domingo, 19septiembre, 2021
29.4 C
Seville

La vida y el tiempo

Francis López Guerrero
Profesor de lengua y literatura.
- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

¡Ah de la vida!… ¿Nadie me responde? ¡Ah del tiempo!… Lleno de respuestas abrumadas y abrumadoras.

Hombres y mujeres somos animales metafísicos. Negar esto es reducirnos a instinto y pulsiones, a mamíferos de cueva o madriguera con un sinnúmero de aplicaciones móviles. La vida y el tiempo son esos hermanos siameses que se pegan también a nuestro cuerpo desde nuestro nacimiento. Cuando somos depositados por el azar en un lugar determinado -la lotería identitaria- y en un núcleo familiar -si lo hay- ya los llevamos adheridos. Son como lapas trascendentales a la expectativa de pegarse al roquedal erosionable de los humanos. Tu cuerpo y los hermanos siameses serán inseparables hasta el último respiro.

Sin embargo, nadie nos explica la diferencia   crucial -hete aquí el misterio, otro más- existente entre ambos. Ni siquiera en los centros educativos donde somos instruidos y formados y donde antes que nada deberíamos ser tratados como cachorros metafísicos en vez de como futuribles productores y consumidores. Nadie nos enseña la comprensión y el uso y manejo de esa diferencia capital entre la vida y el tiempo. Parecen dos conceptos etéreos pero tienen forma y figura. Sufrimos el espejismo de que nos alimentamos de ellos pero son ellos los que se alimentan de nosotros.

La vida hay que vivirla y demostrarla contra las imposiciones de los pesimistas, pero el tiempo se debe educar en la adquisición de su memoria y ética redondas. La vida es material fungible, el tiempo es materia artística; una de las bellas artes más apócrifas. La vida es un receptáculo más o menos pretencioso, el tiempo es el contenido de éste, y debe estar bien alambicado y saber a esencias. El tiempo no huye, la que huye despavorida es la vida si no le conseguimos la horma de un tiempo adecuado. La vida es la calle cambiante y el tiempo la celosía inviolable que está detrás.

La vida hay que usarla y tirarla -no derrapo, es la consigna del materialismo utilitarista de nuestros días-, el tiempo hay que sorprenderlo y atraparlo y depredarlo con ansias y dejar un poco guardado en una despensa para cuando la vida se te eche a perder y volver a engullirlo, devorarlo muchas veces; elevarlo al cubo y convertirlo en alimento cíclico y nuevamente comestible. El tiempo es el antídoto de la vida ponzoñosa. La vida es una dama casquivana que con lo que te cuenta te va enamorando o todo lo contrario; y el tiempo un caballero eremita y cultivado que te cautiva cuando sale de su retiro y no cuenta nada, sólo te hace ver. La vida es una charlatana camastrona.

El tiempo un monje silencioso, que al quitarse la capucha te hace entender por qué la vida canta a pesar de estar sangrando por un costado. El tiempo es un anciano saludable. La vida, una herida joven y folclórica. La vida es cosa pública. El tiempo y mi tiempo un derecho propio. La vida corre como un río manriqueño y el tiempo se sienta a contemplarlo a ambas orillas. Fotografiar es conferir importancia, afirmaba Susan Sontag, por eso, el tiempo es la fotografía sorpresa que hace el alma de la vida y la presencia coetánea de lo pretérito, lo actual y lo venidero. Es un reportero gráfico con literatura.

Es el brebaje que se prepara, precisamente con tiempo, y se ingiere para ver la tremebunda alucinación de la bestia de las tres cabezas: Ayer, Hoy y Mañana. El cancerbero existencial que protege tus infiernos de los ladridos y los bocados que te dan los adentros cuando no puedes sobornarlos con un Rolex o tabaco. La esperanza y las ilusiones son tricéfalas, como una santísima trinidad particular,y saben a agua y huelen al olor invisible del agua. El tiempo es la diálisis de la vida, elimina la urea y las sobras que contaminaban.

La vida es Cervantes en la escritura de El Quijote. El tiempo es Quevedo derrotado y abandonado en Villanueva de los Infantes. La vida  y el tiempo no tienen ninguna medida exacta, son más cuánticos que el gato de Schrödinger y no cabrían en un siglo, ya fuera de oro o de coltán. La vida es una entrega inconsciente a la intemporalidad, el tiempo un deseo irremediable de vida. La vida goza de un excesivo pedigrí aristocrático. El tiempo únicamente puede presumir de que se ha forjado a sí mismo, para lo bueno y para lo malo. 

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Incultura y Mar Menor

Cada día que pasa se nota más la incultura en la Región de Murcia con respecto al Mar Menor. De todos los sitios de España,...

Pedro Sánchez, ¿Tira piedras sobre el tejado delo PSOE?

Sino apuntar en esa dirección, pero no cabe la menor duda, que al menos no está haciendo las políticas oportunas y necesarias para que...

La Delegación del Gobierno en Madrid responde sobre la manifestación homófoba en Chueca

Después de que el Ejecutivo, a través de la Ministra Irene Montero anunciase ayer que pondrían en conocimiento de la Fiscalía los hechos acontecidos...

El Ayuntamiento de Berlín a punto de finalizar la compra de 14.500 viviendas a dos inmobiliarias

Después de que una iniciativa popular pusiera en marcha la idea de que desde las instituciones públicas se pudieran comprar inmuebles para ponerlos a...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Incultura y Mar Menor

Cada día que pasa se nota más la incultura en la Región de Murcia con respecto al Mar Menor. De todos los sitios de España,...

Pedro Sánchez, ¿Tira piedras sobre el tejado delo PSOE?

Sino apuntar en esa dirección, pero no cabe la menor duda, que al menos no está haciendo las políticas oportunas y necesarias para que...

La Delegación del Gobierno en Madrid responde sobre la manifestación homófoba en Chueca

Después de que el Ejecutivo, a través de la Ministra Irene Montero anunciase ayer que pondrían en conocimiento de la Fiscalía los hechos acontecidos...

El Ayuntamiento de Berlín a punto de finalizar la compra de 14.500 viviendas a dos inmobiliarias

Después de que una iniciativa popular pusiera en marcha la idea de que desde las instituciones públicas se pudieran comprar inmuebles para ponerlos a...