Año 2003, concurso número 279/2003. Gestión de servicios públicos por concierto para la implantación de dos unidades de acelerador lineal y la realización de la técnica de tratamiento de radioterápico mediante los mismos en las instalaciones del Hospital General Universitario de Elche, el presupuesto rondaba los 9.400.000 €, adjudicado.

El Hospital General Universitario de Elche en el año 2004 no disponía de la infraestructura necesaria para hacer frente a la instalación de los dos LINAC (acelerador médico lineal, LINAC, por sus siglas en inglés), el TAC (tomografía axial computarizada), y toda la instrumentalización incluida en concurso anteriormente citado, por lo que la adjudicataria tuvo que tratar a los pacientes en otros lugares. Es en el año 2007 cuando se terminan las obras del Hospital y cuando la empresa se dispone a instalar todo el servicio de Radio Terapia, siendo en 2008 cuando el primer paciente es tratado.

Llegando a atender a unos 80 pacientes diarios, prácticamente no sufrían la lacra de las largas listas de espera mal normalizadas que se suelen tener padecer en nuestro país, algo que en Elche agradecían los pacientes, las asociaciones que representan a estos e incluso la propia Gerencia del Hospital. 

En el año 2015 los Servicios de Radio Física y Oncología Radioterápica de ERESA y el Laboratorio de Genética Molecular del Hospital General Universitario de Elche, el instituto de Biología Molecular y Celular de la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (FISABIO), trabajaban en conjunto para presentar en el Congreso de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) una investigación acerca de cómo se eliminaban las células de los tumores cerebrales tras la aplicación de la radioterapia, lo cual nos hace pensar que todo va viento en popa a toda vela. El servicio proporcionado era tal, que llegaron a tratar pacientes de otras provincias.

El contrato firmado con la empresa tenía una duración de 8 años, por lo que a partir de 2012 podríamos decir que el coste invertido ya estaba amortizado aun habiéndose puesto en funcionamiento real en 2008 cuando hiciera su apertura el Hospital. El Linac en cuestión del Hospital de Elche no se anuncia en la propia web de la empresa, pero si se dispone de un equipo más moderno por el “módico” precio de 1.200.000 € sin contar los extras necesarios, advirtiendo en varias ocasiones los propios profesionales que todavía le quedan al menos 5 años de vida útil, pero ¿Qué está ocurriendo con dicho equipo? 

Han decidido enviarlo a la chatarra, un equipo que esta salvando vidas, que valga la redundancia, todavía tiene vida útil, es desmantelado y tirado como un juguete viejo, ¿la razón?, la Fundación Amancio Ortega en 2017 les regalaba un juguete nuevo y como ya ocurriera en 2003 no tienen donde instalarlo. Ahora es donde me toca preguntar, ¿no sería más fácil hacer una obra donde se pudiera dar un nuevo emplazamiento al equipo “donado” ?, o retorciendo más si cabe el asunto, podríamos pensar que, a la hora de desmontarlo, en lugar de enviarlo a la chatarra podrían montarlo en otra región en la que no se disponga de este material, cosa que particularmente no recomiendo, viendo que la población de Elche ha aumentado en los últimos años.

No solo en temas materiales resulta algo turbio todo este entramado, según fuentes del propio hospital, presuntamente por parte de la Conselleria no se ha renovado el contrato tampoco con el personal incluido en el concurso que se aprobó en 2003, la empresa sí esta pagando a los empleados que siguen dando servicio en Elche, lo que no sabemos es quien está pagando a dicha empresa por esos servicios desde 2012, sería sencillo haber subrogado a dichos empleados, ¿verdad?, de hecho la reversión de lo privado a lo publico ya esta inventada, en 2018 se revirtió el Hospital de Alzira haciéndolo público 100%, advirtiendo que Alzira se encuentra en la Comunidad Autónoma de Valencia del mismo modo que Elche, por lo que volvemos a no entender la distinta gestión de una misma Comunidad en aspectos sanitarios.

Teóricamente la Bolsa de Sanidad de la Comunidad Valenciana otorga unas puntuaciones a los empleados (0,3 puntos por mes trabajado), esta puntuación parece ser que tampoco les está otorgando la consellera Ana Barceló Chico, por lo que si los actuales empleados del equipo de radio terapia fueran despedidos por su empresa, no podrían ser llamados para cubrir vacantes en la Sanidad Pública, algo que resulta contradictorio de nuevo, cuando en el Hospital de Vinalopó, siendo este de gestión privada si ocurre.   

Haber dejado al Partido Popular de lado en la Comunidad Valenciana, dando paso al Partido Socialista, no parece haber mejorado la situación en cuestiones sanitarias, una vez mas el bipartidismo hace de las suyas mal gestionando los servicios públicos, procurando rebajar el nivel hasta el punto que sea “necesaria” la puesta en marcha de las derivaciones a la privada, situación en la que se están viendo en Elche al no disponer del servicio de Radio Terapia aquel del que tanto se presumía en su momento, y enviando a los pacientes públicos al Hospital IMED Elche, 100% privado y que se encuentra a tan solo 15 kilómetros del Universitario, como diría mi abuela, las casualidades no existen.

Actualmente se ha dispuesto una recogida de firmas mediante Change.org donde se explica brevemente toda esta aberración.

Para despedirme les diré que he revisado los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, Elche ha pasado de tener 177539 habitantes en 2004 a contar con 190696 ciudadanas y ciudadanos, a mayor numero de habitantes, menor numero de maquinaria, bienvenidos al caso del cangrejo de la radioterapia.

FUCK CÁNCER Y SANIDAD PÚBLICA.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre