Yo no sé si es el mejor momento para plantearse una República, y lo digo yo que soy republicana convencida. Pero para lo que si ha llegado el momento, es para reformar la Constitución Española, y abordar muchos de los problemas que en su momento no se tocaron, dado que se deben reformar artículos que conciernen a la Monarquía, deberíamos aprovechar para estudiar otros muchos derechos y obligaciones que se pueden mejorar o reformar, ya que en el momento de la Transición y recién salidos de una dictadura de 40 años, había asuntos difíciles de tratar.

Ya llevamos 42 años de una Democracia consolidada, y en este tiempo se ha avanzado en derechos y se deben exigir más obligaciones, dado el carácter del español. Si en esta pandemia tan dura que estamos pasando, no hemos aprendido a ser ciudadanos con un comportamiento responsable, ya que a no ser que se prohíban las cosas, no somos lo suficientemente adultos como para saber lo que no debemos hacer, sin necesidad de prohibiciones.

Este infantilismo de la ciudadanía, es cada día más manifiesto, no pueden tratarnos como ciudadanos responsables, porque hemos demostrado sobradamente, que cada vez que intentan aligerar las restricciones, salimos de estampida como borregos. Somos incapaces de analizar antes de actuar con un mínimo de cordura y sensatez.

Creo que se debe afrontar la reforma de la Constitución de forma seria, con altura de miras, con responsabilidad, buscando lo que nos une y con el mayor consenso posible. Ha llegado la hora de dejar de echarse los trastos a la cabeza, y de que nuestros políticos sean estadistas, se comporten con dignidad, honestidad y responsabilidad, anteponiendo el bienestar general por encima de sus intereses partidistas, más propios de cainitas. Es el momento de demostrar al pueblo español ¿por qué se les ha elegido?, y hacer que el pueblo se sienta orgulloso de ellos, dando solución a los problemas, y no formando parte de los mismos.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Sería de agradecer que expusiera qué artículos se deberían reformar, y de qué manera la reforma de esos artículos contribuirían a solucionar problemas que sin esa reforma no se pueden abordar.

    La Constitución no supone ningún impedimento para que los partidos en el poder gobiernen como deben, ni su reforma haría que dejen de hacer lo que no deben.

    Reformar una constitución cuando unos quieren mayor autonomía otros recentralizar (a la francesas) unos monarquía y otros república sin que exista un consenso mayoritario a favor de ninguna de las posturas es crear otro problema sin resolver ninguno.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre