Las cifras oficiales indican que en el año 2019 el terrorismo machista ya ha asesinado a 42 mujeres, unos guarismos que se quedan cortos puesto que, a modo de ejemplo, dos de las asesinadas en el crimen machista de Valga no serán incluidas en las estadísticas. Desde el año 2001, la banda terrorista ETA asesinó a 31 personas.

Mientras que el Estado destinó más de 25.000 millones de euros en la lucha contra ETA, porque era necesario y había que utilizarlo, en la actualidad, según lo indicado en el pacto de Estado contra la violencia de género, el presupuesto destinado para la lucha contra el terrorismo machista es de 220 millones anuales. Si tomamos como referencia los años de actividad de ETA, nos damos cuenta que el Estado se gastó una media de 500 millones por año, es decir, más del doble de lo presupuestado contra el terrorismo machista. Todo ello, evidentemente, sin tener en cuenta el valor del dinero en el siglo XX, lo que daría una inversión estatal para terminar con ETA muy superior.

Han pasado sólo 15 años desde que se tienen datos de las mujeres asesinadas por la violencia machista. En este periodo se ha superado el número de víctimas que asesinó ETA en medio siglo de actividad terrorista. Estas cifras, ¿no justifican la declaración de «alerta terrorista» en España? ¿Por qué no se ponen en España todos los recursos que se utilizaron para terminar contra el terrorismo machista? ¿Será porque los partidos de la derecha y, por supuesto, de la ultra derecha, han visto que de este asunto no sacan el mismo rédito electoral que el tener la palabra ETA todo el día en la boca?

Una de las causas por las que desde los partidos de la derecha y, por supuesto, Vox no dan su apoyo a un incremento de recursos en todos los ámbitos para la lucha contra el terrorismo machista es que se le quiere dar un aspecto ideológico a algo que no lo tiene y en el que sólo entra en juego la humanidad.

Por otro lado, estamos viendo cómo el negacionismo de la violencia machista por parte de Vox, que utiliza las tácticas de propaganda en redes sociales implementadas por Steve Bannon, está empezando a calar en una parte de la sociedad. Este discurso no sólo es miserable, sino que está provocando que muchas mujeres víctimas se sientan aún más reticentes a denunciar el maltrato físico o psicológico por miedo a encontrarse con personas en la administración que comulguen con las teorías negacionistas.

Esta situación límite en la que se encuentra España respecto a la violencia machista debe ser enfrentada por parte de los organismos públicos del mismo modo en que se atacó al terrorismo de ETA, poniendo todos los recursos que sean necesarios para dar las mismas herramientas a las distintas instituciones estatales para terminar con una aberración como la que sufren las mujeres de este país.

Los minutos de silencio, las muestras de condolencia, las condenas están muy bien y demuestran el respeto hacia la mujer asesinada. Sin embargo, eso no sirve de nada si no hay recursos, como tampoco ayuda comportamientos, cuanto menos miserables, como los adoptados por Vox y que se pudo ver en el Ayuntamiento de Madrid con Javier Ortega Smith sosteniendo una pancarta negacionista. ¿Se permitiría lo mismo si esa pancarta, en vez de negar la violencia machista, negara el Holocausto? Evidentemente, no. Sin embargo, esa pancarta fue la demostración del odio de la extrema derecha a las mujeres y a sus derechos. Eso no puede permitirse y no sirve sólo el postureo de una discusión en plena calle. Los partidos democráticos deben actuar y romper los pactos que pudieran tener con una formación que, con la negación de la violencia machista, lo que en realidad esta poniendo en duda es el respeto a los derechos humanos, algo que va en contra de la democracia y de la Constitución.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ¿Con qué hay que luchar?, ¿contra la misma violencia de género o contra esos que niegan una y otra vez (usando demasiados poderes que tienen) diciendo que la violencia no tiene género?
    ¿Desde cuándo no tiene género y qué pruebas tienen? ¡Ah!, me huelen a que eso lo dictan, como siempre han hecho. Entonces, los millones y millones y millones de millones de objetivos hechos de tantísima violencia que ha hecho el mismo MACHISMO contra la mujer, pues eso ¿es violencia contra Popeye o contra la mismísima mujer de todas la épocas? Que lo digan http://delsentidocritico.blogspot.com/search?updated-max=2019-03-31T16:09:00-07:00&max-results=20&start=20&by-date=false Es que ya dan asco, la verdad, ¡es que ya DAN ASCO!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − tres =