Es necesario observar con atención la situación social y la respuesta de nuestros hermanos latinoamericanos, quienes se están levantando diciendo con rotundidad “basta ya” ante las derechas con sus salvajes políticas neoliberales.

En Chile el aumento de 5 centavos de dólar en el billete del metro fue la causa de las manifestaciones según nuestros vergonzosos medios de desinformación, lo que omiten es que este incremento fue el detonante en que los ciudadanos hastiados salieron a la calle a protestar en voz alta contra los abusos del capital, la corrupción en las instituciones y un gobierno que no les protege y se postra a los intereses del mercado.

La bandera Mapuche ondea al viento como símbolo de rebelión y resistencia de un pueblo que hoy valientemente lucha por lo que les corresponde por derecho propio, su dignidad como personas y recuperar su Estado del Bienestar.

Los mass media trivializan el motivo de las revueltas, no conviene al capital local transmitir la información veraz y en profundidad porque pueden despertar las conciencias dormidas de la mayoría.

Bolivia ha vivido una revolución democrática sin precedentes, los ciudadanos han respaldado a Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo, apostando por una forma de hacer gobierno en que los procesos de transformación deben continuar su desarrollo al servicio de la gente, no de las élites, una democracia viva y latente encaminándose con paso firme y sin dilación hacia la senda del desarrollo y la justicia social.

En Ecuador, “Esto no para hasta que el FMI salga de Ecuador”, es la llamada del movimiento indígena contra las medidas de austericidio de Lenin Moreno, radicalizando la revuelta por la respuesta del Gobierno al violar los derechos humanos, tratando a su gente como si fuesen los enemigos, los enfrentamientos se saldan con al menos 5 muertos, 500 heridos y 1000 detenidos; el día 14 de octubre después de 12 días de batallas campales la fortaleza y determinación de la gente logra imponerse al capital, se iniciaron las negociaciones para echar abajo el decreto del aumento en el precio del combustible y poner fin a la crisis, el pueblo se echó a la calle para festejar ese triunfo, en el parque del Arbolito epicentro de los disturbios en la capital, coreando al unísono el “si se puede, si se puede”.

Argentina ha virado hacia la izquierda dando como vencedor en primera vuelta a Alberto Fernández y Cristina Kirchnercon su partido Frente de todos contra el  conflicto socioeconómico del país generado por la centroderecha de Macri, según estadísticas oficiales revelan que en el primer semestre del año en curso 1.090.000 argentinos se sumaron como nuevos pobres, la pobreza alcanza el 35,5% de la población, con un 7,7% en la indigencia, 15.9 millones de argentinos viven en la pobreza moderada y extrema.

Nuestros hermanos latinoamericanos se han empezado a despertar después de un largo letargo, en que han padecido hambre y miserias, son conscientes de su situación social no solo como individuos, van más allá y su conciencia se hace colectiva, es necesario tomar nota y seguir sus pasos porque el capital busca nuestra polarización en que cada uno vela por sí mismo, al fragmentarnos socialmente somos vulnerables, pero si nos unimos como un colectivo para recuperar nuestra dignidad y derechos perdidos no va a haber nada ni nadie que pueda contra nosotros, porque “Sí se puede”, sí a la verdadera izquierda en nuestro país, sí a Unidas Podemos.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre