España se ha convertido en el paraíso para todos aquellos ciudadanos venezolanos que se hicieron millonarios gracias a la corrupción en Venezuela, sobre todo a través de la PDVSA de Rafael Ramírez, algunos también durante el régimen de Nicolás Maduro, aunque estos son los menos porque la gran mayoría de los corruptos siguen en Caracas.

Sin embargo, durante los últimos dos años se han producido detenciones de importantes ex dirigentes venezolanos y de sus socios debido a la claridad de las pruebas obtenidas por las investigaciones tanto de la Justicia como de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tal y como hemos podido comprobar con los movimientos en las cuentas de la Banca Privada de Andorra de Nervis Villalobos, Rafael Salazar u Omar Farías. Miles de millones de dólares movidos desde diferentes paraísos fiscales a través de empresas pantalla o sociedades maletín.

El compromiso de Juan Guaidó con la recuperación de los capitales sacados de Venezuela ilegalmente —calculados por diferentes organismos en más de 400.000 millones de euros— es absoluto, tal y como publicamos en Diario16. Por esta razón, Guaidó dio orden de que se iniciaran investigaciones a los dueños de diferentes medios de comunicación acusados de formar parte de un entramado dedicado a blanquear miles de millones de dólares del dinero de todo el pueblo venezolano. En principio, esa investigación está orientada a los dueños del canal de televisión Globovisión, pero puede haber más, sobre todo a los que, con el dinero «supuestamente» sustraído de Venezuela, también entraron en el negocio mediático como un modo de, presuntamente, lavar también el dinero que tienen oculto en paraísos fiscales, como ocurre, por ejemplo, con Jorge Neri Bonilla.

Por otro lado, el propio régimen de Nicolás Maduro se ha personado en la causa que investiga, precisamente, a esos bolichicos acusados de blanqueo de capitales, que se realiza en el Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid y en ella están siendo investigados varias decenas de directivos de PDVSA y algunos de sus socios más importantes. La Fiscalía Anticorrupción, por su parte, se ha opuesto a que el régimen de Maduro se persone porque, de este modo, tendría acceso a toda la documentación y a las diligencias.

Juan Guaidó y su equipo más cercano ya indicó hace meses su intención de bloquear todas las cuentas de los bolichicos que se aprovecharon de la corrupción para enriquecerse con el dinero de todos los venezolanos. Además, fuentes de su equipo consultadas por Diario16, nos indicaron que, en primer lugar, Rafael Ramírez sería detenido en cuanto pisara suelo venezolano, así como a sus socios o asesores internacionales. En segundo término, el equipo de Guaidó, nos confirmó que, a pesar de lo que afirman y afirmaron algunos medios de comunicación españoles, ese trabajo no fue encomendado al despacho Cremades y Calvo Sotelo, tal y como afirmó el bufete y que no ha desmentido a pesar de lo afirmado por el Procurador General de Venezuela y por el embajador de Guaidó en España, Antonio Ecarri.

Estos ciudadanos venezolanos están realizando grandes inversiones inmobiliarias en Madrid o que compran empresas para controlarlas desde paraísos fiscales de la Unión Europea para, a través de préstamos internos, cubrir pérdidas millonarias con dinero presuntamente procedente del expolio a Venezuela.

Sin embargo, la Justicia está cerrando el cerco y, poco a poco, todos aquellos bolichicos que quieren pasar por ciudadanos normales, hallarán la respuesta del Estado de Derecho, porque documentación suficiente hay; demandas y querellas suficientes hay para que el dinero del pueblo venezolano vuelva a Venezuela y no sirva para mantener el nivel de vida de, entre otros, Rafael Ramírez y sus socios más cercanos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre