Nacho Ruiz Cía es un referente a nivel internacional de las matemáticas védicas y el único español formado en la Vedic Maths Academy de Londres con el prestigioso Kenneth Williams, con quien colabora.

En Multiplica como nadie (Vergara) presenta un completo, original y práctico acercamiento al subyugante mundo de esta desconocida disciplina matemática, un sistema procedente de la India que hace de los números un apasionante universo repleto de posibilidades y no ese ogro que desde nuestra más tierna infancia asociamos con la temida asignatura pendiente de nuestro sistema académico. Este libro es el primero en castellano que introduce las matemáticas védicas procedentes de la antigua India. Con él el cálculo ya no dará jaquecas y se convertirá en una experiencia incluso divertida desde la más tierna infancia.

 

Para empezar, ¿qué son las matemáticas védicas a grandes rasgos?

Un sistema matemático completo cuya principal diferencia con el sistema tradicional es que donde este presenta una única forma de hacer las cosas el método védico tiene multitud de métodos que son muy sencillos. Esta sencillez y flexibilidad hace que se pueda “jugar” con ellos combinándolos e incluso creando nuevos métodos de llegar al resultado de los problemas.

¿Por qué hasta hoy no se le ha dado el espacio que merece esta disciplina en las enseñanzas académicas?

Porque son un sistema que a pesar de su antigüedad no llegó a Europa hasta finales de los años 70. Hay que pensar que el primer libro sobre matemáticas védicas se publicó en 1956, por lo que son un sistema reciente.

¿De qué forma ayuda a los más pequeños aprender esta variante de las matemáticas?

Al tener muchos métodos el alumno siempre encuentra la manera de resolver el problema que mejor se adapta a él, además son un sistema formulado tal y como la mente piensa. Por ejemplo, leemos los números y los escribimos de izquierda a derecha pero en el sistema tradicional tres de las cuatro operaciones aritméticas se hacen de derecha a izquierda, lo que no es muy coherente con la manera natural de pensar del ser humano. Además, son un sistema completamente reversible, una vez sabes multiplicar puedes darle la vuelta a la operación para hacer la división. Todo esto, junto con la sencillez de los métodos y que parezcan “magia” hace que los más pequeños se interesen por ellas.

En la India, las matemáticas védicas se enseñan de forma oficial y, pese a ser un país pobre, es el que más ingenieros aporta a Sillicon Valley

Usted es un referente de las matemáticas védicas a nivel internacional y el gran exponente en los países de habla hispana. ¿Encuentra diferencias entre los países que visita a la hora de divulgar sus enseñanzas?

Lo cierto es que en todos los países de la Europa continental hay un gran trabajo por hacer, hay personas trabajando en la difusión del sistema en casi todos los países, sobre todo en Italia, Francia y Alemania. En los países anglosajones el método es mucho más conocido, incluso se aplica con gran éxito en colegios y universidades de Inglaterra y Estados Unidos. También hay un currículo oficial que se aplica en Gales. En la India es donde están más implantadas ya que forman parte del sistema educativo oficial, país este con una gran tradición matemática y que pesé a ser un país pobre aporta, por ejemplo, la mayoría de los ingenieros que trabajan en Sillicon Valley.

¿Qué primer consejo daría a cualquier niño que tenga cierta aversión a las matemáticas en general más allá de la famosa definición de Einstein?

Que intenté ver la magia que hay detrás de los números, esto es algo que se consigue con los métodos védicos, y que intenté divertirse con ellos. Lamentablemente esto es difícil con el sistema tradicional.

¿Hasta qué punto el sistema académico español puede ir implementando progresivamente en el temario de Matemáticas esta variante cercana y atractiva?

Me consta, ya que me contactan, que hay muchos profesores que van introduciendo en sus clases algunos de los métodos védicos para conseguir que los alumnos se interesen por la materia. En mi opinión, son un sistema que al no ser rígido permite coger algunos de sus métodos para complementar al método tradicional. Creo que el camino inicial sería este, ir introduciendo el sistema como algo complementario al método tradicional. Además, las matemáticas védicas abarcan todos los campos de la matemáticas, por lo que si se van implementado desde la base permites que el alumno al enfrentarse a problemas más complejos pueda resolverlos también a través del sistema védico.

¿Hay algún problema que las matemáticas védicas no puedan resolver?

¡Matemático no! Je, je. Es cierto que hay muchos campos en los que se están desarrollando más métodos dentro del sistema védico. Al poder crear métodos a partir de los iniciales se puede conseguir incluso simplificar estos. Es un sistema matemático vivo y en constante evolución.

Multiplica como nadie

Nacho Ruiz Cía

Vergara

Comprar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − cinco =