Recordaba durante estos días de encierro las palabras del profesor y analista de inteligencia, José Manuel Díaz-Caneja sobre qué significa la palabra inteligencia, un concepto que procede del mundo militar y que, en cambio, está tan moda que no hay evento sobre ciberseguridad que se precie del que no se hable, con adaptación al plano físico o ciber en el que se desarrolle.   La inteligencia sería  “la información procesada que está destinada, por un lado, a ayudar a la toma de decisiones de un determinado receptor y por otro lado, la que se considera como un núcleo central para hacer frente a las amenazas y riesgos que puedan afectar antes o después tanto a los estados como a sus ciudadano, lo que en la empresa ayudar a reducir la probabilidad de que dicha organización se equivoque en la toma de decisiones”.

Ayudar a tomar decisiones, a predecir escenarios partiendo del análisis de la información obtenida….., es evidente que, desde el punto de vista de la inteligencia, ha habido fallos en alguna de las cuatro fases de las que consta el ciclo de la inteligencia en la crisis del coronavirus. 

Escenario de pandemia

Y me pregunto: ¿alguien escuchó las indicaciones de los expertos desde el punto de vista predictivo de un escenario de pandemia?

Es cierto que “muchos piensan que inteligencia se vuelca en “acertar” sobre lo que podría pasar en el futuro. Pero es todo lo contrario: en inteligencia tratamos de reducir la incertidumbre que rodea todo proceso de toma de decisiones” afirma Díaz- Caneja.

Lo importante es aprender de los errores, pero en contra de lo que se dice en algunos medios, sorprende que en España parezca todo tan desbocado sobre la inteligencia y la pandemia que tenemos ahora.

De hecho en la Estrategia Nacional del 2017, las pandemias ya aparecen como una de las amenazas y riesgos para España dentro del concepto de seguridad nacional. “En el último informe de Seguridad Nacional publicado en febrero del 2019 vuelven a actualizar el riesgo que supone que se declare una pandemia todo lo que sea una amenaza para la seguridad nacional debe ser monitorizado bajo la metodología de escenarios e indicadores. Dicha metodología, como apoyo a la detección de amenazas y procesos de planificación y toma de decisiones, se puede resumir en cuatro preguntas ¿que puede ocurrir? ¿qué se puede hacer? ¿qué se va a hacer? ¿Cómo se va a hacer?” Afirma José Manuel Díaz.Caneja

Saltar alarmas

Un ejemplo podría haber sido la aparición de afectados por una a nueva enfermedad, como es en este caso por un nuevo virus en China. La aparición de una enfermedad ya ¿tendría que haber hecho saltar las alarmas y haber empezado a plantear posibles escenarios de futuro y por supuesto las posibles respuestas para contrarrestarlo?

Tenemos la experiencia de otras pandemias a nivel mundial, como fue en su momento la de la gripe aviar ¿está ha monitorizado, con la idea de anticiparse y poder implementar medidas no ya cuando haya 5000 infectados sino cuando hay dos, tres o cuatro?

Así que mi punto de vista según la teoría es que no ha habido inteligencia en el análisis de esta pandemia en España. De hecho, hay países donde, con apenas infectados, ya han implementado medidas, algunos yendo más allá como Israel con 324 infectados y cuatro de ellos internados en estado delicado en terapia intensiva, a día de hoy, está usando el rastreo de móviles para supervisar los movimientos de las personas infectadas por el coronavirus. Por supuesto son decisiones en países con manga ancha para el espionaje, pero lo cierto es que el Gobierno del primer ministro en funciones Benjamín Netanyahu lo aprobó vía decreto por la vía de urgencia. Pero no hay que echarse las manos a la cabeza, hace unos meses, en España, en concreto del pasado 18 al 21 de noviembre, el Instituto Nacional de Estadística (INE) realizaba el seguimiento de millones de móviles de usuarios de toda España en una campaña que tenía como objetivo obtener información sobre los desplazamientos de los españoles y sus lugares preferidos de vacaciones.

Pidió, con fines estadísticos, a las tres operadoras telefónicas colaboradoras (Telefónica, Orange y Vodafone) que le proporcionaran información sobre la posición de los móviles en áreas de 15.000 habitantes de media.

Transformación digital

Nos llenamos la boca de hablar de transformación digital, Big Data, ciberseguridad, inteligencia…. y cuando es necesario erradicar una pandemia que nos obliga a confinarnos por semanas indefinidas ¿por qué el Estado, por seguridad nacional, no usa herramientas que puedan ayudar al control de propagación de la enfermedad?

Será una cuestión de presupuesto, claro o no, pero ya se hizo durante ocho días en este país para controlar nuestros desplazamientos, y ahora estamos hablando de salud pública. Por supuesto, hay que evitar y castigar la especulación y el pillaje que algunos piratas puedan hacer con nuestros datos, ahí debe existir la protección y responsabilidad, en el plano ciber por parte de Estado, de la misma manera que se despliegan FCSE en el mundo físico, para el buen uso y tratamiento de la información para fines de emergencia nacional.

“En una circunstancia como la actual, en la que nos ha tocado vivir el tema de la pandemia del coronavirus, es cada vez más y más importante tener presente las herramientas que nos proporcionan la inteligencia. Cada vez tenemos mayor volumen de información nos llegan datos de mil páginas diferentes de mil fuentes diferentes. La inteligencia, en este caso, es un elemento primordial para poder distinguir y evaluar la información para realmente poder informarnos y tener conocimiento de fuentes fiables y no, como sucedió hace unos pocos días por poner un ejemplo, una página se publicitaba parar frenar la expansión del coronavirus como una página del Ministerio de Sanidad o relacionada con ella, cuando realmente detrás había una empresa privada; una empresa dedicada al tratamiento masivo de datos que pretendía recopilar información” afirma Carlos Seisdedos, experto en Ciberinteligencia.

España, no lo ha hecho bien y tendremos las consecuencias de no haber cortado de raíz eventos multitudinarios que en un momento determinado han podido servir como poeta para expandir más todavía la enfermedad.

Pero se puede hacer bien ahora, con las circunstancias y situación actual, con toda la ciudadanía convencida de que es una situación grave, percepción que hace unas semanas no se sentía así. Pero la responsabilidad y la disciplina tienen que ser de todos, no puede ser que el encierro de unos miles soporten el que otros sigan propagando la enfermedad, no se pueden leer tuits como estos.

Y volvemos al tema de la inteligencia de la que se habla mucho pero es muy difícil de implementar, porque hay que dedicar recursos tanto económicos como humanos y materiales a tareas que muchas veces no se sabe si van a dar resultados.

“Sí ha habido inteligencia detrás de decisiones actuales, pero hay otras variables políticas que, por desgracia, habrán impedido ponerlas en marcha antes

Carlos Seisdedos, experto en Ciberinteligencia

Pero ¿podemos aprender?. “Estar monitorizando y previniendo posibles escenarios de futuro y, por supuesto, que cuando se materialicen sean controlados con el fin de que, en un momento determinado, se activen planes de contingencia para que la respuesta sea lo más temprana posible. Muchas veces es imposible evitar que se materialice una amenaza, pero, por lo menos, sí mitigar sus consecuencias”, según José Manuel Díaz-Caneja.

Y queda mucha inteligencia que aplicar, porque si el 11M fue un antes y después en la forma de entender la seguridad, esta pandemia será una antes y después en nuestras vidas. Lo que nos encontremos cuando salgamos del confinamiento, será otra realidad: el COVID-19​ no es punto y seguido en nuestras vidas, es un punto y aparte, por lo que es fundamental ir preparándonos psicológicamente, porque a las muertes por coronavirus, habrá que sumar las muertes a raíz del coronavirus.

Artículo anteriorEl abogado de Corinna niega que su cliente haya querido “chantajear” a la Casa Real
Artículo siguienteCrisis del coronavirus: la oportunidad de la banca para devolver al pueblo el rescate de 2012
Licenciada en Ciencias de la Información en Periodismo. Es experta Universitaria en investigación privada. Experta en políticas de seguridad Uned Detective Privada. Licenciada en Arte Dramático. R.E.S.A.D de Madrid. Especializada en comunicación estratégica, fue pionera en la creación de contenidos digitales . En el 2005 dirigía “Son Ellas” para el canal TV del Instituto de la Mujer. Le seguirían infinidad de programas en canales generalistas. Candidata a Top100 en 2019 como revelación y emprendedora.En la actualidad promueve como periodista Womenmediachannel una plataforma que da voz, a la mujer en todos los ámbitos profesionales y personales desde un planteamiento womenplusmen. Preside la Asociación Ilusionmedia desde donde realiza contenidos de servicio y utilidad social. Es autora del libro “El Circo Rosa” (2004) un relato que describe la redacción de un programa de televisión y como el paso de la línea roja hiere la lealtad a la ética profesional. Combativa contra las fakes y la desinformación, ha sido reconocida con el Premio Sherlock Holmes Media 2019 del CODPCAT y APDPE'18 por su labor para visibilizar la profesión de detective privado desde su papel como periodista. Así destapó que Villarejo nunca había sido detective. En 2017 funda la plataforma de comunicación y conocimiento en torno a la investigación privada, el Detcamp, su objetivo el detective 4.0.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here