La RAE aceptó el año pasado, por eso de la defensa de la evolución de la lengua, palabras como rojillo, muslamen y pechamen. Pero, eso sí, es inviable el lenguaje inclusivo y se niega en banda a diferenciar entre ministros y ministras en el texto de la Carta Magna. Decepcionada se encuentra la vicepresidenta, Carmen Calvo, tras el resultado del análisis que ella misma pidió a la Real Academia de la Lengua para un lenguaje inclusivo.

LA RAE INSISTE EN QUE NO HAY NECESIDAD DE ESCRIBIR MINISTROS Y MINISTRAS

Calabazas ha dado la RAE a Carmen Calvo, que entiende que rojillo es un término muy apropiado para los tiempos que corren, pero no ve necesidad alguna de eliminar el lenguaje sexista. Dice el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, que la Academia de la Lengua «no está dormida y trabaja por la feminización del lenguaje«, pero después de estudiar la Carta Magna la institución que dirige ha llegado a la conclusión de que, en la mayoría de los casos, el masculino genérico es inclusivo y no haría falta cambiarlo ni desdoblarlo.

Hasta el Gobierno de Egipto se planteó en el 2012 la modificación por el lenguaje inclusivo de su Constitución. Una reforma que no llegó a llevarse a cabo, pero hay que tener en cuenta la religión musulmana que impera en el país y aún así se planeó el tema.

Declaraciones Carmen Calvo

En declaraciones a los periodistas, antes de presidir la reunión extraordinaria de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, Carmen Calvo ha confiado en que el informe de la RAE sobre el lenguaje inclusivo «no sea demasiado decepcionante» pero igualmente ha dicho que «está en la calle» y no hay quien pare esos cambios.

«En la calle nos llaman vicepresidentas, ministras, diputadas, alcaldesas y concejalas… Las mujeres, si nos llaman ‘vicepresidente’ no volvemos la cara, nos tienen que llamar vicepresidenta para sentirnos concernidas», ha reivindicado Calvo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × uno =