hablas sobre temas tan controvertidos como el duelo, la (violenta) relación de las mujeres con su cuerpo o la autolesión. ¿Cómo de difícil ha sido para ti abordar estos temas?

Tan difícil como necesario. Escribo porque siento la necesidad de entender lo humano. El duelo fue el punto de partida, pero el tema que más me interesaba abordar era el de las violencias invisibilizadas a las que nos enfrentamos las mujeres a diario, esas que poco a poco estamos empezando a nombrar pero que aún en muchas ocasiones ni siquiera percibimos como violencia, sino como normalidad.


¿Crees que la autolesión es una consecuencia natural del patriarcado, de la hiper sexualización y pornificación que se producen sobre los cuerpos de las mujeres?

Creo que puede serlo en muchos casos, pero no me atrevería a decir que sea así siempre.


El lenguaje de tu libro es, en muchas ocasiones, poético y metafórico, pero no deja de ser cruel, duro, punzante, como el propio contenido de la novela. ¿Crees que es más sencillo abordar temáticas complicadas con un lenguaje bello? ¿Hace más fácil hablar de lo que duele?

Cuando escribo no pienso en si el lenguaje es o no bello, sino en si funciona a nivel rítmico y si las palabras que uso expresan lo que quiero contar. Creo que la manera en la que se cuentan las cosas, el cómo, es tan importante o más que el qué. En mi caso, me costó encontrar el tono para la novela; tenía claro que quería que fuera distinto al de Partir, mi primera novela, y ha sido un reto a nivel estilístico. Quería salir de mi zona de confort.

“ESCRIBO PORQUE SIENTO LA NECESIDAD DE ENTENDER LO HUMANO”


¿Hasta qué punto crees que ser mujer y tener una sexualidad distinta a la (cis) heterosexual afecta al éxito en el mundo literario?

De la misma manera que afecta en otras profesiones y en otros ámbitos de la vida. Todo lo que se salga del sujeto varón, blanco, heterosexual y de clase privilegiada, es percibido como otredad. Hoy en día, parte del discurso feminista ha calado en el mainstream y se ha creado una burbuja en la que parece que las mujeres publicamos más que nunca, pero la realidad es que cuando miras los datos de publicación y venta, los hombres siguen ocupando la cumbre de la pirámide.


¿Crees que el público general y la crítica leen –y juzgan– igual un libro escrito por un hombre que uno escrito por una mujer? ¿Cuál es tu experiencia al respecto?

Nada de lo que haga una mujer será juzgado de la misma manera que si lo hiciera un hombre. Mi prosa se ha calificado de femenina y/o feminista en varias ocasiones. No creo que a nadie se le ocurriese decir que algo escrito por un hombre es masculino. Tampoco creo que a un escritor se le pregunte si es abolicionista, si es feminista o si cree que ser hombre le supone una ventaja en una entrevista en la que supuestamente las preguntas deberían girar en torno a su obra.

“Las MUJERES PUBLICAMOS MÁS QUE NUNCA”


¿Cuál crees que es el mayor enemigo de las mujeres en la actualidad? ¿Ante qué deberían hacer frente común sin dudar todos los movimientos feministas?

Ante el fascismo, sin duda.


¿En qué estás trabajando actualmente? ¿Hacia dónde se dirige Lucía Baskaran?

Estoy escribiendo mi tercera novela. Tengo claros los temas sobre los que quiero escribir y estoy probando a hacerlo usando la tercera persona del singular por primera vez, pero aún está en fase embrionaria y es pronto para desvelar nada.

Cubierta del libro: Cuerpos malditos (Temas de Hoy, 2019).

 

CUESTIONARIO BREVE

 

Un referente feminista.

Silvia Federici.

Un libro escrito por una mujer que no te canses de recomendar.

Cuando un libro me entusiasma, lo recomiendo y lo regalo sin parar. Los libros que más he regalado y recomendado este año han sido The Argonauts, de Maggie Nelson, Calibán y la bruja, de Silvia Federici, Normal People, de Sally Rooney y Lectura fácil, de Cristina Morales.

Un referente de la cultura LGTB+.

Alana Portero.

Tu escritora preferida de todos los tiempos.

¡Tengo muchas! No puedo escoger solo a una, de verdad.

Un libro sobre feminismo que te haya abierto los ojos.

Calibán y la bruja.

Un ensayo sobre temas LGTB+ que todo el mundo debería leer.

Historia de lo trans, de Susan Stryker.

Una escritora que haya influido decisivamente en tu forma de escribir.

Creo que todas las escritoras a las que leo influyen en mi forma de escribir de una manera u otra.

Una escritora contemporánea por la que sientas predilección.

Sally Rooney.

El libro que te hubiera gustado escribir.

The Argonauts, de Maggie Nelson.

Una mujer que te haya marcado.

Mis amigas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCuidado con enfermar en agosto: Cierre de camas y quirófanos
Artículo siguienteLos militares podrán ejercer de Policía Local y trabajar en los Ayuntamientos
Carlos Asensio (Mallorca, 1986) es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas, además de experto en feminismo y en diversidad sexual. Ha publicado los poemarios Arder o quemar (Maclein y Parker, 2019) y Dejar de ser (Chiado, 2017), y su poesía también ha aparecido en varias revistas y publicaciones literarias como Maremágnum, OcultaLit o Triadæ Magazine. En 2018 cofundó la editorial Circo de Extravíos, cuyo primer volumen es la antología de poesía ilustrada Amores líquidos (2019). Carlos conduce una sección de entrevistas sobre feminismo en Diario16 y también escribe para medios culturales y literarios como El Asombrario, OcultaLit o Revista Poémame.

1 Comentario

  1. en un mundo machista agresivo competitivo etc,
    para sobrevivir , las mujeres se estan embruteciendo y perdiendo ls escrupulos mas
    que ls hombres civilizando y aprendiendo a empatizar
    ¡ es la guerra d generos por el machismo qe ns trae ls politicas economicas etc d las drchas !
    pero luego se dicen profamilia provida etc etc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =