Cada día nacen menos niños en el mundo. Especialmente en el viejo continente. Algo que afecta mucho a España, ya que se prevé que en el 2050 sea el país más envejecido del mundo. En este contexto, los investigadores advierten que el mundo no está preparado para la caída dramática en el número de nacimientos.

Según el estudio, se espera que en 23 países -entre los que se incluyen España y Japón– la población se reduzca a la mitad para 2100.

La población también envejecerá de forma dramática, con casi el mismo número de personas que llegan a los 80 como de personas que nacen.

Menos niños

En 1950, las mujeres tenían en promedio 4,7 niños en su vida. De acuerdo las proyecciones del estudio de la Universidad de Washington, este número caerá por debajo de 1,7 para 2100.

En consecuencia, los investigadores esperan que el número de personas en el planeta llegue a su punto más alto en 2064 con 9.700 millones, antes de caer por debajo de 8.800 millones para fines de siglo.

«Eso es bastante importante; la mayor parte del mundo está en transición hacia el declive natural de la población», le dice a la BBC el investigador Christopher Murray, coautor del estudio y director del IHME.

«Creo que es extremadamente difícil pensar en esto y reconocer lo importante que es. Es algo extraordinario. Tendremos que reorganizar a las sociedades».

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMuere Juan Marsé
Artículo siguienteLas vacaciones de los políticos, Brexit, inmigrantes, y el futuro del balconing
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre