domingo, 19septiembre, 2021
18.4 C
Seville

Los abogados del Procés podrán recusar a la Sala del Supremo

Tras la salida de Manuel Marchena se inicia un nuevo plazo de recusación

- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

La Sala que juzgará la causa del Procés está contaminada porque a Pablo Llarena se le olvidó dictar el Auto de incoación que da vida a la instrucción, supliendo entonces esa omisión el Auto de la Sala de admisión, que sin embargo no puede acordar ningún acto de instrucción.

Este efecto contaminante de la Sala de admisión se produjo por el disparate que supuso el que no se dictara el Auto de incoación de ningún tipo de procedimiento, ni de sumario ni de diligencias previas, con lo que el Auto de la Sala de admisión tuvo que hacer ese papel en su lugar.

Pablo Llarena no dijo en la causa del Procés ni una cosa ni la contraria. El sumario o las diligencias previas son los dos únicos procedimientos de investigación penal que existen en el ordenamiento jurídico español. O es una cosa o es la otra. Pero una de las dos tiene que ser.

Por esa razón no se puede iniciar ninguna investigación penal sin saber si se trata de un sumario o de unas diligencias previas. Y en la causa catalana Pablo Llarena no dijo ni una cosa ni la contraria. En realidad, no dijo nada.

En las causas contra aforados la Sala de admisión del Tribunal Supremo es quien acuerda la apertura del procedimiento y designa al magistrado instructor, pero es a éste último a quien le corresponde en realidad incoar el procedimiento de investigación según el tipo de delito, esto es, «aperturando» diligencias previas o sumario. Pero lo que no puede hacer el magistrado instructor es no abrir nada.

Esta omisión de Pablo Llarena convirtió automáticamente el Auto de la Sala de admisión del tribunal Supremo en un verdadero acto de instrucción, que es incompatible con la labor de juzgar, contaminando a todos los integrantes de la misma Sala para dictar luego la sentencia.

Esto es lo que se denomina en la doctrina como contaminación inquisitiva, que está prohibida por nuestro ordenamiento jurídico, y que permitirá ahora a las defensas de los encausados recusar a casi todos los magistrados que tienen que juzgar, una vez se produzca la sustitución definitiva de Manuel Marchena en la causa del Procés.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Sin separación de poderes no hay democracia.
    La democracia en España ha estado secuestrada entre PP y PSOE y ahora se quiere incorporar Cs

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído