Cada cierto tiempo, inevitablemente, algún poder fáctico de la economía española se encarga de deslizar un inquietante mensaje: nos podemos quedar sin pensiones si no reformamos el sistema ya. En esta ocasión le ha tocado el turno al Banco de España, que avisa de que garantizar las pensiones requerirá “ajustes” en ingresos y gastos y acto seguido exige “reformas de calado” para garantizar la viabilidad social y financiera del sistema tal como lo hemos conocido. Los malos augurios para millones de españoles que están a punto de jubilarse y temen perder su paga estatal tras toda una vida de trabajo, cotización y esfuerzo han llegado por boca del director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce.

Ayer mismo, y durante su intervención en unas jornadas organizadas por el BBVA (cómo no, tenía que ser un banco el escenario elegido para propagar la doctrina del pánico), Arce ha recordado a los españoles que el sistema de pensiones se enfrenta a corto y largo plazo a una situación deficitaria y a la “presión al alza” por el aumento de la tasa de dependencia, la mayor esperanza de vida de las personas y la jubilación de los “baby boomers”, las generaciones más numerosas que nacieron en la década de los sesenta y setenta.

Tirando de viejo manual neoliberal, el alto cargo del Banco de España ha asegurado que las reformas sobre el sistema llevadas a cabo en 2011 y 2013, precisamente durante los gobiernos de Mariano Rajoy (oh casualidad), supusieron un “avance sustancial” para garantizar la sostenibilidad financiera del sistema. Para las élites financieras, los recortes que el PP impuso en su día al sistema público de pensiones, como el factor de sostenibilidad y el Índice de Revalorización, iban por el buen camino. No obstante, al haberse suspendido estas medidas por decisión del Gobierno socialista, cuya intención es revalorizar las pensiones, Arce ve amenazas contra el futuro del sistema y cree necesario lograr acuerdos “amplios” para garantizar la estabilidad. Es decir, el relato construido por el órgano supervisor podría resumirse en lo siguiente: más política neoliberal y menos alegrías socialdemócratas.

En su programa de 370 medidas que el PSOE puso encima de la mesa en su negociación con Unidas Podemos para la frustrada formación de un Gobierno ya se incluía el blindaje constitucional de las pensiones y ligar su subida al IPC, una propuesta que por lo visto y oído ha espeluznado y provocado la correspondiente urticaria en los poderes financieros del país. La derecha empresarial y bancaria no quiere ni oír hablar de mejorar la calidad de vida de la gente, ni de incrementar el gasto público en políticas sociales que luchen contra la desigualdad. De ahí que el Banco de España haya puesto ya en marcha su prodigiosa maquinaria del miedo, tratando de asustar a los españoles para que abandonen cualquier esperanza de mejora económica en su vejez.

En esa misma línea de aterrorizar al personal con el viejo cuento de “que viene el lobo”, van los datos que ha expuesto el director general de Economía y Estadística: el déficit de la Seguridad Social se ha disparado por el gasto en pensiones contributivas, desde el 7,4% del PIB en 2007 al 10,6% en 2018; el paulatino envejecimiento de la población y la escasez de cotizantes por culpa de un mercado laboral cada vez más escaso, precario y maquinizado impedirá sostener el sistema (de seguir la actual evolución demográfica ello implicaría un aumento del gasto en pensiones de entre 5 y 7,2 puntos del PIB en 2035 y de entre 7,6 y 13,6 puntos del PIB en 2050); y finalmente llegará el crack, la tan temida quiebra de la hucha de las pensiones, que acabará por vaciarse. Para contrarrestar esos efectos negativos, Arce apuesta por valorar la posibilidad de introducir “ajustes” (ese eufemismo) en la edad efectiva de jubilación, hasta situarla en el entorno de los 64 años. De momento nada dice de la necesidad de que los españoles suscriban planes de pensiones privados, pero más tarde o más temprano también nos lo sugerirán e incluso nos los terminarán imponiendo.

Todo son malas noticias, todo negros presagios que en un contexto de recesión mundial aún infunde más miedo al futuro entre la población. Así, el enfriamiento de la economía alemana, la guerra de los aranceles de Trump, la caída de las Bolsas y el Brexit serían armas de destrucción masiva perfectas para mantener callada y sumisa a la ciudadanía. El objetivo último de estos nefastos mensajes sería advertir al pueblo de que se vaya olvidando de los gobiernos socialdemócratas, de que abandone toda idea de vincular las pensiones a la subida del coste de la vida, el IPC –tal como propone Sánchez–, ya que ello aumentaría el gasto en aproximadamente dos puntos del PIB en 2030 y en más de tres puntos del PIB en 2050, según Arce. El miedo sigue siendo el arma política predilecta de los gobernantes, pero el miedo también es un veneno letal y corrosivo para la economía. O como dice en su certero análisis Xavier Vidal-Folch: “El catastrofismo es catastrófico. Más exacto: provoca efectos catastróficos. Si la complacencia desarma al personal ante los reveses pues le coge de improviso, la exageración precipita el estancamiento al retraer sus decisiones”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Es curioso que nunca se plantea por estos sesudos economistas (jajajaja), si son sostenibles el Senado, El Consejo de Estado, 17 parlamentos autonómicos, supongo que 17 defensores del pueblo, Consejos consultivos de las CCAA y toda la cofradía de asesores, cargos de confianza, sociedades públicas y privadas de titularidad pública, y todo el conjunto de organismos y entes creados, con el único fin de colocar políticos, para que sigan viviendo del cuento. Lo de trabajar es para nosotros. Y en cuanto al Banco de España, por qué no se dedica a lo suyo y seguramente nos hubiéramos evitado alguno de los escándalos vividos que, por cierto, nos ha tocado pagar a los de siempre. Y no crean que me olvido del saqueo que se ha producido en este país. Así que el Sr. Arce, esté a lo que debe estar, por si acaso. Porque creo que aquí, en este país, el problema, más que de dinero, es de vergüenza.

  2. totalmente de acuerdo con lo dicho por JMHB lo único que se ha dejado es que los politicos no cotizan a la seguridad social y la pen sión que se meten a la buchaca si están 8 años en el cargo en la máxima pero no de la seguridad social si no de la que cobran del hemiciclo, son unos auténticos sinverguenzas

  3. COTIZACIÓN MEDIA POR TRABAJADOR EN ESPAÑA (2018) CAPITALIZADA ANTES DE IMPUESTOS.
    Cotizaciones OBLIGATORIAS a la Seg. Social:
    A nivel nacional en 2018, la parte que aporta el empleador de media es de 7.187,46€ anuales que es el 29,9%; el resto, hasta el 36,2% lo aporta el trabajador, por lo que el total cotizado POR TRABAJADOR son 8.701€ ANUALES.
    Revalorización media anual (25 AÑOS) del IBEX 35 CON DIVIDENDOS: 9,16%. (incluídas las ENORMES caídas bursátiles de 2000 (-57%) y 2008 (-56%)).
    8.701€ incrementados un 2,5% anualmente por inflación invertidos al 9,16% después de 37 años resultan 3.296.233€ o 1.322.010€ actuales.
    El monto que se puede retirar mensualmente con 1.322.010€ desde los 67 a los 92 años suponiendo una rentabilidad del 2% de lo que va restando y una inflación también del 2%:
    A los 67 años, equivalente al poder de compra actual de: 5.592€ MENSUALES.
    A los 92 años, equivalente al poder de compra actual de: 3.408€ MENSUALES.
    (Cálculos antes de impuestos).
    Queda así demostrada LA ESTAFA PIRAMIDAL DEL SISTEMA socio-comunista DE REPARTO diseñada por los políticos para impedir la INDEPENDENCIA de los ciudadanos del Estado corrupto.
    Ver «2.-» con los enlaces justificativos.
    2.-
    https://www.ine.es/prensa/eacl_2018.pdf
    https://shorturl.me/meEHj
    https://shorturl.me/qG6FX
    https://shorturl.me/Q8pg9pf
    https://shorturl.me/OU9pnJc

  4. Una solución importante ,sería, quitar politicos y al resto bajarles los sueldazos!!!,
    Que devuelvan todo lo robado ,los bancos ,lo mismo ,!!!que devuelvan el dinero prestado!!,que Rajoy se lo dio del fomdo de pensiones!!!
    Los GURTEL,PUYOL,URDANGARIN ,RATO ,ETC ,YA QUE SI PONEMOS TODOS, NO ENTRAN ,QUE DUELVAN EL DINERO. Y VEREMOS COMO SUBE LA CAJA

  5. Yo no me preocuparía mucho por el futuro de las pensiones… hace tiempo que dejaron de tenerlo…en realidad lo que se percibe es una Renta Básica Universal que se financia con la deuda pública que adquieren las grandes corporaciones financieras percibiendo un interés negativo, que aumenta cada día que pasa y con una perspectiva de reembolso tendente a CERO.
    ¿Y porqué lo hacen? Porqué el día que la gente pase hambre rodarán cabezas, las suyas concretamente, solo hay que fijarse en la historia.. la revolución francesa, la revolución rusa, etc. el hambre es lo que las hizo estallar… A ver quien es el guapo que les dice a los pensionistas, rentas básicas de inserción, parados de larga duracion, PER, etc que a partir de mañana cobrarán un 30%,40% o 50% menos… la avaricia rompe el saco.

    • Estoy de acuerdo con tu análisis Pedro, lo que viene a ser una especie de estafa piramidal, una huída hacia delante, auspiciada y protagonizada por nuestro sector público. Pero mi pregunta es, ¿quebrará el sector público?… porque si eso pasa… es el caos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =