Después de la aplicación del 155 en Cataluña, la ONU emitió un comunicado a la web de la Oficina del Alto Comisionado por los Derechos Humanos, donde se deploraba la supresión de la autonomía de Cataluña para ser contrario a los derechos fundamentales, a la legalidad internacional y también a la española.

De manera muy clara y diáfana, explicaba que la aplicación del 155 suponía un retroceso inaceptable en la aplicación de los derechos humanos, que era contraria en los artículos 1, 19, 25 y 27 del Pacto Internacional para los Derechos Civiles y Políticos (ICPCR]) y que, atención, también era contrario a la propia Constitución Española, que, en virtud de su artículo 10 (2), se auto obliga a ser interpretada siempre de acuerdo con los pactos internacionales firmados por España en materia de derechos fundamentales (incluyendo el mencionado ICPCR).

El comunicado era muy contundente estableciendo el carácter ius cogens del derecho de autodeterminación de los pueblos, es decir, que es un derecho fundamental que en caso de conflicto está por encima de otros derechos. Esto significa, por ejemplo, que el derecho a la autodeterminación está por sobre el derecho a la integridad territorial de los estados, y que estos últimos no tienen, por lo tanto, la potestad para denegar el ejercicio. Más bien el contrario, de acuerdo con las diversas resoluciones de la ONU (por ejemplo al 2625/XXV del 24 de octubre de 1970), los estados no solo no se pueden negar, sino que tienen que velar por su ejercicio en libertad y sin interferencias.

Constitución Artículo 10.2 Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán en conformidad con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de los tratados y acuerdos internacionales sobre estas materias ratificados por España.

Se preguntarán el motivo de este video. Después de verlo tranquilamente sigan leyendo y lo entenderán de sobra. Es la eurodiputada catalana  Clara Ponsatí en el parlamento europeo.

La Sentencia del Tribunal Internacional de La Haya de 22-07-2010 se expresaba en estos términos, a saber:

1/. Declaramos que no existe, en Derecho Internacional, ninguna norma que prohíba las declaraciones unilaterales de independencia.

2/. Declaramos que cuando hay una contradicción entre la legalidad constitucional de un Estado y la voluntad democrática, prevalece esta segunda.

3/. Declaramos que en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la Ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que es esta la que crea y modifica cuando sea necesario, la legalidad vigente.

Entiendo que si las resoluciones de la ONU son de 1970 y la Constitución de 1978. ¿Por qué España admitió incluir aquellos pactos y lo reflejó en el artículo 10.2 de la carta magna, sin decir que no pensaba cumplirlos?

España dice que un referéndum no se contempla en la constitución. Se ha contemplado cuando le ha convenido. Además, ¿cómo sabremos lo que quiere la gente, en referencia a la autodeterminación, si no está convocada a las urnas?

Esta sentencia ocasionó la independencia de Kosovo porque así lo deseaban sus habitantes. España, que es una democracia «plena», todavía no la ha reconocido y no hace falta que nos preguntamos el motivo. El ridículo llega a externos que hacen avergonzar. Teniendo que jugar un partido de fútbol Kosovo contra la «roja» se ha prohibido la palabra Kosovo como nombre del equipo contrincante a través de los medios de comunicación estatales (RTVE y RNE)

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿Es propia esta actitud de un país con democracia plena? El motivo de no querer reconocer a Kosovo se ve a la legua. Frases como «Roja antes que Rota» y «Una Grande y Libre» todavía están muy arraigadas en España. ¿Tanto cuesta entender que los catalanes no quieren romper nada? ¿Tanto cuesta entender a Cataluña y por qué quiere ser independiente?

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. El supuesto texto del Tribunal de la Haya es una patraña del nacionalismo. Ese texto está reescrito y manipulado para que diga lo que el texto original no dice.

    En primer lugar el texto citado no es una «sentencia», sino una «Opinión consultiva» de la Corte Internacional de Justicia sobre la conformidad con el derecho internacional de la declaración unilateral de independencia relativa a «Kosovo».

    El texto dice. «Las cuestiones relativas a la amplitud del derecho a la libre autodeterminación y a la existencia de algún tipo de derecho a una «secesión remedio» EXCEDE el alcance de la cuestión planteada por la Asamblea General. El derecho internacional general no contiene ninguna prohibición aplicable respecto a las declaraciones de independencia -La declaración de independencia (de Kosovo) del 17 de febrero de 2008 no infringe el derecho internacional general»

    En cuanto los fragmentos que dicen;

    «cuando hay una contradicción entre la legalidad constitucional de un Estado, y la voluntad democrática, prevalece esta segunda»,

    «en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la Ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que esta es la que crea y modifica cuando sea necesario la legalidad vigente»,

    Simplemente no aparecen en ese texto.

  2. Un estado nacido del derramamiento de sangre compatriota, impuesto a sangre y fuego, fortalecido por trescientos campos de exterminio y el terrorismo que marcó para siempre la vida de ciudadanos, como siervos acomplejados y temerosos de un nuevo genocidio. No es un estado legal ni real. Es un estado roto. Las resoluciones de Europa se oyen, pero no se sienten en la vida real de este campo de destrucción masiva. Dan la razón a quien la tiene, pero, si esta ja está muerto o, ha pasado veinte o más años en prisión, ya no la hace falta justicia, ja la ha perdido. El Pueblo nunca tuvo una constitución, solo una transacción entre pistoleros asesinos y los sometidos por el terror.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre