Al menos 387 periodistas se encuentran actualmente detenidos, según el informe de Reporteros sin Fronteras (RSF) publicado este lunes. La organización informa del aumento en el número de arrestos arbitrarios durante la cobertura de noticias de la pandemia del covid-19. La libertad de prensa está en peligro, además de los casi 400 detenidos, en el mundo hay 54 periodistas secuestrado y 4 condenados a muerte en 2020.

“En Reporteros Sin Fronteras pensamos que si no se ha tomado verdaderamente conciencia de lo que el coronavirus supone es porque hasta hace nada apenas se han mostrado sus estragos”, ha señalado el presidente de RSF en España que ha añadido que “El papel de la prensa no es proteger a la sociedad. En todo caso, sí hay que protegerla de algo es de la mentira. Y del abuso de poder”

«Cerca de 400 periodistas pasarán las festividades de fin de año en prisión, lejos de las personas que aman y en condiciones que a menudo ponen en peligro sus vidas», Ha dicho el secretario general de RSF, Christophe Delioire y ha destacado que «las mujeres, en números cada vez mayores en la profesión, no se libran”.

Según la organización con sede en París, en 2020 el número de mujeres detenidas aumentó a 42, en comparación con 31 en 2019, un aumento de un tercio. Entre las nuevas detenciones se encuentra el periodista y activista vietnamita Pham Doan Trang , detenido desde octubre y acusado de “propaganda contra el Estado”, así como dos periodistas en China, cuatro en Irán y cuatro en Bielorrusia.

Bielorrusia es un blanco particular de RSF , con la organización denunciando una «represión sin precedentes» en el país desde las elecciones presidenciales del 9 de agosto que dieron la reelección, no reconocida por Estados Unidos y la Unión Europea , a Aleksander Lukashenko, en el poder. Hace 26 años.

Además de la represión contra los manifestantes pacíficos en Bielorrusia, RSF denuncia «detenciones arbitrarias» de periodistas, muchos de los cuales han sido objeto de abusos en prisión y que pueden enfrentar cargos penales por cubrir la ola de protestas que siguió a las elecciones.

En los últimos cuatro meses, al menos 370 periodistas han sido detenidos en Bielorrusia, y la abrumadora mayoría ha sido liberada después de un breve período de tiempo; ocho periodistas siguen detenidos en el país en este momento.

El informe también dice que hay 54 periodistas secuestrados en Siria, Irak y Yemen. En 2020, la organización dio cuenta de cuatro desapariciones más de periodistas – en Irak, Congo, Mozambique y Perú – en circunstancias inexplicables.

También hay cuatro periodistas condenados a muerte en Yemen, bajo la custodia de los rebeldes hutíes. El sábado pasado, el periodista iraní Ruhollah Zam fue ahorcado en Irán, acusado de promover las protestas de 2017 contra el régimen iraní, una ejecución que RSF considera un delito.

El efecto covid-19

Si bien el número de periodistas detenidos este año es prácticamente idéntico al de 2019 -cuando fueron detenidos 389 periodistas- aumentaron las detenciones arbitrarias de periodistas, sobre todo por la represión de algún Gobierno contra periodistas que cubrían la pandemia del covid-19.

Entre febrero y noviembre, según RSF, se produjeron 300 incidentes relacionados con la cobertura periodística de la crisis de salud, que afectaron a 450 periodistas. Las detenciones arbitrarias constituyen el 35% de los abusos denunciados, seguidas de los casos de violencia física y psicológica, con un 30%. Entre marzo y mayo, el número de detenciones se cuadruplicó y, aunque la gran mayoría ya ha sido liberada, todavía hay 14 periodistas detenidos en Asia y África.

Entre ellos se encuentran los casos de Zhang Zhan , un ex abogado y periodista (sin licencia profesional) que fue detenido en China en mayo por publicar videos en las redes sociales sobre el brote de covid-19 en Wuhan; y Hopewell Chin’ono , detenido desde julio en Zimbabwe, tras denunciar un escándalo de corrupción por la venta de equipos médicos al país.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre