Una inmensa mayoría de los sindicatos europeos, entre los que se encuentra UGT y que representan a 45 millones de trabajadores y trabajadoras, han votado a favor de una nueva ley de la Unión Europea para apoyar salarios mínimos justos y la negociación colectiva.

Tras un debate amplio y abierto, con el 85% de los votos a favor, los miembros de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que el secretario general de UGT, Pepe Álvarez es vicepresidente, respaldaron un llamamiento en apoyo a una Directiva Europea.

En la votación participaron 87 sindicatos nacionales de toda Europa, más 10 sindicatos sectoriales europeos.

La presión ahora está sobre la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, para que cumpla, después de haber prometido presentar una propuesta dentro de sus primeros 100 días para «garantizar que todos los trabajadores de nuestro sindicato tengan un salario mínimo justo».

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), utilizará el mandato para pedir a la Comisión que presente una Directiva que garantice:

Que los Estados miembros no puedan fijar sus salarios mínimos legales por debajo de un umbral de decencia (60% de la mediana Y 50% del salario promedio (basado en el salario bruto nacional a tiempo completo). El fin de las prácticas desleales, como las deducciones del empleador del salario mínimo legal. Y que el derecho a la negociación colectiva esté garantizado, promovido y protegido en todos los estados miembros.

Que los Estados miembros no puedan fijar sus salarios mínimos legales por debajo de un umbral de supervivencia

El apoyo de los sindicatos a la acción de la Unión Europea también está condicionado a la garantía de que los Estados miembros que actualmente determinan los salarios únicamente mediante negociaciones colectivas nunca estarán obligados a introducir un sistema de salario mínimo legal.

Para la secretaria general adjunta de la CES, Esther Lynch, “los salarios mínimos dejan a los trabajadores en riesgo de pobreza en 17 estados miembros, lo que anula todo el objetivo del salario mínimo”.

“La Comisión Europea cuenta con el apoyo abrumador de los sindicatos europeos para una Directiva que ponga fin a este escándalo. Esperamos un compromiso con dicha Directiva en el discurso sobre el Estado de la Unión de la presidenta Von Der Leyen a mediados de septiembre”, ha afirmado Esther Lynch.

“Toda Directiva debe ayudar también a los trabajadores a conseguir salarios realmente justos garantizando que los empleadores y los Estados miembros reconozcan su derecho a la negociación colectiva y, en particular, se eviten las actividades antisindicales, ha señalado la líder de los sindicatos europeos.

Por último, Esther Lynch, ha reclamado “medidas para aumentar los salarios a fin de salvar millones de puestos de trabajo que dependen del impulso de la demanda económica tras el cierre”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre