Los dentistas quieren cerrar sus consultas, pero de momento no pueden al ser consideradas servicios esenciales. Los odontólogos denuncian la falta de protección frente al coronavirus, ya que no pueden respetar la distancia de seguridad con los pacientes. Pero la realidad es más económica: tienen las consultas vacías.

Los odontólogos se sienten totalmente desprotegidos frente al COVID-19. El Gobierno no ha decretado el cierre de las clínicas, pero los profesionales del sector advierten de que están muy expuestos a contagiarse ya que no pueden respetar la distancia de seguridad recomendada.

Echar el cierre

Tal y como indican desde el Colegio Oficial de Odontólogos, muchos han sido los que han decidido echar el cierre de sus clínicas por cuenta propia. «Estamos tomando esa dinámica de atender telefónicamente y seguir prestando ese servicio a las personas que lo necesitan», cuenta. Solo atienden en persona los casos de urgencia.

Aún así, piden al Gobierno que se decrete el cierre de las clínicas dentales y que les dicten normas claras sobe cómo deben actuar, ya que por el momento, en caso de tener que atender a algún paciente que pudiese estar infectado, denuncian que no cuentan con el material de protección necesario.

Aseguran que, como sanitarios, quieren tratar a sus pacientes con seguridad como ocurre en los hospitales.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMargen del Gobierno a las empresas para adaptarse al cierre de su actividad
Artículo siguiente¿Llegó la hora de un «SurExit», el Brexit de los países del sur?
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre