FACUA

Es para ponerse a mear y no echar ni gota, como habría dicho el Ama Carmen, lo del contestador automático de Movistar.

Tuvimos que ser nosotros, desde este humilde pero batallador periódico quienes les explicásemos  que no ofrecían la opción de borrar el mensaje sin escucharlo entero y que era muy sencillo, porque simplemente había que marcar el falta de coordinación en tren el equipo qué se encarga de contestador automático, evidentemente. Lo hicimos con un cuento o relato. Meses después los chicos de Movistar, con una lentitud de reflejos les haría perder cualquier partido por penaltis, incluyeron el aviso de que los mensajes se podían borrar dándole al número 7.

Es más importante de lo que parece poder borrar un mensaje sin escucharlo, porque sucede a menudo con las pantallas táctiles que la gente marca sin querer y solo soy yo oye un ruido de fondo o conversaciones quizá inadecuadas durante un tiempo muy largo.

Gran torpeza por parte de Movistar, que ahora se repite con matices aprovechando que han cambiado el número de teléfono con el que se puede escuchar el contestador automático propio.

En efecto, los avispados chicos que se encargan del contestador automático de la antaño todopoderosa Telefónica han decidido que ahora ya no basta con marcar 123, sino que es necesario marcar 22123. Confesamos que nos pasan a semejante cambio. ¿Quieren el número 1 2 3 para vendérselo a los herederos de Chicho Ibáñez Serrador?

Lo anterior parece un simple pequeño despropósito, pero tiene su miga, porque ahora ya no funciona lo de darle al número 7 si quieres borrar el mensaje antes de escucharlo entero. De hecho el mensaje y ni siquiera se borra, o no lo dice, si esperas a escucharlo entero… ay.

Torpes, pazguatos, ineptos… sin duda se merecen los espléndidos sueldos que algunos estarán cobrando.

Tigre tigre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre