Los cítricos destacan por su gran contenido de Vitamina C, como la mayoría conoce. Sin embargo, contiene muchas otras propiedades, ya que nos proporcionan folatos, potasio, pectina, calcio y magnesio según la Asociación Addinma, Asociación de dietistas y nutricionistas, en Madrid.

Evidentemente, hay que tener en cuenta la calidad de la fruta, ya que de cada tipo de fruta hay subtipos con diferentes propiedades al mismo tiempo. Por ejemplo, si consumes naranjas Gourmet valencianas recién recolectadas, la calidad será mucho mayor y lo notarás en todos los sentidos. Esto ocurre igualmente con los demás tipos de frutas mientras el cultivo se haya llevado a cabo del modo más natural posible para no debilitar las propiedades de estas frutas. Por ejemplo, si consumes limones que contienen químicos y sustancias nocivas, el organismo sufrirá las consecuencias que provocan el consumo de esas sustancias antinaturales. De manera que le estaremos dando a nuestro organismo un producto con unas propiedades beneficiosas y al mismo tiempo otras sustancias que no sólo no aportan nada, sino que intoxican nuestros órganos.

Normalmente encontramos naranjas en el supermercado, pero no sabemos bien de donde vienen, si tienen sello de calidad ni cómo han sido cultivadas. Si quieres comprar naranjas de calidad, hay una empresa que se llama Citrus Gourmet, marca de ¨SAT 6579 Casablanca de Oliva, la cual lleva en funcionamiento de distribución de este tipo de frutas cultivadas de manera natural desde hace 33 años. Se han popularizado por ofrecer naranjas y mandarinas gourmet de alta calidad con toda su frescura y sabor, ya que sus plantaciones son naturales. Su lema principal es ¨del árbol a tu casa¨. Puedes hacer pedidos desde su página web a un precio muy asequible.

Los beneficios y propiedades de los cítricos

En primer lugar, la propiedad principal a destacar de los cítricos es su efecto antioxidante, por la ya conocida Vitamina C. Los beneficios de esta sustancia se relacionan con el fortalecimiento del sistema inmunológico, así como la prevención de una larga lista de enfermedades. Algunos ejemplos son la pérdida de visión, la sordera, las cataratas y la hipertensión

Los cítricos contienen ácido fólico, el cual beneficia sobre todo a las mujeres que están embarazadas. También ayudan a disminuir el nivel de homocisteína, una sustancia peligrosa que provoca enfermedades cardiovasculares. Además, los cítricos contienen potasio el cual es imprescindible en la trasmisión de impulsos nerviosos y el funcionamiento de los músculos. La pectina, menos conocida, se extrae de la cáscara y pulpa de estas frutas. En base a algunas investigaciones realizadas, se ha comprobado que esta sustancia tiene influencia positiva en la cura de algunos tipos de cáncer.

Si no eres un fiel seguidor de las naranjas, puedes comprar mandarinas, pomelos o limones en caso de que lo prefieras. Todas ellas tienen propiedades parecidas, así que tienes vía libre para agudizar tu imaginación y consumirlas del modo que desees. Un zumo de pomelo puede ser demasiado ácido y amargo, pero si lo combinas con mandarina que es mucho más dulce, obtendrás un resultado equilibrado. Se puede jugar con estas frutas mezclándolas como prefieras para encontrar la forma que más te agrade.

Inmunidad de enfermedades

En base a todas las propiedades comentadas anteriormente, llegamos a una conclusión: los cítricos provocan inmunidad al organismo contra enfermedades causadas por las bajas defensas. Esto suele ocurrir sobre todo en invierno cuando los virus nos acechan dejándonos débiles y en cama durante unos días. Los expertos recomiendan comprar naranjas de zumo para prevenir esos fuertes resfriados. Una vez la gripe ha irrumpido en tu organismo, los cítricos difícilmente van a poder hacer desaparecer los síntomas, pero sí que podrán reducir el malestar y disminuir el tiempo de gestación. Obviamente esto deberá de combinarse con la ingesta de mucha agua y una dieta equilibrada. Esto se produce porque los cítricos contienen sales minerales que ayudan a desintoxicar el organismo combatiendo las sustancias nocivas acumuladas.

Existen muchas bebidas isotónicas que son recomendadas por los médicos cuando sufrimos algún tipo de virus estomacal. Sin embargo, no es muy común escuchar que tú mismo puedes fabricar tu propia bebida. El modo más fácil de hacerlo es combinando zumo de cítrico (el que más te agrade) con agua y una pizca de sal, consiguiendo un efecto nutritivo más potente que las bebidas industriales. Los cítricos contienen una proporción de azucares perfecta para ser consumida. Dependiendo de tus preferencias puedes hacerlo con naranja si quieres un resultado más dulce, o con limón si prefieres los sabores ácidos. Con medio vaso de zumo de cítrico, tenemos la cantidad diaria necesaria que nuestro organismo necesita.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre