Los jóvenes españoles, entre 16 y 29 años, no son creyentes ni siguen religión alguna. Algo muy similar a lo que ocurre con el resto de la juventud en los demás países europeos.

Además, los catalanes y vascos, son de los españoles, los menos creyentes.

Un estudio realizado por el Instituto Católico de Paris y la universidad católica St Mary’s de Twickenham sobre la actitud religiosa de los jóvenes adultos (entre 16 y 29 años) en 21 países europeos, además de Israel, resulta demoledor para las aspiraciones de la jerarquía católica, con un descenso generalizado de la afiliación y la práctica religiosa, según informa La Celosía.

Una mayoría de los jóvenes europeos de entre 16 y 29 años declara en 12 de estos países no tener religión, siendo en algunos casos como en la República checa un porcentaje elevadísimo, del 91%. Entre los jóvenes españoles el porcentaje que declara no tener religión es del 55%, el más bajo de entre los doce países, pero en cualquier caso sorprendente por la histórica tradición católica de España.  La pertenencia a una religión no conlleva una relación pareja con la creencia en Dios. Sólo el 37% se considera católico, pero es una cifra muy relativa.

Se puede decir que engañosa si se tiene en cuenta que el catolicismo reclama a sus fieles una serie de cumplimientos sacramentales, de oración, etc, que según la encuesta, poco sospechosa de imparcial por haberla realizado dos instituciones católicas, y los jóvenes españoles, ese 37% que se considera católico incumple. A modo de ejemplo subrayar que solamente el 10% de entre ellos declara acudir a misa semanalmente y un 39%, el mayor porcentaje de todos los países con diferencia, asegura que no acude nunca a atender la preceptiva liturgia dominical, considerada por la iglesia como fuente y centro de la vida cristiana, según el papa Francisco, líder espiritual de los católicos.

Compartir
Artículo anteriorConvulsión en Cataluña con los líderes independentistas en prisión
Artículo siguienteDetectives vs. espionaje
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Las cosas vuelven a su cauce natural, una vez los miedos y demás zarandajas que las religiones pregonabán se diluyen con el conocimiento . La fe base de toda religión parece ser que la juventud no la ve como positiva.

  2. les parece raro? no hay nada atractivo en la religión, empiezan por hacerte sentir culpa desde que naces (el pecado original) las misas un dolor de cabeza, culpa arrepentimiento, un asco todo, encima se sorprenden, si es que sin el miedo de irse al infierno no tienen nada con que ganar adeptos, tienen lo que se merecen, por supersticiosos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 2 =