Los secretarios generales de CCOO y UGT han señalado que este Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, se homenajeará a las víctimas de esta pandemia y a las personas trabajadoras que han arriesgado sus vidas para salvar las nuestras.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, lo tiene claro: “España necesita un cambio de modelo productivo, donde la industria tome mayor peso, porque ello genera empleo más indefinido, de más calidad y con salarios más elevados”.

Ambos líderes sindicales han estado este jueves, en un encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum online, evento donde Unai Sordo, secretario general de CCOO, quien,  puso el acento en los ERTE solución que ha impedido el despido masivo de trabajadores como consecuencia del parón económico.

Pepe Álvarez ha reclamado un Primero de Mayo “participativo. Aunque sea de manera virtual, en las redes sociales, las personas de este país nunca han tenido tantos motivos para reivindicar un sistema productivo más fuerte, una red de protección fuerte que salvaguarde a las empresas y a los trabajadores y trabajadoras de esta crisis y las relance cuando se reactive la economía”.

Reactivación de la economía

Se debe realizar una reactivación económica que, para el secretario General de UGT, debe cimentarse en un nuevo modelo productivo. “Tenemos que abordar, de manera definitiva, un Pacto de Estado para un necesario cambio de modelo productivo. La industria tiene que coger más peso en nuestro país, genera empleos de más calidad, con salarios más altos…y por eso hay que hacer un gran esfuerzo para el crecimiento del sector industrial. El turismo será fundamental también, pero la clave es producir más valor añadido, generar más I+D+i”.

En este sentido, ha considerado que “esta crisis tiene que acabar con un país mejor, con empresas que producen empleo de calidad y más estable. España necesita un cambio de modelo que dignifique las relaciones laborales, y para ello es necesario también derogar las reformas laborales de 2010 y 2012”.

Sordo, por su parte, ha dejado claro que la recuperación de la normalidad debe ser “muy paulatina”, al igual que debe serlo la incorporación de las plantillas. Así, cree que se debe acompañar esta situación con ERTEs que permitan una reincorporación paulatina de las plantillas.

Pacto de estado de reconstrucción

Para Sordo y Álvarez, es imprescindible que haya un gran pacto de Estado para la vuelta a la normalidad y que, de igual modo, debe haber planes para los sectores industriales o de servicios.

Reforma laboral del PP

Sordo ha añadido que cuando se recupere la normalidad política, “la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral tiene que pasar a estar en el capítulo de prioridades, porque muchas de las cosas que están pasando, demuestra la necesidad que hay de derogarla”.

También piensa que se debe avanzar en la modernización de las relaciones laborales, porque después de la crisis sanitaria, según Sordo, “van a cambiar muchos patrones de consumo y se van a abordar otras fórmulas de comercialización”. “Tenemos que abordar todo esto, pero la derogación de los aspectos más lesivos está tan vigente como antes”, ha apostillado el líder de CCOO.

Renta Mínima Vital

Otra “reclamación constante” de las organizaciones sindicales es la renta mínima vital. “Hubiera sido fundamental ya hace ocho semanas. El Gobierno, de manera provisional, debe arbitrar una medida que permita que los cientos de miles de personas que están en casa sin ningún ingreso tengan ese mínimo vital para subsistir durante esta pandemia”.

En este sentido, ha manifestado sentir “pena y vergüenza de que un país como el nuestro no sea capaz de atender necesidades básicas. El Estado tiene que garantizar que las familias tengan ese mínimo vital. Se tiene que cerrar esta red de protección social con el mínimo vital de manera inmediata, aunque sea temporal y se revise cada ciertos meses, porque eso nos va a garantizar que nadie se quedará en el camino”.

Además, ha considerado que, tras la pandemia, “debemos continuar con el debate de la prestación de ingresos mínimos que presentamos en el Congreso los sindicatos hace cuatro años. Somos conscientes de que este debate llevará tiempo, porque es una ley que debe poner de acuerdo con las comunidades autónomas, que son las que tienen competencia en esta materia, que enganche a los servicios sociales de los ayuntamientos y que el Estado garantice ese mínimo vital. No será un trabajo sencillo, pero hay que abrir ese debate”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre