Como algunas de las personas que leen mis artículos saben, soy un militante del PSRM (el Psoe de Murcia). Siempre he estado con Pedro Sánchez desde que lo conocí aquella fría tarde de mayo en Caravaca, en el transcurso de un familiar mitin durante las elecciones europeas. Estuve con él en sus Primarias, financiándolo y partiéndome el pecho por él contra algunos que ahora están hociqueando en el Congreso. Posteriormente estuve con Diego Conesa (actual Secretario General del PSRM), desde antes de que en realidad llegara a presentarse, asesorándole magníficamente, pues el tiempo me ha dado la razón en absolutamente todo lo que le dije (pero tranquilos, compañeras y compañeros, que él no me hizo ningún caso…). Sin embargo, ya durante aquella campaña de Primarias pude ver que la cosa no iba bien. Lo supe el día que se produjo la presentación oficial de la candidatura en Lorca y ya estaban las primeras filas del teatro ocupadas por jerifaltes que no habían aparecido en toda la campaña, los mismos que subieron al escenario a hacerse la foto con él al final del acto. Ese no era el espíritu de la campaña, sino más de lo mismo, y la campaña en sí, un fraude. El colmo de dicho fraude se produjo en la forma en cómo se consumó la victoria de Diego Conesa en segunda vuelta con un “todos contra María González”, Pedro Sánchez incluido. Ese es el respeto que se tiene por la libertad de conciencia y la autonomía de la militancia.

La noche de la victoria resultó muy preocupante cuando se oyeron frases ignominiosas como “se han acabado las cadenas en el PSRM”. Este nivel intelectual, y esta actitud, auguraba malos tiempos en lo político y en lo personal. Efectivamente. Lejos de afrontar la Secretaría General con espíritu integrador, lo que se hizo fue arrasar todo lo que oliera a mariaismo (entiéndase seguidores de María González y la modernización que ella representaba…), con la excepción de Emilio Ivars, hombre que necesitaban para que hiciera una labor de puente por ser un profundo conocedor de la dinámica parlamentaria. Ahora ya tampoco lo necesitan. No voy a entrar aquí en las incontables meteduras de pata que se han producido desde entonces, todas ellas recogidas en un amplio dosier en mi ordenador. No. Lo preocupante es el fraude que ha sufrido la militancia murciana, y, por lo que escucho en redes sociales, en bastantes más sitios.

Resulta que el sanchismo no ha tenido nada que ver con la renovación, sino con el ascenso al poder de Pedro Sánchez y los suyos. La Formación, algo tan importante sin la cual no podemos avanzar, se sabotea en Murcia de forma activa y pasiva (debe ser que no interesa que la gente se forme…). Las listas electorales no se conforman democráticamente, sino en oscuros comités de listas cuya función es colocar a los adeptos y purgar a los disidentes (exactamente igual que se ha hecho toda la vida). Luego se ofrece a la militancia una lista única y cerrada para que la sancione (la otra opción es coger una soga y colgarse…). Pero eso no es lo peor. Lo peor es que, esos amigos que conforman las listas no son los más preparados, o los que presentan el perfil más adecuado para el tiempo político que se esté viviendo en ese momento, sino que su principal característica es que no sean marianos, y que no sean brillantes, para que no puedan disputarle el protagonismo a un grisáceo Diego Conesa, un hombre sin confianza en sí mismo (tampoco voy a abundar ahora en esto, porque estaría feo, aunque hay suficientes pruebas de ello). Por supuesto, alguna persona brillante hay, pero son personas con virtudes ocultas que nuestros máximos dirigentes no han sabido apreciar todavía. En cuanto se den cuenta, estas personas estarán en peligro (políticamente hablando, claro).

La chispa que ha hecho estallar mi ira esta mañana ha sido el conocimiento de los sueldos que se han endiñado los unos y los otros, con argumentos espurios y vergonzantes: “…no soy yo, es el partido el que me ha puesto el sueldo…”, “se trata de un sueldo legítimo y en la línea de lo que corresponde…”, o la mejor de todas “…es la consecuencia de los magníficos resultados electorales…” ¿Qué os decía, compañeros y compañeras, de la falta de preparación y de nivel intelectual? Pretender que la gente es idiota solo demuestra el bajo concepto que se tiene de uno mismo. En primer lugar, el sueldazo de alto ejecutivo de banca que se ha puesto nuestro Secretario de Organización es el resultado de una reclamación suya; en ninguna cabeza cabe que Ferraz diga “venga muchacho, te vamos a subir el sueldo porque tú lo vales…”. Las cosas no funcionan así, además de que él quería más pasta y Ferraz se la ha rebajado. Yo tengo cinco carreras, hablo idiomas, he trabajado de todo en esta vida, he aprobado varias oposiciones (en sanidad, en educación…), estoy altamente cualificado, y trabajo con el material más sensible que existe: niños deficientes y minusválidos. Gano 1950 €, y vivo bien. ¿Es que es acaso mi Secretario de Organización es tres veces mejor que yo, sabe tres veces más, o asume tres veces más responsabilidad, para cobrar tres veces más que yo, y encima de mis cuotas y la de mis compañeras y compañeros? ¿Qué clase de ejemplaridad es esta? Eso de que su estratosférico sueldo es legítimo habrá que hablarlo, pues la anterior Secretaria de Organización, (que sí sabía hacer su trabajo y cuando venía Pedro Sánchez lo metía en el pabellón de deportes y no en una carpa navideña…) cobraba 1600 €, y no el disparate que nuestro feliz secretario se ha autocolocado con el beneplácito y visto bueno de sus amigos, que ahora gozarán de su máxima fidelidad eterna. Además, la anterior Secretaria de Organización no se dedicaba a insultar y amenazar a la gente, que esa es otra. Y lo peor de todo, el asunto de los “magníficos resultados electorales”. ¿Magníficos? ¡Una catástrofe! Las elecciones se tenían que haber ganado por mayoría absoluta. Nunca volveremos a tener un “viento de cola” electoral como el que tuvimos el pasado mes de mayo. Sumando a ello el hecho de la corrupción del PP, la división de la derecha, y el hartazgo social. Ni siquiera a Fernando VII se las ponían así. Qué pasó… que la campaña no se pudo hacer peor, aunque era lo esperable con semejante director (por cierto, lo invité a que viniera a mi agrupación a “explicarnos” cómo se hacía una campaña y dijo que ¿no tenía tiempo?, siendo el único invitado que se ha negado a venir a hablar con la militancia).

Voy a ir concluyendo. En lo que el Psoe se ha convertido y de lo que no somos capaces de desembarazarnos lo sabemos todos: un partido elitista, con hiperliderazgos, falto de democracia interna, donde lo orgánico sirve y se utiliza para medrar en lo político, y el poder se usa como forma de control. Todo para que unos cuantos mediocres que no han sabido o podido competir en la vida vivan de la política. Pero, ¿qué debería ser el Psoe? Un partido representativo de la gente común, de la gente más débil, y con aspiraciones de generar un estado social en el que todo el mundo pueda vivir mejor de lo que vive, porque hay recursos para ello. En lo orgánico, moderno, integrador, transparente, participativo, emancipador e ilusionante. Justo y Positivo (en el sentido Positivista de la palabra). En lo político, una estructura acogedora, humanista, una herramienta de expresión de la ciudadanía que dé solución a los problemas de la gente y lidere a la sociedad hacia un mundo más justo, donde todos y todas tengamos las mismas oportunidades. Por estos motivos, el ejemplo, la ejemplaridad, son tan importantes. Pero con esta gente, estamos jodidos.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. ulian, cuando dices ” asesorándole magníficamente” a Diego Conesa, te refieres a cuando intentaste boicotear su candidatura intentando infiltrarte en ella para poder tener al corriente a tu adorada María González de Veracruz?

    Está claro que sufriste un varapalo al no salir elegida tu candidata, lo que te impidió que pudieras obtener el puesto que te había prometido, que si quieres un día lo comentamos, pero de ahí a soltar esta sarta de de mentiras e invenciones hay un trecho.

    Háztelo mirar.

  2. Julian, cuando dices ” asesorándole magníficamente” a Diego Conesa, te refieres a cuando intentaste boicotear su candidatura intentando infiltrarte en ella para poder tener al corriente a tu adorada María González de Veracruz?

    Está claro que sufriste un varapalo al no salir elegida tu candidata, lo que te impidió que pudieras obtener el puesto que te había prometido, que si quieres un día lo comentamos, pero de ahí a soltar esta sarta de de mentiras e invenciones hay un trecho.

    Háztelo mirar.

  3. Compañero, no pertenezco a tu federación, pero también soy afiliado del PSOE, y te puedo asegurar que, leyendo tu historia, me siento totalmente identificado contigo y lo sucedido en Murcia. Y te digo más, no solo en Murcia y en mi federación, el PSV, por lo que oigo y me cuentan, esto está sucediendo en toda España.
    Malos tiempos para la democracia interna, malos tiempos para el verbo brillante, malos tiempos para el socialismo, malos tiempos para la profesionalidad, malos tiempos para los que desde siempre hemos trabajado y luchado por el bienestar social amparados por unas siglas que pensamos eran otra cosa, o a lo mejor es que lo eran.
    Mucho ánimo y, de momento, lo mejor que podemos hacer es cruzarnos de brazos, esperar y descansar después del trabajo realizado en pro de quien no lo merecía. Esto no irá bien y habrá que tener fuerzas para levantarlo.
    Un saludo socialista

  4. Amén Sr Molina Illán.

    La mitad del artículo está basado en falsedades y la otra mitad no es del todo cierta, lo cual dice mucho y nada bueno sobre la persona que lo escribe. Si a eso sumamos que anda algo resabiado (motivos internos) y, además, falta al respeto al Secretario General, tanto Federal como Regional, a los compañeros y compañeras que representan a los socialistas murcianos, así como también al PSOE, el resultado es que nos encontramos ante una persona que se cree en posesión de la única verdad existente y/o aprovecha la oportunidad que le dá diario16.com para hacer política; de la mala, pero política al fin y al cabo. Eso demuestra que estamos ante un ser endiosado. Por eso, quien conocemos su trayectoria, nos indignemos ante tanta hipocresía y maldad, pero no nos extrañamos de lo que hace. ‘Dime de donde vienes y te diré quien eres’ dice el sabio refr anero español.
    ¡Que le aproveche Sr. Molina. Siempre habrá quien le agradezca y le pague tanta deslealtad!.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre