miércoles, 1diciembre, 2021
9.3 C
Seville

Los gobiernos y los reguladores financieros deben intervenir a los bancos para salvar al planeta

Falta una semana para el inicio de la COP26 y para encontrar soluciones eficientes contra el cambio climático hay que iniciar el camino con la intervención de los bancos por parte de los gobiernos y de los reguladores

José Antonio Gómez
Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

Wolfang Wodarg, ex presidente del comité de salud del Consejo de Europa, denunció el escándalo de la falsa pandemia de gripe A: Recuperamos sus...

Estamos viviendo tiempos que nos recuerdan, y mucho, a lo que se vivió con la falsa "pandemia de Gripe A", que terminó por saltar...

El Repaso del 30 de noviembre de 2021: repasamos el escándalo de la «pandemia» de gripe A y hablamos de ómicron

Como cada día en El Repaso analizamos información que nos sirva para entender mejor el contexto en el que vivimos. Comparamos titulares, analizamos información...

Almudena Grandes y el valor del compromiso social

Ahora que acabamos de despedir a Almudena Grandes, con tristeza y consternación por su muerte prematura, es momento de reflexionar sobre la profunda huella,...

Puigdemont contra Casado ayudando a un Sánchez que no quiere

Cuatro días después de que Pablo Casado asistiera a la misa por el dictador Franco celebrada en Granada, quizás para afianzar su propia convicción,...
- Publicidad -
- Publicidad-

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica declaró a Diario16 que «es fundamental que todos los flujos financieros sean compatibles con la acción climática y con el medio ambiente. Es una dimensión de sostenibilidad que se sumaría a otras de derechos humanos y de sostenibilidad social».

A una semana del inicio de la COP26 de Glasgow, y comprobando las estrategias de los grandes bancos, aseguradoras y multinacionales de la inversión/especulación, se hace necesaria la intervención directa y con medidas contundentes por parte de los gobiernos y los reguladores a la banca y a otros actores financieros para frenar las consecuencias del cambio climático. Si no se para la entrada del dinero en las empresas de combustibles fósiles, no habrá estrategias válidas.

Desde el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) hasta la Agencia Internacional de la Energía (AIE), nadie duda ahora de la urgencia de la crisis climática y de la rápida eliminación de los combustibles fósiles necesarios para que el objetivo de 1,5 grados se mantenga con vida. 

Independientemente de lo que decidan los gobiernos del mundo en la COP26, eso significa que el apoyo de las finanzas privadas a los combustibles fósiles también debe terminar. Sin embargo, los bancos, las aseguradoras y los inversores aún están lejos de alinearse con las demandas de la ciencia climática: hay demasiadas políticas de carbón débiles y, sorprendentemente, casi no existen políticas para cerrar los grifos de la expansión del petróleo y el gas.

Desafortunadamente, la cascada de anuncios de políticas medioambientales por parte de la banca durante el año pasado no ha ayudado mucho. Sigue habiendo cientos de empresas que desarrollan nuevos proyectos de carbón, petróleo y gas. Las promesas extravagantes siguen siendo solo eso si no contribuyen de manera decisiva a poner fin a la expansión de los combustibles fósiles ahora y a la rápida salida del carbón. 

Es por eso que las organizaciones que reclaman unas políticas verdes reales por parte del sector financiero están realizando un seguimiento de los nuevos anuncios de algunas de las entidades financieras más grandes del mundo antes y durante la COP26. 

Hay temor de que los presidentes y directores ejecutivos de bancos, aseguradoras y grandes empresas de inversión se pavoneen por el escenario de la Cumbre, lanzando promesas vacías mientras continúan financiando e invirtiendo en proyectos que destruyen el planeta.

Separar lo bueno de lo malo

Antes de la COP 26, muchos bancos, inversores y aseguradoras anunciaron políticas climáticas. Estos anuncios se utilizan a menudo como cortinas de humo que distraigan de las malas prácticas, o como una forma de pintarse de verde, mientras se esconde lo peor.

Por eso, los gobiernos y los reguladores deben vigilar que esas promesas van acompañadas de un compromiso real de firmar un fin inmediato de la expansión de los combustibles fósiles. Casi 300 entidades financieras se han unido en las últimas semanas a alianzas con el objetivo de alcanzar emisiones «netas cero» para 2050.

Pero, lamentablemente, la brecha entre la acción y los hechos sigue siendo mayor que el Gran Cañón del Colorado, ya que ninguna de esas grandes entidades ha tomado medidas serias para detener de inmediato la financiación de la expansión de los combustibles fósiles de las empresas. planes.

Los pasos a corto plazo que deben imponer los gobiernos y los reguladores deberán ir encaminados a:

  • Una política para salir rápidamente del carbón
  • Un compromiso de cesar el apoyo a empresas y proyectos que amplían la infraestructura de producción de carbón, petróleo y gas o la generación de energía.

Por otro lado, los compromisos de bancos, aseguradoras y grandes empresas de inversión deben cubrir todos los sectores con alto contenido de carbono.

Falsos objetivos climáticos

Las entidades financieras tienden a anunciar objetivos climáticos que no logran abordar los sectores con alto contenido de carbono al ritmo requerido. Los combustibles fósiles siguen siendo el gran elefante de la cacharrería. Dado que estos sectores representan la mayor amenaza para la capacidad de alcanzar los objetivos alineados con los Acuerdos de París, deben estar en el centro de cualquier objetivo a corto y mediano plazo.

En consecuencia, es fundamental que, cuando una entidad financiera establece un objetivo, esté respaldada por políticas sectoriales específicas para eliminar el apoyo tan rápido como lo requiere la ciencia climática.

Si las entidades financieras solo proponen actividades de participación ineficaces para ayudar a las empresas de carbón, petróleo y gas a hacer la transición, eso es una señal de que no se están tomando en serio la acción climática real. La interacción con las empresas será ineficaz a menos que tenga requisitos claros, plazos y la amenaza de desinversión. Por eso los gobiernos y los reguladores están obligados a intervenir a los bancos.

Mitigación de emisiones

Además, los objetivos de mitigación deben cubrir todos los alcances de las emisiones y no solo basarse en la intensidad del carbono.

Actualmente, los grandes bancos están divulgando objetivos a corto o mediano plazo (ya sea para 2025, 2030 o 2050) que solo analizan la intensidad de las emisiones. Esto es una trampa, dado que los objetivos de intensidad de las emisiones permiten a las empresas de combustibles fósiles aumentar sus emisiones totales con el pretexto de tomar medidas reduciendo su intensidad. Tales trucos contables pueden engañar a algunos, pero no pueden engañar a la física.

Una combinación de reducciones de intensidad Y absolutas (es decir, emisiones totales) es clave para garantizar impactos en el mundo real. Además, muchas instituciones financieras están considerando únicamente las emisiones de alcance 1 y 2 de sus clientes, dejando de lado las emisiones de alcance 3 y, por lo tanto, las enormes emisiones derivadas del uso de combustibles fósiles. El sector financiero debe incluirlos para evaluar si una empresa está alineada con los Acuerdos de París y cómo encaja en sus objetivos de emisiones.

Compensaciones

Las compensaciones no deben incluirse en los objetivos de reducción de emisiones. Las grandes entidades financieras a menudo incluyen el uso de compensaciones en su ruta cero neto y, hasta ahora, ninguna de las alianzas de cero neto excluye la dependencia de las compensaciones de carbono por parte de sus miembros.

Las compensaciones de carbono son especialmente problemáticas: no brindan beneficios climáticos y ambientales, y podrían proporcionar una distracción peligrosa para las reducciones reales de gases de efecto invernadero. Reducir las emisiones significa reducir las emisiones, tan simple como.

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La CEOE presenta su contrapropuesta y enfada a los sindicatos y al Gobierno sacudiendo la negociación de la reforma laboral

Al acuerdo a tres bandas para la modificación de la reforma laboral le queda poco tiempo para llegar al límite. En la reunión de...

Globalismo, fase terminal del capitalismo

Se me revuelven las tripas cuando escucho a los de la derecha alternativa hablar de “globalismo comunista”. Y es que su franquismo sociológico les...

La prensa está montando un Ciudadanos/Podemos rural

La España periférica está de moda entre los medios de comunicación –un poco más en los liberal-conservadores- y no por cuestión de una honda...

Lo de Pablo Casado, la misa y la confusión

Casado, master en luz solar y misas nocturnas, agricultura ordeñadora y medicina catalana, ha terminado por hacer bueno a don Mariano. ¡Y lo que...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La CEOE presenta su contrapropuesta y enfada a los sindicatos y al Gobierno sacudiendo la negociación de la reforma laboral

Al acuerdo a tres bandas para la modificación de la reforma laboral le queda poco tiempo para llegar al límite. En la reunión de...

Globalismo, fase terminal del capitalismo

Se me revuelven las tripas cuando escucho a los de la derecha alternativa hablar de “globalismo comunista”. Y es que su franquismo sociológico les...

La prensa está montando un Ciudadanos/Podemos rural

La España periférica está de moda entre los medios de comunicación –un poco más en los liberal-conservadores- y no por cuestión de una honda...

Lo de Pablo Casado, la misa y la confusión

Casado, master en luz solar y misas nocturnas, agricultura ordeñadora y medicina catalana, ha terminado por hacer bueno a don Mariano. ¡Y lo que...