La Coordinadora de Madrid en Defensa del Sistema Público de Pensiones ha dicho “no” al Pacto de Toledo y anuncia movilizaciones cada segundo miércoles de cada mes frente al Congreso de los Diputados. De esta manera, la Coordinadora pretende involucrar en sus jornadas de protesta a todos los sectores de trabajadores afectados por los recortes de las pensiones, que muchos expertos anuncian para los próximos años. El pasado miércoles ya empezaron a dejarse notar por las calles de Madrid grupos de jubilados que con sus chalecos amarillos emergían de las bocas de Metro y recorrían la ciudad repartiendo pasquines y folletos informativos entre los ciudadanos.

Cabe recordar que de una forma muy parecida empezaron las protestas de los ‘chalecos amarillos’ que han puesto en jaque al Gobierno de Macron. Los pensionistas madrileños se han inspirado en ese movimiento social contestatario que ha colapsado Francia en los últimos meses.

Según los jubilados de la Coordinadora, el Pacto de Toledo ha dejado al descubierto las verdaderas intenciones que suponían las recomendaciones de dicha comisión, que “no son otras que seguir provocando recortes en las exiguas pensiones actuales y futuras”. Por este motivo, la Coordinadora llama a movilizarse a todos los afectados bajo el eslogan de “Ni un paso atrás por la defensa de las pensiones”.

Esta comisión pretende, a juicio de los convocantes, “profundizar y ampliar los planes de pensiones privados, que no solo son un fraude a los que suscriben, con rentabilidad negativa, sino que suponen el deterioro del sistema actual de reparto”. “La situación para nueve millones de pensionistas se vuelve crítica ante la convocatoria electoral sin haber derogado el 0,25% y el factor de empobrecimiento, promesas incumplidas por el Gobierno del PSOE y aplicadas por el PP”.

Los manifestantes consideran que no es asumible que se mantenga la edad de jubilación a los 67 años e incluso la posibilidad de seguir trabajando indefinidamente, a lo cual lo llaman “envejecimiento activo”. Tampoco aceptan que se apueste por tomar la vida laboral del trabajador para el cálculo de su pensión, empobreciendo las pensiones al tener en cuenta los periodos de paro y bajos salarios. Ello, además, incrementa la brecha salarial de género.

Por si fuera poco, las propuestas de los principales partidos aconsejan que los trabajadores firmen planes de pensiones privados para compensar la pérdida de poder adquisitivo. La Coordinadora también critica que siga en pie el factor de sostenibilidad, “que sabemos supondrá una reducción importante de las pensiones futuras”. Así mismo, las pensiones de viudedad, un derecho hasta ahora, se concederán en función de la economía de la viuda o viudo. “No se habla ni una palabra de la financiación del Servicio Público de Pensiones cuando tiene un agujero anual de 18.000 millones de euros”, añade la plataforma.

Por todo ello, los convocantes hacen un llamamiento a todos los sectores sociales, jóvenes, trabajadores y pensionistas a luchar por sus derechos y pensiones dignas. El lema de las jornadas de protesta será “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden” y cada segundo miércoles del mes encabezará las manifestaciones.

El movimiento de los ‘chalecos amarillos’ (en francés, Mouvement des gilets jaunes) es un movimiento social de protesta que se formó en Francia a partir del mes de octubre del 2018. El movimiento también se extendió, en menor medida, a otros países vecinos, principalmente Bélgica, Países Bajos, Alemania, Italia, y España.

Esta movilización tiene su origen en la difusión en las redes sociales de manifiestos de los ciudadanos que invitan a protestar contra el alza en el precio de los combustibles, la injusticia fiscal y la pérdida del poder adquisitivo. El movimiento se presenta a sí mismo en los medios de comunicación como espontáneo, transversal y sin portavoz oficial. ​

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − diez =