El nuevo informe de Reporteros Sin Fronteras analiza el viaje desde la mesa del periodista al kiosco, expone las diferentes maneras de impedir que los periódicos lleguen al público, y señala a quienes intervienen para impedir el proceso.

El documento, titulado ‘Diarios que nunca llegan a sus lectores. Investigación sobre la obstaculización de la distribución de la prensa’ explica y denuncia la compra masiva de periódicos; incautación de publicaciones en los kioscos o en las imprentas; pirateo de contenidos; impuestos abusivos dirigidos a la prensa; restricciones para acceder a las materias primas necesarias para la impresión; acoso a los distribuidores y vendedores de periódicos que, en algunos casos, pagan con su vida el objetivo de su trabajo: hacer llegar la prensa a los lectores. Existen múltiples formas de bloquear la información, de restringir la libertad de prensa.

Coincidiendo con el congreso Distripress, que reúne el 23 de septiembre en Berlín a editores y distribuidores de prensa de todo el mundo, RSF da a conocer un nuevo informe, “Diarios que nunca llegan a sus lectores. Investigación sobre la obstaculización de la distribución de la prensa” en el que revela cómo los Estados o sus instituciones, poderosos oligarcas o empresas privadas, obstaculizan la distribución de la prensa.

La imaginación de los depredadores de la libertad de prensa no tiene límites y en numerosas ocasiones no solo pasa por intentar silenciar a los periodistas, sino también por impedir la publicación y difusión de la información.

“A los impresores, distribuidores y vendedores de periódicos rara vez se les cita en los diarios. Sin embargo, su labor es esencial para la libertad de prensa”, señala Christophe Deloire, Secretario General de RSF. “Un periodista no sólo debe poder investigar y escribir libremente. El producto de su trabajo también debe llegar a sus lectores sin restricciones. De lo contrario, los ciudadanos no podrán tener acceso a una información plural, indispensable para toda democracia. Por ello, la necesidad y la urgencia de que se conozcan las prácticas que amenazan nuestro derecho fundamental a estar informados.”

Evitar la venta

La investigación realizada por RSF en más de 90 países muestra que cerca de 41% de las tentativas para impedir la distribución de la prensa se producen en el momento de la venta.

El vendedor de periódicos, como último intermediario entre el lector y su diario, también puede ser objeto de presiones encaminadas a restringir el flujo de la información. Con frecuencia los medios empleados son radicales: en el Congo y Guinea Ecuatorial la policía ha decomisado ediciones enteras en los kioscos para luego destruirlas por completo.

Esta obstaculización se realiza a veces de forma más sutil, como sucedió en Madagascar el 18 de septiembre de 2018 cuando representantes del gobierno compraron todos los ejemplares de un diario que revelaba en su primera página las supuestas relaciones secretas de la primera dama con un consejero del presidente.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa Justicia imputa a tres trabajadores de Alcoa que exigían empleo y futuro
Artículo siguienteLa Cumbre Social Estatal apoya la Huelga Mundial por el Clima
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre