Desde Diario16 ya se hacía eco de la queja presentada oficialmente por la Agrupación Reformista de Policías, pero de poco ha servido. La Policía Nacional ha desfilado en procesiones de Semana Santa y los participantes de las mismas han tenido que llevar puesto el uniforme oficial reglamentario, algo que ya denunciaban desde ARP porque “pone en riesgo tanto a la propia policía, como al público en general” al encontrarnos en fase 4 de la alerta antiterrorista.

En varios vídeos publicados en redes sociales, y que han sido compartidos por ARP, se puede ver que como cada año las procesiones de Semana Santa de los cuerpos de seguridad del Estado han transcurrido con los participantes obligados a vestir el uniforme. Una práctica que denuncian por tratarse de “voluntarios que reciben compensaciones no baremables, mientras que los que trabajan no reciben nada”.

El portavoz de ARP, Luis Miguel Llorente, dejaba ya clara la postura de la agrupación, respecto a la obligación de acudir a esta clase de actos con el uniforme: “La presencia de policías vestidos de uniforme procesionando, pone en riesgo tanto a la propia policía, como al público en general. La ARP no está contra las tradiciones, pero sí con la libertad de poder decir si se acude o no a un acto religioso”

Y desde la Agrupación Reformista de Policías han criticado duramente las compensaciones que se pagan a los policías que desfilan, asegurando que este tipo de pagas llevadas a cabo por participar en eventos religiosos parecen dejar claro que “las funciones policiales no son siempre lo prioritario en el CNP”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre