climático

Junto al ministro Ábalos ha comparecido esta tarde la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Ha anunciado que el Gobierno tiene previsto modificar las condiciones de acceso al bono social eléctrico para que puedan ser incluidas las personas que se encuentren en situaciones de necesidad a causa de la pandemia. Se trata de garantizar los suministros de todo el mundo, especialmente de los más vulnerables en estos momentos.

Se prorroga hasta el 15 de septiembre la validez de todos los bonos sociales que debían ser renovados en estas fechas. La prestación tiene una vigencia de 2 años.

¿Qué es un consumidor vulnerable?

Según el ministerio, se decide en base a criterios de renta, por ser familia numerosa o si el consumidor es pensionista del Sistema de la Seguridad Social, que perciben la pensión mínima y no reciben otros ingresos cuya cuantía agregada anual supere los 500 euros. Son consumidores con un grado de dependencia II y III, víctimas de violencia de género y víctimas del terrorismo.

Los hogares monoparentales tendrán protección adicional

Quedan añadidas para ser beneficiarias por el bono social.

Butano: queda congelado el precio durante seis meses

Eléctricas

Ante la opción de que el ejecutivo pudiera plantearse intervenir las empresas energéticas, la ministra ha descartado la opción. «No prevemos ningún tipo de intervención de empresas eléctricas», ha subrayado. Pero ha querido aclarar que dicha intervención se podría llegar a producir si no hubiera un buen funcionamiento del mercado y de los precios. Pero que por el momento, sería algo impensable porque, según la ministra, «se está comportando de manera muy razonable».

De hecho, ha señalado que «vemos un periodo extraordinario de precios bajos».

Sobre la demanda eléctrica, ha sido significativa la reducción en el sector servicios, y se mantiene igual en el sector doméstico. En el ámbito industrial se ha producido una caída del 8,7%, sobre todo en grandes consumidores.

Combustibles: Ha caído la demanda del queroseno en torno a un 80% en el ámbito de la aviación. En gasolina y gasóleo ha crecido hasta el domingo, según señalan por el síndrome de «acopio», y desde el lunes se ha producido un descenso acusado. En gas natural no se observan cambios significativos.

Agua, distribución y saneamiento: se presenta una «completa normalidad»

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre