Hay dos componentes que constituyen la fuerza motriz de nuestra actualidad: la naturalización del discurso anti-ideológico del fascismo y la destrucción del Estado como garante de los Derechos. Como pueden observar, no son motores que discrepen o no puedan trabajar juntos, van de la mano aunque por senderos diferentes.

Por enésima vez voy a intentar describir algo sutil… El fascismo no es una ideología, aunque sean ideas, no es lo mismo; cuando en una sociedad se postula tal un radicalismo simétrico de la izquierda extrema es que ya está venciendo, porque en realidad no puede ser así. La extrema izquierda es ideología porque tiene un programa político, económico, ético (más bien moral) que considera alternativo al dominante, fíjense el matiz: lo que nos dicen es si hacemos esto, se produce lo otro, si no: aquello… no desvarío, sólo quiero hacer un análisis grueso para que perciban la diferencia, lo que nos proponen (o nos quieren imponer) es un programa político encaminado a generar un tipo de sociedad diferente. No entremos a valorar su contenido. Ahora mismo nos da igual que sea usted partidario o contraria.

Hacemos mal en hablar de extrema derecha, al nombrarla así legitimamos la lógica de la simetría que decíamos… el fascismo es otra cosa; la extrema derecha, el conservadurismo radical, el liberalismo extremo sí son opciones políticas, el extremo contrario de la izquierda radical: casi punto por punto la imagen en negativo de aquélla. Tampoco nos importa ser partidaria o contrario ahora.

El fascismo no es ideología, postula una única realidad, una naturaleza única y por tanto su sola función pública es eliminar la excrecencia, lo sobrante, lo aberrante, lo que sobresale del molde planificado que ellos llaman mundo y vida. Fíjense que en cada momento histórico, geográfico, en cada cultura, en cada sociedad esta posición criminal adapta su discurso para perseguir razas, creencias, ideologías, clases… da igual porque no tienen una definición propia, de hecho los fascismos son excluyentes con los demás fascismos: el nazi alemán despreciaba al fascista italiano que abominaba del falangismo español que ninguneaba al alemán nazi; la exaltación de una patria es el desprecio a las otras, sólo se alían esquivamente por una posible victoria. En cambio, todas las demás opciones políticas tienen terrenos comunes donde podría existir una concordancia aunque fuera ridícula. Para ellos es la Verdad o la Nada, son nihilistas en un sentido pérfido, destructivo. Es por ello que redefinen todo, y en cada concepto, en cada idea eliminan cuanto la tradición cultural pudo aquilatar para sesgarla y metamorfosear todo en su neopensamiento.

Cuando usted llama extrema derecha al fascismo, contribuye a su asimilación como frente ideológico, que es precisamente su pretensión última para suprimir la política, a la que desprecian. Por eso, cuando usted dice que Podemos y Vox son fuerzas radicales opuestas vertebradas sobre la moderación central: sin apercibirse está construyendo, está colaborando con el discurso fascista, porque es un hecho que los adversarios de la izquierda más bruta son los derechosos más animales, pero el fascismo en realidad los eliminaría a todos.

En España hay pendiente una popularización de la Historia de la represión franquista contra las derechas españolas, contra algunos sectores de la Iglesia, contra empresarios liberales, contra los monárquicos (mientras no les dio por colocarse como rey raro entre un Alfonso y un Juan Carlos) incluso llegado a un cierto momento contra la propia Falange… son peligrosos, porque la violencia es su fluido vital, sólo contemplan su naturaleza divina como realidad, lo demás les estorba.

Mi otra estomagante repetición es una alarma. Qué haría usted si su hijo mostrara síntomas de una enfermedad grave y tratara de pedir cita con su médico de familia ahora mismo; muy sencillo, si se lo puede permitir: acudir a un privado. Es verdad que lo tratarían en la Pública, pero también que la tentación de ahorrar plazos, gestiones y protocolos es enorme. Lo voy a decir muy sencillo, la epopeya (la tentación de decir “epopolla” es enorme) de ir al médico, a un colegio o una facultad universitaria, al banco, a pagar impuestos, a reclamar un recibo, al Ayuntamiento, a la policía, a un restaurante concreto… supera nuestra paciencia, pero es la nueva normalidad para la mayoría que no va a poder permitirse otra cosa. Si usted tiene dinero no necesitará ir ningún sitio para que le solucionen nada, si tiene usted quien le gestione todo: disfrutará de la vieja normalidad sólo que depurada, acendrada, mejor, más exclusivista. Minoritaria. De pago.

Nos la han metido doblada. Éste es el futuro. No se engañe. El mundo de los Derechos como lo conocíamos ha muerto, su cadáver se llama beneficencia, pero la caridad se ejerce mientras haya medios: cuando no seamos capaces de sostener lo social, se acabará y construiremos una ideología que lo explique… salvo que el fascismo haya ocupado todos los intersticios sociales, quizá vayan buscando una solución final para entonces. Será usted un torpe analista si los confundiera con un partido concreto, eso es sólo una herramienta.

Dos respuestas, dos contrafuerzas, pues, son necesarias. Necesitamos ideología y activismo, pero fíjese el matiz, este exhorto no es para la izquierda, eso era antes, me dirijo a usted: neoconservador, extremoderechosa, derechón tradicional, además de al figurado social-comunista, la socialista de siempre o el comunista de toda la vida… o se despiertan o compartirán inclusa y cuneta.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEspaña suma 8.581 nuevos casos, 3.663 en las últimas 24 horas
Artículo siguienteInés Arrimadas: “Ahora es una obligación llegar a acuerdos y dejar de lado el partidismo”
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre