La construcción es el único sector en que se incrementan las muertes en el trabajo; en total han fallecido 52 personas, nueve más que en junio de 2018, lo cual supone un incremento del 20,9%, según han denunciado los sindicatos UGT y CC.OO.

UGT valora el descenso general de los índices de incidencias de los accidentes laborales, pero muestra su preocupación por la situación en el sector de la construcción, por lo que “exigimos, tanto a la Inspección de Trabajo como a las Administraciones implicadas, actuaciones más contundentes para garantizar el cumplimiento de la legislación en materia de prevención de riesgos laborales y evitar la muerte de tantas personas por el simple hecho de tratar de ganarse la vida”.

Para José Luis Colomer, secretario de Salud laboral de CC.OO de Construcción y Servicios, la situación en el sector del ladrillo “refleja una alarmante degradación de la prevención en las obras asociada a la precariedad en el empleo que se traduce en falta de formación y el consiguiente aumento del riesgo de accidentes (…) Este aumento también viene dado por la insuficiencia en la inspección en el control de las obras, reflejo de la falta de voluntad política para erradicar los accidentes en el sector. Los datos también evidencian la irresponsabilidad empresarial en la aplicación de las normativas vigentes para prevenir los accidentes”.

Colomer ha señalado que ante esta situación “es preciso revisar la normativa en prevención de riesgos laborales en la construcción, adaptándola a la realidad actual; que se destinen recursos suficientes para el control de la seguridad y la salud laboral en las obras y que se actúe con determinación por parte de las administraciones central y autonómicas, frente a quienes no apliquen y cumplan con sus obligaciones en materia de prevención laboral”.

Durante el primer semestre del año se han producido un total de 664.332 accidentes laborales, lo que supone un aumento del 0,8% respecto al mismo periodo de 2018.

310.130 accidentes laborales causaron baja, lo que supone un aumento del 3,7% en relación al año anterior, 11.122 más. 294.434 correspondieron a accidentes con baja que sufrieron los trabajadores asalariados y 15.696 fueron accidentes que se dieron entre autónomos.

UGT exige mayor control y vigilancia para el cumplimiento de la legislación en materia de prevención de riesgos laborales

Entre los accidentes que causaron baja a los trabajadores asalariados, 254.178 ocurrieron durante la jornada laboral y 40.256 fueron accidentes in itinere. Los accidentes ocurridos durante la jornada laboral aumentaron en 1.828 (+0,7%) mientras que en los accidentes in itinere han descendido ligeramente en 691 (- 1,7%).

Según gravedad, se registraron 1.767 accidentes graves, 54 menos que en el mismo periodo del año anterior (-3%), y un total de 200 accidentes mortales, 56 menos que en el mismo periodo del año anterior (-21,9%). La primera causa de accidente laboral con baja son los sobreesfuerzos físicos sobre el sistema músculo esquelético con 90.563 casos.

La   industria   manufacturera   es   la   actividad   con   mayor   número   de accidentes con baja con 50.928, seguida de comercio con 35.717 y construcción con 35.155, pero en la construcción se ha registrado el mayor aumento, del 13,1%.

292 personas mueren en el trabajo en lo que va de año

En cuanto a los accidentes mortales, 292 trabajadores y trabajadoras han fallecido durante el primer semestre del año, 41 menos que hasta junio de 2018, lo que supone una reducción del 12,3%. 259 fallecidos eran asalariados y 33 trabajadores por cuenta propia. Del total de fallecimientos, 230 ocurrieron durante la jornada de trabajo y 62 fueron in itinere. Se registran 33 fallecimientos menos en los accidentes ocurridos durante la jornada laboral (-12,5%), en el caso de los accidentes mortales in itinere se reducen en 8 trabajadores fallecidos menos (-11,4%).

Por sectores de actividad, hubo 95 muertes de trabajadores y trabajadoras en el sector servicios, un 30,1% menos. La construcción es el único sector en que se incrementan las muertes en el trabajo, en total han fallecido 52 personas, 9 más que en junio de 2018, que se corresponden con un incremento del 20,9%.

Las causas más frecuentes de muerte por accidente laboral durante la jornada laboral han sido: los infartos o derrames cerebrales con 85 fallecimientos, seguido de los golpes por caída y los accidentes de tráfico con 32 casos cada uno. En el caso de las muertes in itinere, las causas más frecuentes fueron los accidentes de tráfico con 50 fallecidos y los infartos y derrames cerebrales con 7.

Actuaciones más contundentes

El índice de incidencia de los accidentes mortales ocurridos durante la jornada de trabajo ha disminuido en un 24,2%, pero analizándolo por sectores de actividad se observa que el único sector en el que aumenta es la construcción (+11,5%). Por otro lado han fallecido 33 trabajadores autónomos, 30 de los cuales durante la jornada de trabajo (presentando un índice de incidencia de 0,159) y 3 en accidente in itinere.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =