Según los sucesivos informes PISA y las periódicas evaluaciones del MEC, el sistema educativo español y el de Cataluña, todavía más, se caracterizan por el fracaso escolar en los aprendizajes fundamentales (lectura, expresión escrita, lenguaje matemático y conocimientos en general) y por el abandono escolar prematuro. Hoy, vamos a centrarnos en las relaciones recíprocas entre éxito o fracaso escolar y las competencias lingüísticas de los alumnos. Para ello y para desvelar una nueva mentira de la política lingüística, no vamos a exponer los datos de los informes oficiales, de sobra publicitados y conocidos, sino que presentaremos el punto de vista del socio-lingüista británico Basil Berstein.

En la literatura científica y en los estudios de campo sobre la relación entre la competencia lingüística de los alumnos en la lengua vehicular de la enseñanza-aprendizaje y el fracaso o éxito escolar, se utilizan siempre, a veces implícitamente, los resultados de las investigaciones de B. Bernstein. Hoy las traigo a colación, porque nos van a permitir descubrir y comprender lo que ha pasado y está pasando en el sistema educativo catalán, sin necesidad de recurrir a los informes precitados ut supra.

Sin entrar en los detalles de sus investigaciones y en los debates que provocaron, diremos que B. Bernstein, a partir de su experiencia profesional como profesor, establece una relación muy estrecha entre clases sociales, lenguaje y éxito o fracaso escolar. Esto le lleva a formularla teoría de los dos códigos, que él pone en relación con dos clases sociales diferentes y con los resultados escolares. Por un lado, está el “código elaborado”, que es la lengua utilizada por las clases mediasfavorecidas desde el punto de vista económico, social y cultural— y que conduce normalmente o más frecuentemente hacia el éxito escolar. Por el otro, está el “código restringido”, que es la lengua de las clases trabajadorasdesfavorecidas económica, social y culturalmente— y que, más frecuentemente, lleva al fracaso escolar.

Estos resultados escolares diferentes se deben, según B. Bernstein, al hecho de que los hijos de las clases medias cuando llegan a la escuela se encuentran con una lengua vehicular de enseñanza-aprendizaje que coincide con el “código elaborado”, adquirido en el privilegiado contexto familiar y social en el que han crecido; por eso, al llegar al centro escolar, se encuentran como pez en el agua y el éxito académico es, entre ellos, más común que el fracaso. Sin embargo, los hijos de las clases trabajadoras entran en contacto, cuando llegan a la escuela, con una lengua vehicular (código elaborado), que es muy diferente de la que utilizan en el desfavorecido ambiente familiar y social (código restringido); de ahí que el fracaso escolar sea más frecuente entre ellos.

Si lo que expone B. Bernstein sucede cuando los hijos de la clase media y de la trabajadora utilizan como lengua vehicular una lengua que coincide con la lengua materna de los alumnos, ¿qué puede ocurrir cuando la lengua vehicular de la escuela (por ejemplo, el catalán) es una lengua distinta de la materna o propia (por ejemplo, el español), como sucede en la mayor parte de los casos del alumnado de Cataluña? Lo lógico será que el número de fracasos escolares aumente sustancialmente entre los alumnos que son hijos de las clases trabajadoras y/o tienen —como lengua materna, habitual y propia— una lengua diferente de la utilizada  —como lengua vehicular en la escuela— por el profesor o en los libros de texto o material escolar. Esta deducción lógica es corroborada por los Informes Pisa y por los Informes Evaluativos de la Generalidad o del MEC. En efecto, en todos ellos, se cita y se utiliza el nivel económico, social y cultural de la familia y del contexto familiar, entre otros factores, para motivar y justificar los resultados insatisfactorios de los alumnos catalanes evaluados.

Ante estas aportaciones de la sociolingüística, que desmontan las afirmaciones gratuitas o memeces de la casta política catalana y de ciertos pedagogos cuando hablan de los resultados de la enseñanza en Cataluña, sobra cualquier tipo de comentario. Ahora bien, quiero terminar esta cogitación citando la conclusión de un informe de la Fundación Jaume Bofill, que no es sospechosa de ser anticatalanista: en Cataluña, “el dret a una ‘educació de qualitat per tothom’ és encara un objectiu pendent d’aconseguir. Excel·lència i equitat continuen sent dos reptes pendents en el nostre sistema educatiu. Catalunya té un dels nivells d’abandonament escolar prematur més elevat de la Unió Europea, i un dels nivells de formació de la població jove més baix” (Fundación Jaume Bofill, Informe-Anuari: L’estat de l’educació a Catalunya 2006-2007, p. 16-17). (“El derecho a una educación de calidad para todos es todavía un objetivo pendiente. Excelencia y equidad siguen siendo dos retos pendientes en nuestro sistema educativo. Cataluña tiene uno de los nieveles de abandono escolar prematura más elevado de la Unión Europea y uno e los niveles de formación de la población joven más bajos”).

Coda: « Je ne demande pas à être approuvé, mais à être examiné et, si l’on me condamne, qu’on m’éclaire » (Ch. Nodier).

Apúntate a nuestra newsletter

11 Comentarios

  1. els nacionalistes reals i reials, que s¡han imposat vessant sang innocent, sense deixar d’invocar les gràcies divines adquirides com ho fan els sapastres. són els mes nacionalistes històrics i actuals ho fan abruptament com a costum congènit i beneit per el déu el seu senyor. usen el mot nacionalista com a insult, als que no ho són i els ho ho han fet en divulgació cultural, els que l’usen com insult com el professor Cabezas, que omple amb magnitud excelsa, l’agnotologia, la gran manera de dominar, dient-ne governar socialitzant la ignorància que partint d’ells, essent-ne els grans divulgadors.

    • Sr. Pineda Fortuny:

      • Es Ud. un caso perdido para el mundo de los seres pensantes y razonantes. Le respondo lo mismo que a todos sus seudo-comentarios. Para ello, utilizo el “copy-paste”:

      • “Una vez más, micciona Ud. fuera del texto, perdón, del tiesto. Se va Ud., como le he dicho en otra ocasión, por los cerros de Úbeda. Da la impresión de que Ud. vive en Babia, esa comarca recóndita de León donde se retiraban los reyes de León para aislarse del mundanal ruido y para dedicarse a los placeres terrenales, lejos de sus legítimas y de todo control”.

      • En el texto de hoy, planteo la problemática real y MUY grave del “FRACASO ESCOLAR”, propiciado por la política de normalización lingüística del sistema educativo de Cataluña. Y Ud. ha reaccionado con “uvas traigo”, i.e. ha vuelto con el raca-raca de los talibanes nacional-independentistas.

      Un cordial saludo y abandone Babia y vuelva al mundo de los seres pensantes y razonantes.

      Manuel I. Cabezas
      20 de julio de 2020

  2. Que el resultado de la inmersión sea, como usted afirma, que los hablantes de español (el 55%) tengan mayor fracaso escolar es un motivo más para mantenerla.

    Así los cachorros de los «pujol» y los «puigdemont» (la aristocracia étnica del 35%) seguirán detentando el poder económico, ocupando los altos puestos de las instituciones catalanas y controlando el poder político.

    Si además logran mudar de lengua materna a miles de hispanohablantes, para así incrementar su base social y atraerlos a su causa; miel sobre hojuelas.

  3. Artículo tendencioso donde los haya, especialmente cuando habla del fracaso escolar y lo asocia con la inmersión lingüística que, según puedo inferir, no parece ser santo de su devoción. Creo que más bien tiene como el diferente nivel cultural de las personas consideradas que puede tener por diversas vías de mejora. ¿O acaso no existe fracaso escolar en Andalucía o Extremadura, con una sola lengua? Aunque es cierto que hay cierto grado de desigualdad, no es en absoluto atribuible a una lengua u otra usada en la escuela sino en la voluntad que tenga la persona de mejorar en aquellas circunstancias que se ponen delante. Puedo desprender del artículo y el comentario de Ortiz que catalán=idioma de la burguesía, tal como aquel lema de los chicos de izquierda decían en los años sesenta. Eso no es cierto en absoluto, cuando pueden verse casos contrarios a espuertas. Se puede hablar del fracaso del sistema cuando no existen incentivos a la hora de entender que haya un esfuerzo cultural que se haya puesto en marcha, o que ni tan siquiera tiene nada que objetar aunque los datos objetivos que pueden mostrarse sean o no definitivos a la hora de ser un poco mejor.
    No me considero talibán, especialmente porque no estudio teología islámica pero habla de la normalización como si fuese algo que no hubiese lugar en un país como el suyo. ¿Acaso no se aplica lo mismo a los hablantes de árabe, urdú, inglés, rumano y otra multitud de lenguas que se hablan en las calles de Madrid? Ellos también tendrían derecho a ser enseñados en su lengua, doctor Cabezas González.
    Mire, le voy a hacer pensar con aquello que supone un esfuerzo de limpieza del pensamiento a la hora de ser un poco más cuidadoso. Empecé la escuela con una profesora que tenía como hábito el hacernos hablar español en la clase. Una época en la que había un solo canal de televisión y todo lo que podíamos leer era en la lengua que según dice usted es del 55% de los catalanes. En la escuela en la que iba éramos un porcentaje abrumador de hablantes de catalán y todos estábamos obligados a aprender otra lengua que la que venía de fábrica, por decirlo de una manera un poco popular. La lengua del patio era el catalán y la de la clase era el castellano. Diglosia pura que parece que ahora quiere resucitar porque se desea aplicar el artículo 3.3 de la constitución española con el especial respeto y protección de las demás lenguas españolas. Pude continuar mis estudios en catalán y tuve que escuchar entre los mismos compañeros que era un rollo… Y no creo que podamos hablar de fracaso en estos casos a la hora de tener alguna lengua más de las que hubiéramos aprendido a la hora de usar solamente el castellano.

    • Sr. Soldevila:

      El Sr. Ortiz le ha respondido muy argumentada y certeramente. Por eso, le remito a sus pertinentes comentarios. Sin embrago, quiero hacer algunas sucintas puntualizaciones.

      1. Tilda Ud. mi artículo de “tendencioso” y pone en duda la relación entre “fracaso escolar” y el proceso de “normalización lingüística del sistema educativo por inmersión radical en catalán”. Esto denota claramente que es Ud. una persona poco “leída” y poco “reflexionada”. Además, todo indica que no ha comprendido el contenido de mi texto, si es que lo ha leído. Lo que yo hago en este texto es utilizar las aportaciones del sociólogo, lingüista y profesor británico, Basil Bernstein (la teoría de “Los dos códigos”) para analizar la nefasta política educativa y lingüística de la Generalidad de Cataluña.

      2. Por otro lado, como dejé claro en la sexta entrega de mi LINGÜÍSTICA PARA NACIONALISTAS (cf. “VI. De la inmersión en Quebec y en Cataluña”), la Generalidad de Cataluña ha importado sólo una de las modalidades de inmersión, utilizadas en Quebec: “la inmersión precoz y total”, implantada “manu militari” por la casta política, en función de criterios políticos (cf. entrega “V. De la normalización radical por inmersión lingüística”) y no pedagógicos (cf. Miquel Siguán y Rosa Sensat, que no son sospechosos de ser “españolistas”, in entrega “III. De la pre-normalización lingüística” y “IV. De la normalización flexible, racional y razonable”).

      3. Ud. deforma y manipula el contenido de mi texto cuando me atribuye que establezco la ecuación “catalán = idioma de la burguesía”. De lo que hablo en mi texto es que, en toda lengua, hay registros diferentes (cf. la “teoría de los dos códigos” de B. Bertein) y, en la escuela, se utiliza, como lengua vehicular, uno de ellos: “el código elaborado”, desconocido o no dominado, en general, por los alumnos cuyos padres tienen un cierto estatus económico, social y cultural. Y, por eso, entre ellos, se da más el fracaso escolar, Berstein “dixit”. Y también lo confirman la experiencia y los informes PISA, MEC, … Después de precisar esto en mi texto, establezco una analogía lógica y razonable con lo que puede suceder y sucede cuando la lengua vehicular de la enseñanza es una lengua diferente de la materna (el catalán, para los alumnos hispanohablantes).

      4. Para terminar, tengo que explicitarle que, en los textos de mi “Lingüística para Nacionalistas”, no invento nada. Simplemente traigo a colación las aportaciones de esas ciencias llamadas “lingüística”, “sociología”, pedagogía”, etc., así como mi experiencia profesional y las enseñanzas propiciadas por el sentido común, para desenmascarar la perniciosa, pedagógicamente hablando, política lingüística de la Generalidad de Cataluña.

      Un cordial saludo.

      Manuel I. Cabezas González
      24 de julio de 2020

  4. Soldevila, cuatro arboles no son un bosque ni uno miles de hablantes dispersos constituyen una comunidad lingüística. Comparar el árabe, urdú, inglés, o rumano de Madrid o Cataluña con la comunidad hipanohablante de Cataluña, (el 55% de los catalanes), es hacer trampas.

    Lo que esta en cuestión es el régimen étnico existente. Lo que esta en cuestión es si la aristocracia étnica que representa al 35% puede seguir considerando su lengua su cultura y su lengua como la -única- o «propia» de Cataluña.

    Lo que está en cuestión es el falso paradigma nacionalista de «un territorio una lengua nacional» lo que está en cuestión es que la Generalidad, la administración pública, las escuelas, y los medios de comunicación públicos solo reconozcan como legítima la lengua del 35% y excluyan a la del 55%.

    Lo que está en cuestión en definitiva, es hasta cuando la aristocracia de la minoría descendientes de los que llegaron antes; el 35%, puede seguir negando la legitimidad y discriminando a los descendientes de los que llegaron después; al 55%.

  5. senyor Cabezas des de l’aula va enganyant com a redemptor no té vergonya el nacionalisme i catolicisme exuberant tanmateix execrable que adora i divulga. El reialme de nazispain, l’Espanya beneïda adorada devotament pels feligresos i molts beneficiaris de la pecúnia gestionada nacionalment amb avara cupiditat per el podrit reialme i els que l’acomboien, costum adquirit a Amèrica i aplicat a la península amb els aires de la «unidad» dels monàrquics, i els corresponents escolanets, aportat el negoci amb el treball dels jornalers andalusos, els —-senyors feudals exclosos, i aportant sinó més per força entre altres la classe obrera.

    • Sr. Pineda Fortuny:

      • Como Ud. sigue con el raca-raca habitual, copio y pego mi última respuesta (cf. ci-dessus).

      • Es Ud. un caso perdido para el mundo de los seres pensantes y razonantes. Le respondo lo mismo que a todos sus seudo-comentarios. Para ello, utilizo el “copy-paste”:

      • “Una vez más, micciona Ud. fuera del texto, perdón, del tiesto. Se va Ud., como le he dicho en otra ocasión, por los cerros de Úbeda. Da la impresión de que Ud. vive en Babia, esa comarca recóndita de León donde se retiraban los reyes de León para aislarse del mundanal ruido y para dedicarse a los placeres terrenales, lejos de sus legítimas y de todo control”.

      • En el texto de hoy, planteo la problemática real y MUY grave del “FRACASO ESCOLAR”, propiciado por la política de normalización lingüística del sistema educativo de Cataluña. Y Ud. ha reaccionado con “uvas traigo”, i.e. ha vuelto con el raca-raca de los talibanes nacional-independentistas.

      Un cordial saludo y abandone Babia y vuelva al mundo de los seres pensantes y razonantes.

      Manuel I. Cabezas
      25 de julio de 2020

  6. La immersió linguistica triomfant és el castellà, ensems usada d’arma fet que la denigra, «No hicimos y ganamos ua guerra pa oir hablar el catalan» el general i governador civil de BCN. el 1941 Acedo Colunga. el mateix any a l’exili el president de la República Juan Negrin: Prefiero a Franco antes que una Espanya desmembrada» La ignorància el nacionalisme exacerbat i execrable no pot veure que una Espanya, amb les nacions que té i explota en situació de llibertat, crearien com està escrit una unitat de poble veritable, no la «unidad» de la monarquia i els adherits.

    • Sr. Pineda Fortuny:

      • Como Ud. sigue con el raca-raca habitual, copio y pego mi última respuesta (cf. ci-dessus).

      • Es Ud. un caso perdido para el mundo de los seres pensantes y razonantes. Le respondo lo mismo que a todos sus seudo-comentarios. Para ello, utilizo el “copy-paste”:

      • “Una vez más, micciona Ud. fuera del texto, perdón, del tiesto. Se va Ud., como le he dicho en otra ocasión, por los cerros de Úbeda. Da la impresión de que Ud. vive en Babia, esa comarca recóndita de León donde se retiraban los reyes de León para aislarse del mundanal ruido y para dedicarse a los placeres terrenales, lejos de sus legítimas y de todo control”.

      • En el texto de hoy, planteo la problemática real y MUY grave del “FRACASO ESCOLAR”, propiciado por la política de normalización lingüística del sistema educativo de Cataluña. Y Ud. ha reaccionado con “uvas traigo”, i.e. ha vuelto con el raca-raca de los talibanes nacional-independentistas.

      Un cordial saludo y abandone Babia y vuelva al mundo de los seres pensantes y razonantes.

      Manuel I. Cabezas
      1 de agosto de 2020

  7. El, els redemptors, divulguen dogmes, reparteixen càstigs a premis, en redimeixen munió a gavadals, centenars de milers segueixen amb la deguda devoció el gran nacionalisme dient que no son nacionalistes. mentre el seu règim policial, la guerra oberta, el lawfare, poden engarjolar demòcrates emparats per la Constitució articles 10 i 93 on es contempla el dret a l’Autodeterminació, que és, la llibertat dels Pobles, l’única manera de la veritable unitat la de nacions i pobles lliures, trencades les cadenes tenen espais per per una unitat veritable de persones de col·lectius confederats. Però empresonar polítics catalans és un procedir diví. poden enviar un escamot de falangistes a pegar una fenomenal pallissa a Lluís Companys. per anar estovant els sotmesos i armar amb porres i fusells els guardians de l’ordre que amb una legalitat il·legítima el van assassinar, uns manipulats fins la torbació mental un grup de soldats l’assassinaren, com executors però els que porten toga són els BOTXINS MAJORS, hereus de la Santa Inquisició amb les fogueres per cremar heretges.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre